Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Medio ambiente > Según un informe de Agualid, los barrios del este y Argales tienen las (...)

Red de alcantarillado

Según un informe de Agualid, los barrios del este y Argales tienen las calles más proclives a las inundaciones

La compañía cifra en 30 las vías con mayor riesgo, repartidas también por Huerta del Rey, Girón y La Antigua

Lunes 5 de diciembre de 2005 · 739 lecturas · rss article rubrique


Las lluvias caídas este otoño en la ciudad han puesto sobre aviso a las calles más vulnerables al agua, que Agualid cifra en una treintena, sobre todo en los barrios del este y en el polígono de Argales. La insuficiencia de la capacidad hidráulica de la que alerta la empresa concesionaria del servicio municipal de agua potable y alcantarillado provoca que, cuando caen precipitaciones de «cierta importancia», éstas generen desbordamientos de la red e inundaciones. De momento, la lluvia no ha traído grandes complicaciones, sólo algunos contratiempos a comienzos de octubre: sumideros que no filtraban bien porque el agua adelanta la caída de las hojas y éstas a su vez tupen las rejillas.

Pero queda todavía otoño y todo el invierno por delante. Según los técnicos de la compañía, parte de las ‘heridas’ de la red son consecuencia de la falta de «grandes intervenciones» para subsanar las deficiencias en los últimos años. De hecho, la empresa remitió hace meses al Ayuntamiento un documento en el que solicitaba que los Presupuestos de 2006 incluyeran una partida de 720.000 euros para renovar las 20 calles más urgentes.

Los problemas, a juicio de los técnicos, radican en dos factores: primero, la capacidad de la red no se ha reforzado lo suficiente para dar cabida a las nuevas zonas. «Así, el agua pasa por ellas sin filtrarse. Tiene que recorrer más superficie impermeable hasta llegar a los colectores», explican. Esto, unido a la planicie de Valladolid, que no tiene pendientes para favorecer el recorrido del agua según cae del cielo, hace que los colectores se sobrecarguen cuando llueve demasiado.

El mapa de posibles desbordamientos en la red de alcantarillado e inundaciones que dibuja Agualid fija su primer punto de atención en prácticamente la totalidad del polígono de Argales, la zona «más problemática» de la ciudad porque es «muy plana» y ha tenido un importante crecimiento en los últimos años. Menos complicaciones se advierten en el polígono de San Cristóbal, pero aun así cuatro de sus calles son ‘víctimas potenciales’: Cromo, Magnesio, Kripton y Pirita.

Después de Argales, los barrios enclavados al este de la ciudad se llevan la peor parte. En Pajarillos, la parte baja en calles como Salud y Tórtola sufren el mayor riesgo, junto con la zona de La Pilarica más cercana a las vías del tren. En la ‘frontera’ con esta zona se encuentra el Barrio Belén, con dos calles especialmente vulnerables: Navidad y Reyes Magos. Más arriba, la calle Valle de Arán en el Barrio España. Y, más hacia el centro, el Prado de la Magdalena. En Las Delicias, los técnicos centran su atención en el entorno de la calle Embajadores: Vegafría, Caamaño, Canarias y Tranque. Un poco más céntrica, el agua no mantiene buenas relaciones con la calle Estación ni con sus vías más próximas, como Asunción, Padre Claret, Niña Guapa y Labradores.

Pero aunque el este acumule la mayor parte del entramado de zonas sobre las que conviene poner especial atención, el resto de la capital tampoco tiene las espaldas del todo cubiertas. En el centro figuran el entorno de la iglesia de La Antigua y el paseo de Isabel la Católica a la altura de Poniente. Al norte, el barrio de La Rondilla suma otras tres calles: Cardenal Torquemada, Portillo de Balboa y Mirabel; y una plaza que se añade a la lista, la de San Nicolás.

Por último, al oeste de la ciudad se localizan las últimas zonas con especial riesgo de inundaciones. En Huerta del Rey, entre la avenida de José Luis Arrese y la plaza de Juan de Austria, además de la plaza de San Bartolomé y sus alrededores y la calle Parva de la Ría; también la parte baja del barrio de Girón.


Fuente: Texto: Ana I. Martín, El Día de Valladolid, 05-12-2005.