Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Asuntos sociales > Huerta del Rey, Pajarillos y Arturo Eyries son los barrios que más han (...)

Demografía urbana

Huerta del Rey, Pajarillos y Arturo Eyries son los barrios que más han envejecido en cinco años

Las zonas que provocaron hace 30 años la despoblación del centro padecen un proceso similar con la marcha de los jóvenes al alfoz y las nuevas áreas urbanísticas ya que «el precio de los pisos expulsa a zonas cada vez más alejadas»

Lunes 10 de abril de 2006 · 2521 lecturas · rss article rubrique


La amenaza del envejecimiento de la población se extiende desde el centro de la capital hacia nuevos barrios. Huerta del Rey, Arturo Eyries, el parque Arturo León y Pajarillos Bajos son las zonas que en los últimos cinco años han registrado un mayor incremento del sector de población mayor de 65 años, según confirma la exploración comparada de los datos del padrón municipal entre el 2001 y el 2006. El fenómeno, aunque con una menor incidencia, también se registra en Delicias, Pilarica y Santa Clara, con porcentajes de envejecimiento muy superiores a los del casco histórico.

Todos ellos son barrios que hace treinta años acogieron a un importante número de población procedente del centro, matrimonios jóvenes que buscaban un nuevo hogar y que ahora se han convertido en abuelos con el nido vacío. Sus hijos, ya adultos, han volado hacia barrios aún más alejados (Parquesol primero y la zona sur, después) o bien a los municipios del entorno de la capital. Esta situación genera una doble consecuencia. Por un lado la población envejece -aumenta el número de personas que supera los 65 años- y al tiempo, el barrio se queda sin gente joven. Así, las zonas que hace treinta años provocaron la despoblación y envejecimiento del centro viven ahora una dinámica similar, aunque en el otro lado del balanza, explica el geógrafo Guillermo Ramírez.

Huerta del Rey, Arturo Eyries o La Rubia están dando los primeros pasos de un proceso que ha alcanzado altos niveles de desarrollo en el casco histórico, San Juan, San Pablo, San Nicolás, Campo Grande y Cuatro de Marzo, donde la presencia de mayores y ancianos ya es abrumadora (uno de cada cuatro vecinos de estas zonas tiene más de
65 años).

La evolución demográfica de Valladolid se explica no por el incremento de la población, sino por el trasvase de vecinos de unos barrios a otros. Durante los últimos cinco años, el número total de habitantes de la capital ha permanecido casi inamovible. Tan solo ha crecido en 616 personas, hasta alcanzar los 322.853 residentes. Los sociólogos explican que la inmigración ha conseguido paliar en cierto modo el éxodo de jóvenes vallisoletanos hacia las localidades de la zona periurbana (con Arroyo, La Cistérniga, Zaratán y Laguna de Duero a la cabeza).

Parquesol y zona sur

Desde el año 2001, 31 de las 57 zonas en las que el Ayuntamiento ha dividido la ciudad han perdido vecinos. La mayor parte de ellos han ido a parar a las nuevas zonas de desarrollo urbanístico, como las nuevas promociones de Parquesol, y el sur de la capital (Parque Alameda, Covaresa, Las Villas), que se han consolidado como barrios con la llegada de 9.762 nuevos vecinos.

Además, el registro municipal ha comenzado a percibir el auge de la construcción en la zona este, pues Pajarillos Altos y Belén también incrementan su población, si bien aún ligeramente.

Los barrios más jóvenes -con más alto porcentaje de menores de diez años- son Parque Alameda y La Overuela. También es elevado el número en Parquesol, aunque ya comienza a registrarse un pequeño cambio de tendencia, pues el peso de los menores de diez años en su padrón es menor que hace cinco años.

«El precio de los pisos expulsa a zonas cada vez más alejadas»

El experto en demografía explica que las causas económicas y los hábitos de vida generan el trasvase de población a los nuevos barrios

Guillermo Ramírez es geógrafo, doctor por la Universidad de Valladolid y experto en Demografía. El pasado mes de febrero recibió el premio de ensayo convocado por la Fundación Villalar-Castilla y León por un estudio sobre la despoblación en Castilla y León.

Barrios como Huerta del Rey, Arturo Eyries y Pajarillos han visto incrementar de forma elevada en los últimos años su población de mayores de 65 ¿Por qué?

Se trata de un fenómeno muy común, no solo en Valladolid, fácilmente explicable y que va por etapas. La población que más se mueve es la gente joven, en un sector que va de los 30 a los 40 años, aproximadamente. A finales de los año 70, más o menos, mucha gente, población de clase media, del centro y de algunos barrios, se mudó a las zonas de nueva construcción, que entonces eran Huerta del Rey, Arturo Eyries, La Rubia Era población joven que llevaba en algunos casos a sus críos o que los tuvieron allí. Esos niños se hacen mayores y se emancipan, por lo que comienzan a buscar una vivienda. Como el precio depende de la distancia que haya con la Plaza Mayor, eso te echa a barrios más alejados y de nueva construcción, como Parquesol, la zona sur o, incluso, municipios del área periurbana, como Arroyo.

¿Es una causa exclusivamente económica?

La económica es fundamental, pero no es la única. El centro ya no ofrece todas las dotaciones que demandan las nuevas generaciones y además, hay un cambio del modelo de vida al que el casco histórico o estos barrios no se pueden adaptar. Ahora la aspiración es el nuevo tipo de vivienda que representa el adosado.

¿Qué posibilidades habría de regenerar esos barrios más céntricos para que no expulsen a la población?

A casi todos nos gustaría que la nueva casa estuviera cerca de las de los padres, de donde habíamos vivido hasta entonces, pero es complicado. El precio de la vivienda en el centro es estrambótico, de opereta, y los pisos y locales solo son accesibles para oficinas, comercios, establecimientos hosteleros. Incluso, ya no para el pequeño comerciante. Solo las grandes marcas son capaces de aguantar esos precios. Y respecto a barrios como Delicias o La Rondilla, son construcciones de los años cincuenta y sesenta, viviendas baratas y con malos materiales.

¿El centro se queda vacío?

La población de Valladolid siempre estuvo muy concentrada en poco espacio. Y no hemos sabido hacer las cosas bien. El Urbanismo vallisoletano ha estado y sigue estando desacompasado con los tiempos. El ejemplo más claro es Villa de Prado. Es un ejemplo de lo deplorablemente mal que se hacen las cosas. Estoy espantado. Villa de Prado es algo atroz, el equivalente de La Rondilla de los años setenta. Ese tipo de Urbanismo expulsa a muchas personas que, por esos hábitos que antes comentábamos, se han decidido por marcharse a Laguna o Arroyo.

¿Y las consecuencias de este fenómeno?

Son más complicadas de establecer pues todavía las estamos discutiendo y es un fenómeno que genera muchas preguntas. Por ejemplo, ¿de qué forma puede dar servicio la capital a una población cada vez más dispersa y con muchos habitantes que viven en Tudela, Arroyo y Laguna y vienen a Valladolid a trabajar?


Fuente: Texto: Victor M. Vela, El Norte de Castilla, 08-04-2006.