Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > «Planeamiento a medida del cliente»

Revista de Prensa. Diario de Valladolid-El Mundo. Opinión: Jesús Anta Roca

«Planeamiento a medida del cliente»

De prosperar la modificación del PGOU en Los Santos-Pilarica, se privatizaría de facto un espacio público y se relegaría al ostracismo urbanístico, descontextualizándola, una dotación pública que debiera ser de calidad

Viernes 19 de enero de 2007 · 273 lecturas · rss article rubrique


Está a punto de aprobarse una nueva Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid. Esta vez en el Plan Parcial de Los Santos- Pilarica.

No llevo la cuenta de las modificaciones del Plan General que en los últimos años se han llevado a cabo. Incluso hay ya varias desde que se aprobara hace apenas dos años el Plan General vigente (2004). Además de las modificaciones puntuales del Plan, están los Estudios de Detalle, que con demasiada frecuencia se utilizan para cambiar el planeamiento de manera encubierta; método que en algún caso los tribunales han revocado: recordemos la reciente sentencia contraria a que mediante esta figura urbanística se haya aprobado la construcción del aparcamiento bajo la Plaza de Portugalete.

Veamos con algún detalle la modificación que se propone para Los Santos-Pilarica, pues es muy ilustrativa sobre la forma de concebir el planeamiento que prevalece en el Ayuntamiento. Durante el mes de noviembre pasado se ha procedido a la exposición pública de la Modificación Puntual del citado Plan Parcial relativa, entre otras, a la parcela 31. De entrada ya parece extraño que se proceda a una modificación del plan cuando tanto tiempo y debates ha llevado su redacción y reciente aprobación.

Aunque es muy árido explicar este asunto sin plano, intentaré hacer ver la naturaleza y el calado de la modificación. La citada parcela 31 es de propiedad municipal y tiene como destino el de Uso Pormenorizado de Equipamiento General Público. Dentro del Plan Parcial este equipamiento está dibujado junto a una plaza pública que, a su vez, da a una de las calles principales del nuevo asentamiento residencial que nacerá cuando todo el plan esté concluido: unas 2.600 viviendas. La modificación del plan propone cambiar de lugar este equipamiento, lo que implicará que esta dotación de barrio deje de tener conexión con la plaza. Plaza situada en las manzanas 26 y 28. Estas manzanas van a tener como destino el establecimiento de una superficie comercial de gran tamaño. Si se cambia la ubicación de la parcela destinada a equipamiento, éste se aparta hacia una calle que tendrá unas aceras con una anchura de unos 120 centímetros; además se desconecta de la plaza, y se lleva a una esquina del futuro centro comercial. Así, este centro comercial rodeará por completo la plaza pública convirtiéndola, de facto, en su hall de recibimiento: privatiza la plaza en términos de imagen y funcionamiento, pues toda ella queda absorbida por el centro comercial, es su escaparate.

Este cambio hace que la parcela para equipamiento público (un centro cívico, una biblioteca...) quede relegada, y deje de tener su frente principal a la citada plaza, perdiendo por completo su conexión con ese espacio público que le aporta una calidad que perderá se si lleva a cabo la modificación. Llama poderosamente la atención que cuando se aprobó el Plan Parcial, precisamente una de las propuestas era que “Las principales parcelas de equipamientos de servicio público se localizan: dos en el centro oeste (parcela 31 y 32) junto a la plaza”.

El lugar que está previsto para el equipamiento público no es causal, pues se pretende dar relevancia a los edificios públicos en un lugar concurrido y abierto como es una plaza, permitiendo, de esta manera, el realce de las dotaciones públicas y la mutua “alimentación” de ambos espacios, plaza y edificio, en lo que se considera una prolongación natural de uno y otro que favorezca la relación entre los ciudadanos, y la sinergia de uso de ambos espacios cuando por razones de la actividad fuere necesario: el centro cívico sale a la plaza, se muestra en la plaza; y a los ciudadanos se les facilita el acceso al centro público que, además, se hace, de esta manera, especialmente visible. Y esta ubicación no es gratuita porque la Memoria del Plan Parcial indica que “El sistema de dotaciones locales se ha diseñado de acuerdo a la estructura y accesibilidad de los centros y ejes de actividad...”. Una plaza es un eje de actividad que, además en este caso, se abre hacia una de las calles principales y articuladoras del plan.

De prosperar la modificación, se privatiza de facto un espacio público y se relega al ostracismo urbanístico, descontextualizándola, una dotación pública que debiera ser de calidad.

Esta modificación del PGOU no hace sino abundar en algo tremendo para el planeamiento, y es que éste termina por no hacerse para satisfacer los intereses generales, a los que deberían adaptarse las actividades de la ciudad, sino que se modifica en razón de intereses particulares, que terminan por desbaratar el plan. Es decir, las superficies comerciales, siguiendo el caso que estoy comentando aunque se extiende a cualquier otra actividad, no se adaptan al lugar, al espacio y a la disposición que marca el Plan General, es decir, al interés general, sino que irrumpen en el planeamiento obligando a su modificación para que encaje un proyecto particular. Y decía cualquier otra actividad pues hace poco se ha modificado también el PGOU y el Plan Especial del Casco Histórico para encajar un aparcamiento privado de 60 plazas en la calle Núñez de Arce.

Jesús Anta Roca


Fuente: Texto: Jesús Anta Roca, Diario de Valladolid-El Mundo, 19-01-2007.