Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > El derrumbe de un muro de 50 metros obliga a intervenir a los bomberos en (...)

Asociación de Vecinos "Valle de Olid" de Girón

El derrumbe de un muro de 50 metros obliga a intervenir a los bomberos en Girón

Los vecinos del barrio habían alertado al Ayuntamiento del mal estado de la tapia, que pertenece a una casa deshabitada

Domingo 1ro de julio de 2007 · 77 lecturas · rss article rubrique


El derrumbe de un muro de 50 metros de largo en la calle Red del barrio Girón ayer, entre las siete y las ocho de la mañana, obligó a intervenir a los bomberos para sanear la tapia y terminar de derrumbar la parte de ella que había quedado en pie.

El suceso, que no causó ningún daño material, no ha pillado por sorpresa a ninguno de los vecinos, que ya habían advertido al Ayuntamiento de Valladolid del mal estado de la tapia. De hecho, hace un mes, un técnico del Consistorio se acercó hasta allí para ver cómo se encontraba el muro, pero según Fernando Álvarez, que vive muy cerca de él, todavía están esperando a conocer el resultado de ese informe.

Fue este vecino el que cuando salió de su domicilio a las ocho de la mañana de ayer se encontró con parte del muro en el suelo. «Un vecino pasó a las siete y no había nada. Cuando lo he visto he avisado. Estaba toda la calle invadida por los escombros», comentó Fernando Álvarez, que afirma que la pared se encontraba «en muy mal estado» y que «las últimas lluvias caídas lo habían empeorado».

Allí jugaban niños

El vecino manifestó que habían informado de la situación de esa tapia porque suponía un riesgo para los niños que jugaban en esa parte de la calle. «Ahora ya no existe peligro, pero hemos tenido mucha suerte de que no haya pillado a ninguna persona ni a ningún coche debajo», sentenció Álvarez.

El muro, de 50 metros de longitud y dos de altura, rodeaba una vivienda. Según Fernando Álvarez, la casa se encuentra deshabitada desde hace tres años, momento en el que su dueña la dejó para ingresar en un centro geriátrico situado en la localidad de Mojados.

La tapia, que daba a un patio interior y a las calles Red y Enseñanza, tenía forma de L y según los bomberos se encontraba «totalmente suelta». «Cuando hemos llegado al lugar del suceso se habían caído unos veinte metros y hemos derribado la parte del muro que quedaba porque suponía un peligro importante. Estaba muy suelto, casi lo hemos tirado con la mano», afirmó uno de los bomberos. Después de terminar de sanear la tapia, los funcionarios precintaron la zona.


Fuente: Texto: Belén Antón, Fotografía: Fernando Álvarez, El Norte de Castilla, 01-06-2007.