Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Gestión de asociaciones > La ley concursal y las asociaciones de vecinos

Ley Concursal 22/2003

La ley concursal y las asociaciones de vecinos

Martes 24 de febrero de 2004 · 2877 lecturas · rss article rubrique


La Ley Concursal 22/2003, engloba a las asociaciones en las entidades que se encuentran en su ámbito de aplicación, al señalar el artículo 1.1 que la declaración del concurso procederá respecto de cualquier deudor, sea persona natural o jurídica.

Veamos algunos asuntos que pueden ser de nuestro interés:

1. ¿ Cuando procede la declaración de concurso?: cuando se produzca la insolvencia, entendiéndose por ello, la imposibilidad de cumplimiento de sus obligaciones económicas exigibles ( artículo 2 de la Ley).

2. ¿Qué efectos puede producir una situación de concurso en los directivos de una asociación? El artículo 48.3 de la Ley indica que el juez podrá ordenar desde el principio del procedimiento concursal el embargo de bienes de los directivos, si hay razones fundadas de que el concurso va a declararse como culpable y de que el activo de la asociación va a ser insuficiente para satisfacer todas las deudas. Se exige por lo tanto dos elementos, que deben darse simultáneamente:

  • que haya elementos suficientes para entender que el concurso va a declararse como culpable.
  • que haya elementos suficientes para entender que los bienes de la asociación es insuficiente para hacer frente a los pagos.

3. ¿ La responsabilidad afecta a los directivos en el momento de la declaración del concurso exclusivamente? NO, también podría afectar a los que lo han sido en los dos años anteriores ( artículo 48.3).

4. ¿ Cuándo el concurso será culpable y, por lo tanto, podrá suponer embargo de bienes de directivos desde el inicio del procedimiento? El artículo 164 indica que el concurso se calificará como culpable cuando en la generación o en la agravación de la insolvencia hubiera mediado o bien dolo ( actuación maliciosa voluntaria) o bien culpa grave por los representantes de la asociación.

Se presume el dolo o la culpa grave si ( artículo 165):

  • los directivos no solicitan la declaración del concurso si la asociación está en situación de insolvencia.
  • los directivos incumplieran su deber de colaboración con el Juzgado.
  • No llevar contabilidad ( no olvidemos que el artículo 14 de la Ley 1/2002 reguladora del Derecho de asociación establece que las asociaciones deben llevar una contabilidad que permita obtener una imagen fiel de su patrimonial, aunque aún no se ha concretado en qué términos.

5. ¿ Y después de la Sentencia? Si la Sentencia declara el concurso como culpable puede producir los siguientes efectos en los directivos a los que se atribuya responsabilidad ( dependiendo del caso serán todos o parte de los directivos):

  • Inhabilitación para gestionar patrimonios ajenos durante un periodo entre 2 y 15 años.
  • Inhabilitación para representar a cualquier otra entidad durante el mismo periodo.
  • Obligación de devolver los bienes que hubiera obtenido indebidamente.
  • Obligación de indemnización de daños y perjuicios.
  • Si diera lugar a la liquidación, obligación de abono total o parcial a los acreedores de los créditos pendientes de abono.

No es que se apliquen todas las medidas en todos los casos; en cada caso el Juez valorará los efectos sobre los directivos responsables ( ya sabemos que los actuales y los de los últimos dos años).

6. ¿Estamos ya afectados por esta regulación? entra en vigor el día 1 de septiembre de 2004.

CONCLUSIONES:

Partiendo de la base de que se debe aplaudir la dureza hacia directivos que se aprovechan de su posición para obtener un beneficio económico individual en perjuicio de la entidad asociativa a la que representan, que suele quedar abocada a la disolución (ejemplos tenemos cerca ) y seguramente nos hubiera gustado que esta dureza hubiera estado en vigor con anterioridad, no es menos cierto que los directivos de asociaciones, a los que nos da un poco de “repelús” los papeles, las contabilidades y demás, muchas veces por ignorancia podemos abocar a una asociación a una situación de problemática económica. Nadie estamos libres de meter la pata y dado el volumen económico de nuestras asociaciones, cualquier metedura de pata puede abocar a una asociación a una situación de insolvencia...

Una razón más para intentar buscar un seguro de responsabilidad civil que cubra nuestras responsabilidades como directivos (que ya es necesaria con la Ley 1/2002 y que siempre ha sido necesario). Ojo, y que cubra a los directivos de los dos años anteriores.

Y tener en cuenta lo siguiente:

1. No dejar de lado la contabilidad. Llevarla lo más completa posible. Eso evitará que se produzca culpa.

2. Si hay situación de insolvencia hay que solicitar del Juzgado su calificación (para evitar de nuevo la calificación de culpa).

Pablo Gerbolés