Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Sanidad > El primer Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España 1989-1998, (...)

Mapa del cáncer

El primer Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España 1989-1998, realizado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, revela enormes diferencias por municipios

La contaminación industrial multiplica los tumores en Cataluña, Huelva y Asturias

Viernes 31 de agosto de 2007 · 38015 lecturas · rss article rubrique


REPORTAJE

No todos los españoles tienen el mismo riesgo de contraer un cáncer. Aparte de los factores genéticos, de la predisposición familiar y de los hábitos saludables o insanos, la ciudad de residencia condiciona mucho más de lo que se pensaba la aparición de los tumores.

El primer Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España, de 157 páginas, realizado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, que depende del Ministerio de Sanidad, ha destapado grandes aglomeraciones de casos en Cádiz, Huelva, Cataluña, Asturias o País Vasco, que sólo se explican por la contaminación industrial. En estas zonas, la probabilidad de contraer un cáncer de pulmón, laringe, tejido conjuntivo es hasta tres veces mayor que en el centro de la Península. El estudio fue presentado a los especialistas en unas jornadas el pasado mes de julio.

Otros tumores, como el de útero, aparecen con más frecuencia en zonas costeras del Mediterráneo, lo que los investigadores relacionan con la mayor promiscuidad sexual por el turismo. El de estómago es especialmente llamativo en Castilla y León. El estudio lo atribuye a la dieta, especialmente pobre en verduras y rica en carne, y también a la contaminación del agua por nitratos y nitritos, residuos de su enorme cabaña de cerdos.

El responsable del estudio, Gonzalo López Abente, sentencia con una frase sus hallazgos: "Los genes no explican estos patrones de distribución. Hay claras desigualdades ambientales". Aunque el reparto varía mucho según el tumor, "se observa que los casos siguen el patrón de la industrialización en España, con una concentración en polos como Asturias, Huelva, Cataluña o País Vasco", afirma.

El estudio está realizado tomando en cuenta todos los fallecidos en España por cáncer entre 1989 y 1998 (los datos cerrados más recientes). Con esa información, y según la población de cada uno de los 8.077 municipios españoles, los investigadores han construido el riesgo relativo, la probabilidad que tiene una persona de desarrollar un cáncer en ese municipio. El mapa utiliza una escala que va de 0,5 al 1,5 (el 1 es la media nacional). Este último muestra el triple de probabilidades de tener un cáncer de ese tipo.

Los investigadores han desarrollado 21 mapas, uno por tumor. "Aunque puede parecer sencillo, cada mapa requiere más de un día de computación. Hay mucha artillería estadística en cada uno", señala López Abente. Estos son los principales resultados.

CÁNCER DE TEJIDO CONJUNTIVO

Los sarcomas de músculo, grasa o de tejido sanguíneo, como el sarcoma de Kaposi son poco frecuentes: 500 personas mueren al año. El mayor riesgo se da en Andalucía occidental y Galicia. Algunos estudios los han reacionado "con substancias químicas usadas como herbicidas o insecticidas, con dioxinas y con los clorofenoles", segun el Atlas de mortalidad municipal por cáncer en España.

CÁNCER DE VEJIGA

España es el primer páis europeo en casos de cáncer de vejiga. En 2004 se produjeron 3.710 muertes de hombres y 783 de mujeres. Cádiz, Sevilla, Huelva, Barcelona y Almería son las provincias con mayor riesgo. "En la comarca del Bages (Barcelona) se detecta un exceso de riesgo en ambos sexos", según el estudio realizado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituo de Salud Carlos III.

CÁNCER DE TIROIDES

El cáncer de tiroides es de los que tienen una distribución más sorprendente. Las zonas de riesgo se encuentran en Galicia, León, Asturias y Canarias. Exactamente allí donde el bocio -una inflamación de la glándula tiroides por falta de yodo- fue considerado endémico hasta hace dos décadas y por lo que se suplementó la sal con yodo. Entre 1989 y 1998 fallecieron en España 2.538 personas por esta causa.

CÁNCER DE PULMÓN: Tabaco y algo más

El cáncer de pulmón es más frecuente en hombres, y representa el 28% de las muertes. Cada año fallecen 16.000 varones y 2.500 mujeres por esta causa. Las zonas más afectadas son Cádiz, Huelva, Málaga, Sevilla y Extremadura. Cuanto más fuma uno, más cáncer de pulmón. Así que el tabaco debería explicar casi al 100% la distribución.

Eso sirve para los hombres. Pero si se estudia sólo la mortalidad de las mujeres, que empezaron a fumar hace 40 años y que en el periodo analizado aún no habían muerto masivamente por el cáncer de pulmón, el mapa es bien distinto. Entonces, las zonas que indican una probabilidad de 1,5 son Pontevedra, Ourense y Cataluña.

El informe señala que la contaminación está detrás de estos casos: "En Pontevedra y Ourense podría estar determinado por el radón, dado que en los mapas de radiación natural esas zonas coinciden con las áreas de mayores niveles en Galicia Los patrones observados en Ferrol, Asturias y Barcelona en mujeres, podrían estar relacionados con la contaminación industrial".

CÁNCER DE MAMA: Más en las zonas ricas

"El patrón geográfico pone de manifiesto un exceso de mortalidad por cáncer de mama en las islas Canarias, principalmente en Gran Canaria, y también en Baleares. En la Península, la mayor mortalidad por este tumor se sitúa en Cataluña y la Comunidad Valenciana", afirma el atlas del cáncer. La menor mortalidad se da en Galicia, el suroeste de Castilla y León y Andalucía oriental.

El informe admite que no hay causa conocida para explicar el caso canario, pero para el resto destaca que estos tumores se dan con más frecuencia en las zonas más ricas, ya que las mujeres tienen los hijos más tarde y dan menos de mamar. Esto encaja para Cataluña y Baleares, aunque no cuadra con la ausencia en el mapa de Navarra, País Vasco o Madrid. En cualquier caso, como la supervivencia del cáncer de mama es muy alta (hay 67.000 mujeres diagnosticadas y más del 75% de ellas vive más de cinco años) el estudio convendría hacerlo con los casos tratados, no con la mortalidad. Sin embargo, no es posible porque en España no existe un registro de tumores.

CÁNCER DE TIROIDES: Del bocio al tumor

El cáncer de tiroides es un tumor poco frecuente pero en aumento. Entre 1989 y 1998 fallecieron 2.538 personas por esta causa. Los municipios con un riesgo relativo mayor de 1,5 (el riesgo de tener la enfermedad es más del 50% superior a la media española) "se concentran en la provincia de Lugo, zona oriental de A Coruña, zona occidental de Ourense y Asturias. En las islas Canarias dicho exceso se concentra en La Palma, Fuerteventura, Gomera y algunos municipios de Tenerife y Gran Canaria".

El mapa es claro pero su interpretación no tanto. El único factor de riesgo "suficientemente comprobado es la exposición a radiación ionizante, pero la distribución geográfica de la radiación natural en España no corresponde con las de mayor mortalidad en este tumor".

Así que el informe apuesta por relacionarlo con el bocio, ya que el mapa coincide casi exactamente con las zonas en las que la enfermedad -un aumento inusual de la glándula tiroides- era endémica. El bocio fue descrito en el norte de España por primera vez en 1927 por Gregorio Marañón y desde 1983 se autorizó la iodización de la sal para erradicar la enfermedad.

En un estudio sobre el tema, López Abente señala que "en España sigue habiendo una moderada deficiencia de yodo, con las áreas más afectadas en León y Galicia", las mismas en las que abunda el cáncer de tiroides. Además, en Galicia es frecuente el consumo de vegetales del género Brassica (coles, brécol, berza) que también son pobres en yodo. Así que el cáncer de tiroides ha sustituido al bocio.

CÁNCER DE PLEURA: La huella de la uralita

Uno de los casos más claros de contaminación industrial es el de los tumores de pleura, una membrana que recubre los pulmones. En 2004, fallecieron 234 personas por este tumor y, como explica López Abente, "es un caso clarísimo. Si no hay exposición al contaminante no se da el tumor". El contaminante es el amianto, presente en la uralita, que durante décadas se fabricó en Cerdanyola (Barcelona) o Getafe (Madrid).

El estudio señala que "la provincia de Barcelona muestra un llamativo patrón de exceso de mortalidad con municipios con el mayor riesgo, destacando los situados en la comarca del Vallés, siendo Cerdanyola el municipio que presenta el riesgo relativo más alto de España", seguido de Getafe.

Este es el caso en el que más directamente apuntan a un contaminante concreto como causa de un cáncer. En otros tumores, la atribución es más débil porque la evidencia científica no es tan consistente. Para los tumores de encéfalo, el estudio afirma que están relacionados con "la exposición ocupacional a arsénico, presente en algunos plaguicidas, mercurio y productos derivados del petróleo".

Para los mielomas (un tipo de cáncer de médula), el estudio afirma: "La mayor incidencia observada en agricultores se ha relacionado con la exposición ocupacional a plaguicidas, aunque podría ser debida a otros factores". También se ha observado una mayor incidencia "en trabajadores de refinerías y de la industria del corcho, metal, plástico y madera" y con "la exposición a amianto, benceno, pesticidas, pinturas y disolventes".

Con el cáncer de riñón hay "factores de riesgo ocupacionales en relación con la exposición a amianto, el trabajo en hornos de carbón y la exposición a radiaciones ionizantes".

Como explica Miquel Porta, catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona, no es fácil relacionar un plaguicida determinado o un producto químico concreto con una enfermedad: "El atlas de mortalidad pone sobre la mesa el asesinato y apunta a varios de los sospechosos. Ahora hay que seguir investigando para identificarlos". Porta destaca "la enorme importancia" que tendrá este trabajo para los próximos años. "La mayoría de los contaminantes químicos tienen poco efecto a bajas dosis, pero en este caso hay una enorme población expuesta durante décadas y este estudio demuestra que el impacto es importante", concluye.

CÁNCER COLORRECTAL: La fibra salva a las mujeres

Cada año se diagnostican en España 25.000 casos de cáncer colorrectal, que suponen el 12% de las defunciones por cáncer en hombres y el 15% en mujeres. La hipótesis más aceptada es que una dieta pobre en fibra ralentiza el tránsito intestinal y favorece el contacto de las moléculas que lo causan con la mucosa intestinal. Aunque la distribución por comarcas es más homogénea que la de otros tumores, las zonas con más riesgo son Cataluña y León.Se dan más casos en hombres que en mujeres. "Si aceptamos la hipótesis de la influencia de la dieta en este tumor, los datos sugieren unos hábitos dietéticos más saludables en las mujeres", concluye el informe.

Asturias y País Vasco lideran los casos de cáncer de pancreas. Hasta un 12% de los casos se pueden deber a la exposición en el trabajo a contaminantes como disolventes orgánicos, compuestos de níquel, pesticidas o a hidrocarburos. El cáncer de encéfalo y el mieloma se dan principalmente en País Vasco y Cataluña; los de boca y faringe predominan en el suroeste, Asturias y Euskadi, y el de esófago en el Cantábrico y Cádiz. Confirmando que las zonas industriales disparan los tumores.

CÁNCER DE ÚTERO: De la costa al interior por la promiscuidad sexual

Uno de los cánceres más frecuentes en mujeres es el de útero. Entre 1989 y 1998 fallecieron en España 31.890 mujeres, un 10% de las muertes por todos los tipos de tumores. La distribución de los casos no deja lugar a dudas: "Los mapas muestran un patrón predominantemente costero, con exceso de riesgo en Baleares, las islas canarias de La Palma y Gran Canaria, el litoral mediterráneo -municipios de Tarragona, Valencia, Alicante y Murcia-, las costas atlánticas de Andalucía -principalmente de Cádiz-, y algunos municipios asturianos y gallegos".¿Qué tiene la playa que atraiga el cáncer? Que la principal causa del cáncer de útero es el virus del papiloma humano (es responsable del 70% de los casos). Y la principal vía de transmisión es la sexual. "Todas las zonas señaladas son focos de atracción turística, lo que podría propiciar patrones de conducta diferenciados, y una mayor probabilidad de contacto sexual con sujetos procedentes de zonas con mayor incidencia", concluye el estudio.Este tumor ha sido noticia reciente por la decisión del Ministerio de Sanidad de dar vía libre a la vacuna contra el papiloma. Pero la decisión ha recibido la oposición de algunos expertos. "No estamos en contra de la vacuna contra papiloma humano, pero el impacto en España es pequeño", aseguró ayer Ildefonso Hernández, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología.Él y Miquel Porta, dos de los epidemiólogos más importantes de España, creen que el anuncio del Gobierno se debe a la cercanía de las elecciones y no a razones de salud pública, informa Juan A. Aunión. "Algunas comunidades del PP han dicho que iban a aprobar la vacuna en un momento preelectoral", aseguró Hernández. A su lado, Porta, con quien dirige un seminario sobre esta vacuna en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, añade: "El Gobierno se ha visto presionado y ha tomado una decisión precipitada e injustificada desde el punto de vista científico".Está injustificada, continúan, porque el beneficio social que se conseguirá no se corresponde con el enorme gasto que comporta, de unos 360 millones de euros. Sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad que se podría evitar si se mejorase la atención primaria y se redujesen las listas de espera. "Es curable si la detección precoz funciona y se trata en tiempo y forma", dice Porta.En España, se calcula que hay unas 735 muertes al año por cáncer de cuello de útero, el provocado por el virus de papiloma humano. "Estamos hablando de vacunar a 600.000 niñas sanas de golpe. Y la eficacia de la vacuna se ha exagerado, en realidad es muy baja. De esas 735 muertes, las dos vacunas que existen sólo podrían prevenir el 17%", añade Porta.

CÁNCER DE ESTÓMAGO: La mala alimentación aumenta los casos en Castilla y León

Una de las distribuciones de cáncer más extrañas es la de estómago, con los casos muy concentrados en el norte y en Castilla y León, e idéntica para hombres y mujeres. "La similitud en los patrones de riesgo en ambos sexos sugiere la implicación de factores locales o culturales inherentes a distintos estilos de vida y, muy especialmente, a la dieta", señala el estudio. Los investigadores señalan que esto "podría estar asociado con distintos hábitos de consumo en zonas de interior, más rurales, donde podrían consumirse más alimentos curados y menos frutas y vegetales que en las zonas costeras".El responsable del informe, Gonzalo López Abente, explica que al cáncer de estómago "cada vez se le da menos importancia porque su incidencia está bajando", pero aún así entre 1989 y 1998 fallecieron 66.069 personas en España por esta causa (39.772 en hombres y 26.297 en mujeres), el 8% de todas las defunciones por tumores malignos.El estudio destaca que hay "un importante defecto de riesgo en Andalucía, en toda la costa mediterránea, y en las islas, así como en parte de la costa cantábrica".Los investigadores creen que hay más. El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona, Miquel Porta, señala que hay estudios que relacionan los casos con "la contaminación del agua por nitratos". Estos compuestos abundan en las aguas subterráneas de Castilla y León o Cataluña porque se filtran como desechos de los cerdos.

RR suavizado. Riesgo relativo suavizado. Indica el riesgo de padecer la enfermedad por municipio. 1 es el riesgo medio en España. 1,5, riesgo un 50% superior a la media. 0,5 implica un riesgo un 50% menor.

El secreto a voces del suroeste

Andalucía occidental encabeza casi todas las listas de tumores. La gaditana Carmen Marroquín y dos compañeras de trabajo sufrieron cáncer de mama en tres años

LIBERTAD PALOMA - Cádiz - 31/08/2007

Cuando a Carmen Marroquín le diagnosticaron cáncer de mama no conocía a nadie con esta enfermedad. Un año después, una compañera de trabajo tuvo que someterse a quimioterapia por la misma causa. A los dos años, le tocó el turno a una tercera, que con el tiempo ha visto desarrollado un segundo tumor. En sólo tres años, tres de las 16 mujeres que trabajaban en la guardería La Caracola, en El Puerto de Santa María (Cádiz), tuvieron que enfrentarse a la enfermedad.

El caso de Marroquín es uno más en una de las zonas más castigadas por el cáncer: Andalucía occidental. En la mayoría de los 21 mapas detallados sobre tipos de cáncer en España se repite: Huelva y Cádiz salen en rojo, lo que significa que el riesgo de enfermar allí es hasta un 50% superior a la media.

El catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona Miquel Porta es claro: "Eso era un secreto a voces que la Junta de Andalucía ha intentado poner sordina". Y es que el desarrollo industrial es progreso, empleo y crecimiento económico. Pero también "genera problemas de salud que ahora empezamos a conocer y que tenemos que estudiar más porque es la mejor prevención". En Huelva hay un gran polo químico y en Algeciras (Cádiz) otra gran zona industrial. Ecologistas, vecinos y afectados llevan años denunciando los casos y pidiendo estudios epidemiológicos.

Marroquín, de 47 años, no conoce el origen de su enfermedad. "Me dijeron que podía ser por causas hormonales, luego yo he leído por Internet que puede haber alguna relación con la anemia...". Lo cierto es que no hay una explicación oficial para su cáncer, y menos para el alto número de casos que se dan en la zona. "Sé que los médicos lo comentan, que hay más de lo normal, sobre todo en El Puerto", apunta.

Durante un tiempo, incluso se planteó buscar alguna forma de hacer presión, movilizar a colectivos sociales y partidos políticos para elaborar un informe sobre la incidencia del cáncer y sus posibles causas. Pero abandonó. "Es muy complicado. Se dicen muchas cosas pero nadie se atreve a poner en riesgo su prestigio profesional para hacer una denuncia que quizás no pueda probarse", se lamenta Marroquín.

La mujer superó el cáncer gracias a una rápida intervención médica y a su optimismo. "Yo nunca había sentido tan cercana la muerte. No pensé que fuera a salir. Intentaba aparentar buen humor pero, en el fondo, me estaba despidiendo de toda mi familia, de mis dos hijos". Tras la primera operación, sin embargo, su ánimo dio un vuelco. Ni la mastectomía, ni el tiempo que tuvo que llevar la prótesis de silicona hasta que se sometió a la cirugía plástica consiguieron arrancarle el buen humor. "Me reía de todo, hasta de cuando se me escapaba la prótesis del bañador en la piscina", cuenta.

Para entonces ya había aprendido a relativizar las malas noticias y a comprender que cáncer y muerte no son sinónimos. "Al principio no veía otras posibilidades. Sólo piensas en la muerte, en que vas a entrar en el quirófano sin saber si volverás, y en que tienes que aprovechar cada minuto hasta el momento de la operación".

Hace sólo unos años que se detectó un bulto en el pecho, pero son tiempos pasados. Ahora, Marroquín hace vida normal, va cada día a Cádiz a trabajar en las dependencias de la Junta de Andalucía, y la única precaución que debe tener es evitar grandes esfuerzos con el brazo izquierdo. El cáncer ha quedado apenas en un recuerdo, aunque muy útil para otras personas. "Cuando alguna de mis amigas me cuenta un caso, yo les explico, les relato mi proceso y les doy ánimos. Pero sólo si me lo piden. No me gusta ir a salvar vidas".

También en El Puerto, el doctor José Alberto Álvarez de Cienfuegos, a través de su asociación, ayuda a los enfermos que necesitan apoyo. Con la experiencia de haber superado un cáncer de pulmón, el doctor ofrece, sobre todo, información y lecciones de prevención. "Es alarmante que en Cádiz estemos a la cabeza de cáncer de pulmón", se indigna, "cuando por la población que reside aquí deberíamos estar entre los puestos 20 y 30".

En Huelva, la plataforma social contra el Polo Químico en Huelva, la Mesa de la Ría, afirma que la gente no se atreve a hablar de las enfermedades que padece por miedo a las presiones y represalias de las compañías, para las que trabaja gran parte de la población. La plataforma pide un estudio epidemiológico exhaustivo sobre el índice de afectados por enfermedades. Hace año y medio, un estudio de la Universidad Pompeu Fabra señalaba que Huelva era una de las provincias con más repuntes de casos de cáncer en España, informa Manuel J. Albert.

Documentos:

Mapa de mortalidad por cáncer de tejido conjuntivo
(PDF - 2,63Mb) - 31-08-2007

Mapa de mortalidad por cáncer de vejiga
(PDF - 2,64Mb) - 31-08-2007

Mapa de mortalidad por cáncer de tiroides
(PDF - 2,64Mb) - 31-08-2007

Mapa de mortalidad por cáncer de pulmón

Mapa de mortalidad por cáncer de mama

Mapa de mortalidad por cáncer de estómago

Mapa de mortalidad por cáncer de pleura

Mapa de mortalidad por cáncer de útero

Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España 1989-1998

Atención: Este documento pesa 307MB.

López-Abente G, Ramis R, Pollán M, Aragonés N, Pérez-Gómez B, Gómez-Barroso D, Carrasco JM, Lope V, García-Pérez J, Boldo E, García-Mendizabal MJ.Área de Epidemiología Ambiental y Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología, ISCIII, año 2007.

El Atlas muestra la distribución municipal de la mortalidad por cáncer y algunas otras causas de muerte en España. Contiene mapas de alta calidad en color, con comentarios generales sobre la distribución geográfica observada y las características concretas del tumor analizado. Incluye también mapas con el patrón geográfico de determinadas variables socio-económicas y de industrias contaminantes declaradas al Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (EPER-España).


Ver en línea : Instituto de Salud Carlos III: Centro Nacional de Epidemiología


Fuente: Texto: Rafel Méndez, Fotografías, Imágenes, El País, 31-08-2007.