Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Medio ambiente > Informe Previo sobre el Anteproyecto de Ley del Ruido de Castilla y (...)

Ruido y documentos para el debate

Informe Previo sobre el Anteproyecto de Ley del Ruido de Castilla y León

Aprobado en el Pleno del Consejo Económico y Social de Castilla y León del 30 de junio de 2008

Martes 1ro de julio de 2008 · 164 lecturas · rss article rubrique


Conclusiones y Recomendaciones

Primera.- El CES valora positivamente el Anteproyecto de Ley del Ruido de
Castilla y León, por cuanto servirá para proteger derechos y bienes tan fundamentales
como la salud, el disfrute de un medio ambiente equilibrado y saludable, y en definitiva
la calidad de vida de los ciudadanos.
Poner límites al ruido evitando o reduciendo daños y molestias es una
obligación de las Administraciones Públicas, y por ello, la asunción de esa obligación
por la Junta de Castilla y León aporta un instrumento normativo, en el marco de la
legislación básica estatal, que suma esfuerzos para prevenir, reducir y vigilar la
contaminación acústica.

Segunda.- Se trata de una Ley respecto de la que se ha producido un excesivo
retraso, ya que comenzó a gestarse a raíz de la publicación de la Ley 37/2003 del
Ruido, aunque en definitiva, el retraso ha servido para asumir en ella las previsiones
de los Reales Decretos 1513/05, de 16 de diciembre sobre evaluación y gestión del
medio ambiente y 1367/07, de 19 de octubre sobre zonificación acústica, ambos
dictados en desarrollo de la Ley estatal.
El CES considera que el hecho de que la Ley autonómica comenzara su
elaboración hace ya cinco años, conociendo diferentes borradores del Anteproyecto,
ha producido algunos desajustes temporales en su tramitación, tales como que el
trámite de información pública o el de audiencia se evacuaran en 2004.
Es evidente que el tiempo trascurrido resta algún valor a las alegaciones que
no han podio actualizarse y, sobre todo, el hecho de que el Consejo Asesor de Medio
Ambiente emitiera informes el 8 de julio de 2004, 29 de julio de 2004 y el 27 de julio de
2005 también de alguna forma resta valor a ese punto de vista.

Tercera.-, Una de las principales novedades que aporta la Ley autonómica
respecto a la regulación estatal básica, a juicio del CES, y que el Consejo valora de
forma positiva, radica en que en la norma de Castilla y León no se excluyen de su
ámbito de aplicación las “actividades domésticas o los comportamientos vecinales”.
Las razones argüidas en la legislación estatal, de apoyarse en la tradición de
nuestro país y en los usos locales para excluir la práctica (“siempre y cuando no
exceda los límites tolerables”), de actividades domésticas o las relaciones de vecindad
de la aplicación de la Ley, dejaba fuera de la regulación a una de las mayores causas
de conflicto y desasosiego ciudadano (al menos en número), y consecuentemente
causa de amplísima jurisprudencia de los tribunales de justicia.

Cuarta.- El CES considera que la delimitación competencial que recoge el
artículo 4 del Anteproyecto, deja claro que la eficacia en la aplicación de las medidas
de prevención, reducción y vigilancia que establece la Ley del Ruido de Castilla y
León, no va a ser posible sin la coordinación de las Administraciones Autonómica y
Local.

La Ley, en línea con el criterio básico de descentralización recogido en el Pacto
Local Autonómico, reconoce el mayor protagonismo en la materia objeto de su
regulación a los Municipios de más de 20.000 habitantes y, novedosamente, a las
Diputaciones Provinciales, como garantes de los pequeños municipios (que son la
inmensa mayoría en la Comunidad), asumiendo básicamente la Administración
Autonómica, un papel favorecedor de la aplicación de la norma, de apoyo, de
supervisión y de control.

El CES solicita de las Administraciones Autonómica y Locales, la pronta
aplicación de lo dispuesto en la nueva Ley del Ruido de Castilla y León en el ámbito de
sus respectivas competencias, coordinando sus actuaciones para lograr la mayor
eficiencia de una norma de la que se han de derivar indudables beneficios para los
ciudadanos de Castilla y León.

Quinta.- Siendo los “mapas de ruido” una fuente territorializada de información
directa a través de mediciones sonoras, en tanto no se disponga de aquellos, no será
posible conocer la situación real de la contaminación acústica, y tampoco elaborar la
planificación tendente a corregir las desviaciones que puedan observarse de los
valores límite de niveles sonoros.

El CES considera que será difícil la elaboración de dichos mapas, en tanto no
se definan los métodos de cálculo de la aplicación informática a que se refiere el
artículo 20.3 del Anteproyecto, y no se autoricen por la Consejería las “Entidades de
Evaluación Acústica” a que se refiere el artículo 10 del Anteproyecto, por lo que el
Consejo estima necesario agilizar ambos procedimientos.

Sexta.- Por otra parte, al haberse optado en el Anteproyecto por agotar el plazo
que establecía la Ley Estatal 37/2003 del Ruido, en su Disposición Adicional primera
(30 de junio de 2012), para aprobar los mapas correspondientes a los grandes ejes
viarios y ferroviarios, y de los municipios de más de 20.000 habitantes, se produciría,
de hecho, un considerable retraso en la plena aplicación de la Ley del Ruido en
nuestra Comunidad.

De agotarse dicho plazo, se produciría un retraso considerable en la plena
aplicación de la Ley del Ruido en la Comunidad. El CES solicita de las
Administraciones Públicas encargadas de la elaboración de estos mapas un esfuerzo
para poder contar con este instrumento imprescindible lo antes posible, e incluso, que
se valore por el ejecutivo autonómico la conveniencia y oportunidad de acortar el plazo
máximo fijado en la ley estatal.

Séptima.- En relación con lo indicado en nuestra Observación Particular
Cuarta, e insistiendo en la necesidad de que se lleve a cabo en el futuro una
coordinación lo más estrecha posible entre prevención del ruido ambiental y
ordenación del territorio, el CES consideraría muy conveniente que tanto en la
elaboración de las futuras normas sobre ordenación del territorio, como en el desarrollo reglamentario de las ya existentes, se diera acogida a los planteamientos
contenidos en el Anteproyecto ahora informado.

Octava.- Con carácter general, tanto en el anteproyecto que se informa, como
en otras normas de cuya aplicación depende la actuación de las Entidades Locales, no
se precisa suficientemente la necesidad de dotar al mundo local de la adecuada
financiación al respecto.

Por ello el CES considera que, aunque en la Disposición Adicional Tercera se
indica que: “La Junta de Castilla y León, para apoyar el desarrollo de las actuaciones
previstas en esta Ley, promoverá la correspondiente colaboración económica con las
Corporaciones Locales”, sería conveniente que este anteproyecto contara con una
Memoria Económica anexa al Anteproyecto que condicionara en el futuro las
adecuadas previsiones presupuestarias.

Valladolid, 30 de junio de 2008