Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Los técnicos de Urbanismo de la Junta dan el visto bueno al Ikea en Arroyo (...)

Asociación de "San Juan-San antonio" de Arroyo de la Encomienda

Los técnicos de Urbanismo de la Junta dan el visto bueno al Ikea en Arroyo pero dicen que «no habrá barra libre para las grandes superficies»

La empresa se emplea a fondo para lograr la licencia comercial, que depende de Economía

Jueves 23 de octubre de 2008 · 123 lecturas · rss article rubrique


El proyecto de Ikea para Arroyo de la Encomienda ha superado con éxito la tramitación urbanística y da un paso de gigante para convertirse en realidad. Los técnicos de la Junta han aprobado por unanimidad la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Arroyo, que en la práctica supone conceder la luz verde para la operación en los terrenos del sector 6 de la localidad, en los que la empresa sueca prevé instalar una gran superficie de 75.314 metros cuadrados dedicada al mueble y al hogar.

En este caso se cumple una vez más aquello de que a la tercera fue la vencida, puesto que el proyecto quedó aparcado en las dos anteriores ocasiones que llegó a la Comisión Territorial de Urbanismo (CTU). En mayo, el rechazo se justificó en la ausencia de una directriz regional en torno a la organización de las grandes superficies en la capital vallisoletana y su entorno. Y en julio, ya con el informe de Comercio bajo el brazo, argumentaron la necesidad de mejorar los accesos al futuro Ikea y el exceso de peticiones por parte de los ayuntamientos para la instalación de este tipo de parques comerciales.

¿Qué ha cambiado por lo tanto en estos cuatro meses? Pues fundamentalmente el hecho de que los técnicos de la Junta han valorado como positivo el informe favorable del Ministerio de Fomento en lo que a nuevos accesos se refiere desde la A-62 y han dejado en manos de las decisiones políticas la idoneidad o no de que Ikea se instale finalmente en el municipio desde el punto de vista comercial. También ha pesado la intervención, discreta pero diligente, de los técnicos de la multinacional, que incluso participaron en la reunión técnica celebrada el martes para aclarar los detalles del proyecto y resolver las posibles dudas urbanísticas que surgieran al respecto.

Superado el trámite de la llamada ponencia técnica, la responsabilidad recae ahora en la CTU; es decir, la reunión en la que se debaten los argumentos, con posturas políticas incluidas, aunque siempre bajo el amparo de los informes elaborados por los técnicos. Ese encuentro se producirá en la mañana del próximo martes 28 de octubre y el camino más lógico apunta a un refrendo de la decisión ya adoptada.

Aunque una parte importante de la batalla la tienen ganada, por el momento los grupos políticos de Arroyo de la Encomienda guardan silencio a la espera de que el proyecto logre el visto bueno definitivo. Simplemente, el portavoz de los socialistas, Ismael Bosch, manifestó ayer su deseo de que «una vez que los técnicos lo han aprobado, ahora espero que los políticos de esta comunidad estén a la altura». A estas alturas sólo queda un trámite por superar, pero no se trata de un simple papel más. De hecho, los responsables de Ikea trabajan a fondo, con contactos que por el momento prefieren no hacer públicos, para lograr la licencia comercial que le corresponde conceder a la Consejería de Economía. El visto bueno dependerá de si se llega a un acuerdo para repartir los 78.853 metros cuadrados para grandes superficies que faltan por distribuir en Valladolid y su entorno tal y como establece la Ley de Equipamientos.

La papeleta que tiene la Junta resulta compleja, puesto que a día de hoy hay peticiones para proyectos que suman 192.516 metros cuadrados en esta zona y sólo Arroyo mantiene en espera otras dos importantes infraestructuras, la ampliación solicitada por Hipercor (35.029 metros cuadrados) y el centro anunciado por Viapark (18.164).

Una de las soluciones que se están barajando es que Ikea comience a funcionar exclusivamente con su tienda de muebles y hogar, de aproximadamente 42.000 metros cuadrados, y espere a una mejor ocasión para dar cabida a otras firmas comerciales que le acompañan en sus proyectos y que completarán el resto de las instalaciones que plantea hasta cubrir los 75.314 metros de su proyecto. Fuentes vinculadas a la operación indican que la firma sueca no está dispuesta a aceptar esta petición, puesto que gran parte del negocio consiste precisamente en aprovechar el tirón de Ikea para atraer a grandes empresas que pagan una importante suma por instalarse junto a su tienda.

450 contrataciones

Ikea también tiene que superar otro frente abierto. El de convencer a la sociedad y a los directamente afectados de que su apertura será beneficiosa para la provincia. Con una inversión que superará los 300 millones de euros, sólo con su tienda la multinacional garantiza 450 contrataciones directas y otro centenar de puestos indirectos, pero más complicado lo tendrá para recibir el aplauso del pequeño y mediano comercio de Valladolid. En este sentido, Avadeco ha venido reiterando que el proyecto es «inviable» porque de aprobarse en los términos propuestos, agotaría todos los metros cuadrados que autoriza la ley para comercio en la provincia. Además, ha subrayado que la gravedad del proyecto de Ikea reside en que no sólo incluye la tienda de la cadena de muebles, sino también otras grandes superficies previstas junto a ella.

«No habrá barra libre para las grandes superficies»

El director general de Comercio, Carlos Teresa, advierte de que habrá criterios de control para la instalación de centros comerciales

Los ayuntamientos que están a la espera del visto bueno de la Consejería de Economía y Empleo para alguno de sus mimados proyectos con grandes firmas miran con expectación las importantes novedades que aportará la llamada Directiva de Servicios de la Unión Europea, conocida coloquialmente como directiva Bolkestein por el parlamentario que la ha defendido, y que en la práctica supondrá el fin a las limitaciones regionales en la instalación de centros comerciales.

El mayor problema que se va a encontrar el Gobierno a la hora de poner en marcha esta normativa, que será de obligado cumplimiento desde el 1 de enero del 2010, va a ser adecuar ésta a las regulaciones autonómicas fundamentalmente en materia de comercio, algunas de ellas recurridas ante los tribunales por entenderse como restrictivas para la libre competencia. Esto obligará a una nueva negociación en otro frente entre el Ejecutivo y las comunidades, con el propósito de cumplir lo que recoge la directiva.

Entre los más optimistas se encuentra el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, quien se ha mostrado siempre contrario a que Ikea se instale en Arroyo de la Encomienda, aunque por otro lado ha reconocido en varias ocasiones que confía en la directiva europea para dar vía libre a los numerosos proyectos de centros comerciales que están pendientes en la capital vallisoletana. Sin embargo, todavía no está tan claro que la Junta de Castilla y León vaya a dar su brazo a torcer sin pelear cada centímetro de la directiva.

En este sentido, el director general de Comercio, Carlos Teresa, advierte de que «no habrá barra libre para las grandes superficies». Aunque reconoce que el espíritu de la nueva directiva se centra en la libre implantación de empresas y, por lo tanto, serán menos las exigencias, el representante de la Junta explica que «se pondrán en marcha criterios para controlar que no se causen perjuicios a los ciudadanos».

El as bajo la manga que se guarda la administración autonómica radica en que a partir del 2010 se decida a favor de la implantación de una gran superficie en función de criterios medioambientales y urbanísticas, una interpretación que le corresponderá en última instancia a la Junta.

Carlos Teresa asegura además que «estamos trabajando en una normativa muy elaborada, porque no queremos encontrarnos con denuncias ante los tribunales europeos a la primera de cambio».


Fuente: Texto: E. R., El Norte de Castilla, 23-10-2008.