Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Los nuevos barrios de Valladolid exigen mejoras

Los nuevos barrios de Valladolid

Los nuevos barrios de Valladolid exigen mejoras

Las zonas de Villa de Prado, Pinar de Jalón y Santos Pilarica se suman a la trama urbana y tres nuevos barrios de la ciudad reclaman mejoras en el transporte y servicios básicos

Viernes 5 de febrero de 2010 · 986 lecturas · rss article rubrique


Unos son adolescentes y otros prácticamente recién nacidos, pero todos reclaman su espacio y protagonismo en la capital. Les queda un largo recorrido para su mayoría de edad y sufren las consecuencias de los estrenos, cuando la maquinaria aún no está engrasada. Villa de Prado, Pinar de Jalón y, muy pronto, Los Santos Pilarica se suman al callejero urbano.

En total, más de siete mil viviendas de nueva planta que reclaman las mismas infraestructuras, transporte y servicios básicos que los veteranos. Saben que para llegar hasta ese punto les harán falta muchos años.

Jesús Revenga, un clásico del movimiento vecinal, tiene claro que para sacar adelante una nueva zona hay que ’llorar’ bastante . El ejemplo está en su barrio. A base de constantes reclamaciones, de las que se ha ido haciendo eco el Ayuntamiento, la Asociación de Vecinos Villa de Prado ha logrado marquesinas para resguardarse a la espera del autobús - «quedan dos por poner», matiza-, ha conseguido la apertura de calles que estaban condenadas por el vallado de parcelas sin edificar o ha visto cómo las primeras dotaciones de la Policía Local patrullaban por el barrio de forma habitual. Tres años después de que se ocuparan los primeros pisos, en este desarrollo urbanístico queda mucho por hacer, pero ya se puede considerar que rueda. Hay farmacia, un supermercado, seis bares, una tahona, dos tiendas de alimentación y estanco.

En el caso de Pinar de Jalón faltan muchos más ajustes. Su lejanía del centro obliga a mejorar las conexiones de autobús y su población joven ya piensa en la necesidad de una escuela infantil. Su comercio ahora consta de un supermercado, cafetería, una tienda de ibéricos y el quiosco.

Los futuros residentes de Los Santos Pilarica tendrán que convivir aún con grúas y palés de ladrillos. La crisis económica ha dejado pillado a este barrio. Sólo las promociones de VPO dibujan el perfil del plan parcial. El suelo dedicado a vivienda libre está prácticamente parado. Comercio, cero.

Al calor de las zonas veteranas

JPEG - 9 KB
Fotografía: Henar Sastre.

A los tres nuevos barrios con entidad propia, por el número de viviendas que acogen, se suman los planes parciales situados al calor de zonas veteranas de la capital. En estos casos la cercanía de un vecino bien dotado pone las cosas más fáciles. No obstante, también se detectan necesidades.

Arcas Reales. Situado junto a un entorno de casas molineras y cercano al Paseo Arco de Ladrillo, el nuevo desarrollo urbanístico con más de mil viviendas previstas aún está muy verde. Apenas llegan a cien vecinos en este momento. Sus principales peticiones ahora son que pongan a funcionar el sistema de semáforos -están en intermitente- y se solucionen los apagones que se producen en la iluminación de la calle. A medio plazo será prioritario la entrada de una línea de Auvasa en este nuevo plan parcial.

Pajarillos Altos. Campo de Tiro, El Pato y La Esperanza han llevado a Pajarillos Altos sabia nueva. De momento, los vecinos de estos tres planes parciales hacen vida de zona residencial -garaje,trabajo-trabajo, garaje, con alguna parada en el híper- y tiran del comercio del entorno cuando es necesario. Charo Gutiérrez, presidente de la asociación La Unión de Pajarillos, considera que la principal necesidad para los nuevos vecinos, la mayor parte gente joven, es la creación de una escuela infantil y la recuperación del colegio Pío del Río Hortega para la enseñanza.

Zona del nuevo Hospital. Su cercanía a Delicias salva en parte las necesidades comerciales y de dotaciones de este entorno, en el que aún falta vida. La presencia del complejo sanitario también supone una ventaja para estos vecinos, que cuentan con un sistema de transporte público que les conecta prácticamente con toda la ciudad.

VILLA DE PRADO
Un adolescente con ’derecho’ a centro de salud

JPEG - 19.5 KB
Fotografía: Miguel Ángel Santos.

Ya se le puede considerar adolescente. Villa de Prado figura por primera vez en el padrón con 3.583 habitantes, aunque desde la asociación de vecinos estiman que cerca 7.000 personas lo habitan. Jesús Revenga, presidente de la organización, considera fundamental que los nuevos residentes se registren en sus viviendas para lograr el principal objetivo en este momento: un centro de salud, que evite la saturación del de Huerta del Rey, donde ahora se atiende a esta población. A esta petición, se suma la recuperación del parque del Auditorio con la puesta en valor de los vestigios romanos situados en Caño Hondo y la creación de un espacio lúdico que empalme con el parque de las Cortes.

Tres años después de que se ocupasen las primeras viviendas, siguen esperando unas farolas con brazo que iluminen las aceras - «ahora hay muchas zonas oscuras por la altura de los postes»-, así como un refuerzo de la línea 8 del autobús que a horas punta circula «hasta arriba» desde Parquesol al centro y viceversa. Plantean un vehículo lanzadera con inicio y destino en Villa de Prado. En este apartado, también esperan que se complete la instalación de marquesinas en Santo Domigo de Silos dirección a Santa María de Montserrat. Aunque no es un barrio especialmente conflictivo, Revenga advierte de los primeros síntomas de gamberrismo en esta zona nueva -botellones y pintadas- y reclama más presencia policial. Asimismo, es necesario un control de tráfico, porque algunos conductores siguen circulando sin respeto a la señalización viaria.

Los residentes precisan que la cesión de la parcela de la Ciudad de la Justicia debe tener compensación para Villa de Prado con un centro deportivo y reclaman a la Diputación que tanto la granja José Antonio como el edificio anejo puedan destinarse a uso dotacional del barrio, si finalmente la institución provincial se deshace del suelo para la construcción de un edificio de usos múltiples de la Junta. Revenga reconoce la receptividad de la concejala de barrio, Ángeles Porres, pero asegura que las respuestas van despacio. Pendiente está la cesión de un local para la asociación y una solución para la red de riego, ahora inutilizada y que ha provocado más de trece reventones. Importante también es una mayor permeabilidad para el peatón con Huerta del Rey a través de la calle Padre José Acosta, ya que buena parte de los servicios básicos, salud y centro cívico, se sitúan en el barrio vecino.

LOS SANTOS PILARICA
Las primeras 200 familias estrenarán el barrio en las próximas semanas

JPEG - 14 KB
Fotografía: Henar Sastre.

En las próximas semanas se entregarán las primeras 200 viviendas protegidas de este barrio, que ha ocupado muchas páginas en los periódicos. Los problemas por el incremento en los precios de las VPO y la obligación «ilegal» por parte de algunas constructoras de la compra de la segunda plaza de garaje ha mantenido a sus residentes en pie de guerra. Tras haber solucionado en parte estos conflictos, es hora de pedir. Eduardo Villarramiel asegura que la asociación ya tiene destino para las parcelas dotacionales. Biblioteca, guardería, escuela infantil, un instituto y una zona deportiva que conecte con la del Barrio de Belén. Además es urgente que se planifique cuanto antes la línea de autobús que dará servicio a un entorno donde, lamenta Villarramiel, tampoco se han soterrado los contenedores.

En la asociación son conscientes de que el barrio tardará mucho en desarrollarse. Más de diez años, calculan. La mitad del plan parcial es vivienda libre y en esas 14 parcelas aún no se mueve nada, según destacan en la asociación, donde recuerdan que también está parado el proyecto del centro comercial Campus. La organización pide además que se aborde el problema de prostitución callejera en el entorno de Renedo con Juan Carlos I.

PINAR DE JALÓN
Autobuses cada media hora, arreglo de las rotondas y una escuela infantil

JPEG - 13.8 KB
Fotografía: Henar Sastre.

Álvaro Montes, portavoz de la asociación de Pinar de Jalón, que hoy se constituye, tiene claras las peticiones. La principal es que la línea 4 de autobús tenga una frecuencia de media hora en vez de los 60 minutos actuales y llegue hasta el final del barrio. A su juicio, no estaría de más que se pudiese modificar parte de su recorrido para tocar, además de Delicias y el eje Arco de Ladrillo-García Morato, el Paseo de Zorrilla. Con cerca de 1.300 habitantes (800 empadronados) en las 750 viviendas que ya están levantadas reclaman el arreglo de las rotondas de la calle Kilimanjaro, la puesta en marcha de las fuentes de la plaza mayor y la colocación de las placas de las calles que aún faltan, lo que genera problemas de localización para las empresas de servicios que se acercan al barrio. Para las parcelas dotacionales, la petición es rotunda «Es un barrio de gente joven y necesitaría una escuela infantil». Montes reconoce que para que llegue un centro de salud aún quedan muchos años. De momento, les atienden en el Delicias II. Uno de los proyectos de esta organización es la adecuación de un paseo junto al Canal del Duero como zona de esparcimiento. El portavoz no entiende cómo en un barrio de nueva planta no se han soterrado los contenedores.

"Pedigüeños"
Francisco Cantalapiedra

Cuando hace muchos años me fui a vivir al Grupo 29 de Octubre, en Pajarillos Bajos, no había de nada, ni túneles bajo las vías, ni farmacia, ni autobús, que había que coger en la calle Casasola. Claro que venía de otro barrio (La Maruquesa), donde había menos todavía, salvo un enorme basural en el que pasé mi infancia jugando y no me morí, como es evidente. Pero está claro que cuando uno se cambia de piso (chabola, en mi caso) y de barrio quiere que su vida mejore, y aunque al llegar a Pajarillos me conformaba con que hubiera agua corriente, al cabo de nada queríamos droguería y tienda de ultramarinos. La farmacia no estaba entre nuestras prioridades, porque si habíamos sobrevivido al basurero, creceríamos sanos incluso bañándonos en el Esgueva y cruzando las vías a huevo.

Reconforta saber que los vecinos de las nuevas barriadas de Valladolid empiezan fuerte y reivindican centros de salud, más frecuencia de autobuses, centros infantiles o cosas tan pijas y modernas como contenedores soterrados que, por cierto, me encantan. Estoy seguro de que las exigencias de los ’pedigüeños’ están basadas en el pago de impuestos, que ellos aforan como los demás. En La Maruquesa no conocía a ninguno que los pagara. Es verdad que nadie nos daba nada, pero era gratis.


Fuente: Texto: J.A. y Francisco Cantalapiedra, Fotografías: Henar Sastre y Miguel Ángel Santos, El Norte de Castilla, 05-02-2010.