Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Movilidad > Paradas (de autobús) a la intemperie

Autobuses urbanos

Paradas (de autobús) a la intemperie

Los ciudadanos reclaman más marquesinas en paradas de autobuses donde en la actualidad únicamente existe señalización vertical

Domingo 7 de febrero de 2010 · 123 lecturas · rss article rubrique


La inexistencia de marquesinas en numerosas paradas de las líneas de autobuses urbanos vallisoletanos dificulta, en muchos casos, la espera de los usuarios. El Día de Valladolid, recogiendo las quejas y reclamaciones de los ciudadanos y distintos colectivos vecinales de otros tantos barrios, ha escogido una veintena de estas paradas únicamente reconocibles por la existencia de un pie o un pivote que contiene los horarios y frecuencias, además del recorrido de la correspondiente línea. Sin embargo, esta enumeración pudiera ampliarse a otros tantos entornos porque las reclamaciones de los vecinos son constantes. Y, precisamente, estas quejas tienen dos momentos importantes: invierno y verano, por las extremas condiciones meteorológicas que suelen registrarse en la capital vallisoletana durante esas fechas.

Los barrios más recientes en cuanto a su construcción como Villa del Prado, Pinar de Jalón, Zambrana o Los Santos-Pilarica son los que acumulan el mayor número de reclamaciones en este sentido, pero están seguidos de otros más históricos como La Rondilla, Las Delicias o Huerta del Rey. E incluso los vecinos del centro también se quejan al respecto. El Ayuntamiento de Valladolid justifica la ausencia de estas marquesinas en el poco tiempo en que se han constituido unas y otras paradas, sobre todo en lo referido a los nuevos barrios; en los actos vandálicos que ha provocado la eliminación definitiva de alguna de estas marquesinas en las paradas del autobús porque han tenido que cambiar sus cristales en innumerables ocasiones; e incluso en la falta de espacio donde está situada una determinada parada que impide la instalación de este elemento del mobiliario urbano en la calle. En otras ubicaciones es porque se está pendiente de una reforma o ésta acaba de concluir.

Paradójicamente, alguna de las paradas que no tienen marquesina son de las más utilizadas en los últimos tiempos: calle Las Mieses (Huerta del Rey), paseo del Arco de Ladrillo, Santo Domingo de Silos (Villa del Prado), avenida de Santa Teresa (La Rondilla), Adolfo Miaja de la Muela (Parquesol) o Isabel la Católica (centro). Casualmente, además, estos ejemplos corresponden con vías principales en sus respectivos entornos residenciales tanto por densidad de población que vive alrededor, como por ser un nudo de conexión con otros barrios. Es más, algunas de estas paradas sin marquesinas, también son utilizadas por muchos viajeros para hacer transbordo entre unas líneas y otras. En este sentido, cabe recordar que las paradas sin marquesinas también carecen del sistema de tiempos que tienen otras muchas paradas.

Los trabajadores de núcleos industriales como San Cristóbal o Argales también muestran su descontento al tener que esperar al autobús apoyados a una verja, de la empresa colindante a la parada, y es que en pleno invierno explican que esta espera se hace dura debido a que son zonas de la ciudad que no están resguardadas por altos inmuebles, con lo que las extremas condiciones meteorológicas son más apreciables.

A pesar de todo, señalar que el servicio municipal de autobuses urbanos de la capital vallisoletana, propiedad del Ayuntamiento, está considerado como uno de los mejores a nivel nacional, tanto por la flota de sus vehículos, en la mayoría adscritos a proyectos medioambientales, como por el número de líneas existentes, si bien uno de las cuestiones pendientes es tener más conexiones directas con ciertos barrios. Desde la dirección de la empresa, señalan al hilo de esto, que las líneas llegan a una u otra zona en función del número de habitantes que residan allí.


Fuente: Texto, Fotografía: J. C. Castillo, El Día de Valladolid, 07-02-2010.