Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Zambrana, Jalón y el alfoz concentrarán la mayoría de los pisos convertidos a (...)

La resaca del "boom" inmobiliario especulativo

Zambrana, Jalón y el alfoz concentrarán la mayoría de los pisos convertidos a VPO

Un convenio entre el Ministerio de Vivienda y la Junta de Castilla y León permitirá dar salida a un stock de viviendas inmovilizadas en el mercado que en Valladolid alcanzan las cinco mil

Martes 16 de marzo de 2010 · 197 lecturas · rss article rubrique


Los barrios nuevos con más ritmo de construcción en los últimos años son los principales afectados con la medida para la conversión del stock de viviendas libres en protegidas que la Junta de Castilla y León ha promovido con el Ministerio de Vivienda. Los núcleos residenciales de Zambrana y Pinar de Jalón son los que cuentan con un mayor número de producto inmovilizado en la capital vallisoletana, pero también otros barrios tienen numerosos pisos vacíos como Arcas Reales, Los Santos-Pilarica, Villa del Prado y El Peral. Se trata de nuevas zonas que, en algunos casos, los bloques concluidos significan un porcentaje mínimo sobre la totalidad de ejecución del plan parcial. Un responsable de la Asociación de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valladolid, José Manuel Hernández, ha confirmado este extremo a El Día de Valladolid, al tiempo que insistió en que esta medida es beneficiosa para todos: empresas, compradores y sociedad, una valoración que coincide también con la hecha por otro de los dirigentes de la patronal de la construcción, Benjamín Fernández. Respecto a la provincia, asimismo, el alfoz lidera todos los municipios con excedente de viviendas vacías, destacando Arroyo de la Encomienda-La Flecha, aunque también existen posibles en Zaratán o La Cistérniga.

El acuerdo trata de favorecer la cohesión social facilitando de esta manera el acceso a una vivienda a las familias que más lo necesitan y para estimular la economía hasta el punto de que, en la geografía autonómica existe un inmovilizado en este sentido de 5.200 millones de euros. En concreto, la intención es sacar del stock en Valladolid a más de cinco mil viviendas libres mediante su conversión en viviendas protegidas. Desde la Asociación Vallisoletana de Empresarios de la Construcción (Aveco) insisten en que se trata de una medida «acertada» que motivará un «respiro» ante la actual situación de crisis donde «muchísimas más empresas de las que pensamos están atravesando unos difíciles momentos de negocio». Así, según el último informe aportado por fuentes ministeriales, el parque de nuevas viviendas libres vacías en Castilla y León se estima en 40.000, aunque de ellas 30.000 serían susceptibles de convertirse en viviendas protegidas, o lo que es lo mismo, Valladolid cuenta con un 16.7 por ciento de los pisos vacíos del total de la Comunidad Autónoma.

Las características de estos nuevos pisos son que sean de promoción libre y de nueva construcción, que dispongan de la licencia de primera ocupación y que estén pendientes de venta. Además, podrán se calificadas como viviendas de protección pública en cualquiera de sus tipologías existentes en la región: protegida de régimen general, de régimen especial, vivienda joven y vivienda de precio limitado para las familias. Así, estas viviendas se podrán ofrecer en régimen de compra, alquiler o alquiler con opción a compra, siendo un 25 por ciento de las totales de estos dos últimos regímenes. A partir de estos requisitos, las construcciones en Valladolid más susceptibles de poder cumplirlos son las anteriormente descritas, destacando de este modo las construidas en el Plan Pinar de Jalón, donde en la actualidad los constructores calculan que un tercio del barrio esté todavía sin vender o, al menos, con propiedades sin escriturar. Pero la situación es similar en el Plan Parcial Zambrana, según han explicado los API y fuentes municipales, quienes también destacan al hilo de esto el ralentizado ritmo de petición de licencias para construir.

Así, José Manuel Hernández, agente registrado de los APIs, reconoce que «esto es la mejor salida posible en la actualidad para dinamizar el mercado, para reactivar el sector» e incide en los efectos de la medida: como efecto inmediato incide en que las constructoras ganarán menos, pero nunca se puede hablar de perder, mientras que el efecto a largo plazo es la reactivación del stock. «Es beneficioso para todos, ultima, para compradores, vendedores y por la propia salud del escenario económico.


Fuente: Texto: Luis Amo, Fotografía, El Día de Valladolid, 16-03-2010.