Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Economía y empleo > El TSJ desbloquea la edificación de Ikea al rechazar la suspensión que pedía (...)

Instalación de IKEA en Arroyo de la Encomienda

El TSJ desbloquea la edificación de Ikea al rechazar la suspensión que pedía Avadeco

Una jueza expresa su voto a favor de la paralización a la espera de la sentencia

Jueves 29 de abril de 2010 · 209 lecturas · rss article rubrique


El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha rechazado la suspensión cautelar del proyecto para construir un parque comercial en Arroyo de la Encomienda, en el que se levantaría el centro de la multinacional sueca del mueble Ikea.

La petición de suspensión provisional del acuerdo que adoptó la Comisión Territorial de Urbanismo (CTU), órgano dependiente de la Junta de Castilla y León, fue promovida a finales del pasado año por la asociación de comerciantes Avadeco, que ve así frustrado, temporalmente, su intento de frenar este proyecto comercial amparándose en el perjuicio que causaría a los intereses del pequeño comercio de la capital y provincia, y al daño al Consistorio de Arroyo por las valoraciones de la operación urbanística que llevó a cabo el Ayuntamiento.

En el auto de fecha 27 de abril se recoge el voto particular de uno de los tres magistrados que integran la Sala de lo Contencioso-administrativo del TSJ en Valladolid. En concreto de la que había sido designada como ponente inicial para la resolución de este pleito. La magistrada Ana Martínez Olalla ha expresado su desacuerdo con la resolución de los otros dos magistrados, que han considerado que hasta que no se dicte una sentencia definitiva no procede ordenar la paralización de este proyecto comercial, tal y como pedía la Agrupación Vallisoletana de Comercio. En este sentido, los dos magistrados sostienen «que no se estiman suficientes las alegaciones genéricas que Avadeco hace sobre la modificación del entorno físico (Sector SAU 6) donde se desarrollaría el Gran Parque Comercial y de Ocio».

La asociación de comerciantes vallisoletanos sostuvo cuando presentó la demanda en contra de este centro que de seguir adelante la construcción e inicio de las obras del mismo, y luego el tribunal dictase una sentencia (que previsiblemente sería este mismo año 2010) que declarase ilegal el procedimiento administrativo seguido por el Ayuntamiento de Arroyo, «las alteraciones físicas del terreno difícilmente serían reversibles».

Los dos jueces sostienen que la modificación puntual que acordó el Ayuntamiento que preside el independiente José Manuel Méndez es un cambio de calificación de los terrenos y no de clasificación, y por tanto no cabe hablar de «daños irreversibles al entorno físico». Pese a ello, recuerdan que aunque no se acepte por el momento esta petición de Avadeco, ello no es obstáculo para que, como dice la jurisprudencia del Tribunal Supremo, una sentencia posterior pueda «acordar en su caso la demolición de lo construido si fuera necesario».

Convenio del 2006

El auto del TSJ tiene su origen en la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Arroyo de la Encomienda como consecuencia del convenio urbanístico que suscribió en noviembre del 2006 el alcalde, José Manuel Méndez Freijo, y los representantes de Inter Ikea Centre España y Riveras del Pisuerga S. L.

En este acuerdo, que fue sometido meses después a votación del pleno, se estableció que el Ayuntamiento haría las gestiones necesarias para que se pudiera implantarse «un gran equipamiento comercial de carácter regional» que incluiría un centro de venta de muebles y de equipamiento para el hogar.
Avadeco se opuso desde el primer momento a esta operación comercial y ha sostenido en este pleito que la misma causaría daños a terceros, en este caso a los pequeños comerciantes.

Pero además alegó el perjuicio al Consistorio de Arroyo en una operación urbanística de permuta de una parcela municipal que supone el incremento de la edificabilidad de 117.827 metros cuadrados con un uso terciario.
En su voto particular a favor de la paralización provisional de este acuerdo, la magistrada del TSJ reconoce que «se incrementa esta edificabilidad con destino privado superior al 30%», lo que supondría que la parcela del SAU 6 pasaría a tener otra categoría de suelo urbano no consolidado, y por tanto deberían de establecerse las reservas legales para aparcamientos y espacios libres públicos.
Estas reservas las fija el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León y, a juicio, de la jueza «no se contemplan en la modificación» aprobada en el convenio de Arroyo.

La Sala del TSJ reconoce que a veces en este tipo de operaciones municipales los intereses generales no coinciden con los públicos.

Valoración de Avadeco

La resolución judicial del Tribunal Superior de Justicia que rechaza la paralización del proyecto del parque comercial de Ikea fue recibida ayer por Avadeco como un jarro de agua fría. Sin quitar importancia al auto, el portavoz de esta agrupación, Luis del Hoyo, indicó que «este pleito todavía no está cerrado y es una fase más a la espera de la sentencia definitiva». Avadeco y sus 660 establecimientos insiste en que la modificación del PGOU es nula. Del Hoyo recordó además del perjuicio que causará a la economía local la instalación de Ikea, que en esta operación de permutada suscrita en 2006 por el alcalde «han existido intereses de sociedades con personas muy vinculadas».

AUTO DE LA SALA DE LO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO DEL TSJ SOBRE LA INSTALACIÓN DE IKEA EN ARROYO

Noviembre del 2006. José Manuel Méndez llega a un acuerdo urbanístico con Inter Ikea Centre España y la promotora Riveras del Pisuerga para establecer un Gran Parque Comercial al otra lado de la autovía A-62, cerca de Soto Verde. Para ello, se hace necesaria una permuta de una parcela municipal, circunstancia que obliga al Consistorio a modificar el Plan General de Ordenación.

Abril del 2009. La Consejería de Fomento no admite el recurso de alzada promovido por los comerciantes agrupados en Avadeco contra el acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo de octubre del 2008. Los recurrentes se oponían a la modificación del PGOU alegando perjuicios a terceros con el desarrollo de este parque comercial y de ocio, y vulneración del interés público.

Noviembre del 2009. La asesoría de Avadeco presenta un recurso contencioso-administrativo en el TSJ de Valladolid para tratar de paralizar el proyecto de Ikea. El Ayuntamiento de Arroyo se opone alegando que la operación de permuta se hizo respetando la legalidad. La Sala, compuesta por tres magistrados, se constituye para analizar el asunto y resolver el litigio.

Abril del 2010. Los tres integrantes de la Sala de lo Contencioso-administrativo discrepan respecto a la petición de Avadeco de ordenar al Ayuntamiento y a las empresas que suscribieron el convenio urbanístico que paralicen la modificación acordada. Por un lado, dos jueces rechazan esta suspensión, que afectaría al comienzo de las obras. Una magistrada, sin embargo, la respalda.

Sin fecha. Aunque la suspensión cautelar del parque comercial promovido por Ikea permite desarrollar el proyecto legalmente, el TSJ recuerda que debe todavía analizar a fondo el asunto, las modificaciones realizadas en el PGOU y si se ha respetado el interés general en la permuta. En su voto particular, la magistrada discrepante recuerda que si no se suspende el proyecto se pueden causar daños irreparables.

La multinacional sueca creará 2.000 puestos de trabajo en un complejo de 70.000 metros cuadrados

El Ayuntamiento aprobará mañana la adjudicación de las obras del aparcamiento a esta empresa

«Al haber hecho bien las cosas desde un principio, éste es otro importante paso para la instalación de Ikea en Arroyo de la Encomienda.» De esa manera valoró el alcalde de Arroyo, José Manuel Méndez, la decisión del TSJ y que significa casi dar ya luz verde a la llegada de la multinacional sueca.

A partir de ahora sólo falta que sea definitiva la adjudicación del ’parking’ a la empresa, algo que ocurrirá mañana en el pleno ordinario cuando se apruebe el punto seis. Un apartado que elevará a definitiva la «adjudicación provisional de concesión administrativa de aparcamiento en la parcela EQ-2 del sector S-6». Este espacio contará con 3.900 plazas en una superficie de 130.000 metros cuadrados, que darán servicio a los usuarios del centro comercial.

Cuando este trámite salga adelante la empresa ya tendrá las manos libres para «ver algo que estábamos esperando y son las máquinas trabajando, removiendo las tierras», tal y como confirmó Méndez. Una circunstancia en la que la empresa, según algunas fuentes, trabaja ya a destajo con la idea de conseguir que el centro abra sus puertas antes de 31 de julio del 2011.

Cuando eso suceda, la firma sueca Ikea creará un gran centro comercial de alrededor de 70.000 metros cuadrados, de los que casi 18.000 serán para el edificio de la propia empresa y el resto se alquilará a otras. En esa línea la multinacional del mueble de montaje ya negocia con distintas compañías interesadas en instalarse en Interikea.

Con ello, el impulso dentro del mercado de trabajo de la zona será más que interesante. De hecho las previsiones marcan en 2.000 los empleos que se crearán de forma directa, más los que se generen de forma indirecta y que repercutirán, sobre todo, en los vecinos de Arroyo, Zaratán, Ciguñuela y Geria, de donde ya se están recogiendo solicitudes de empleo.

Un largo proceso

Para llegar a esta fase final ha habido que atravesar un tortuoso camino que se inició en el 2006. Desde aquel año Ikea ha tenido que, de forma cronológica, recibir un informe favorable, por parte de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta relativo al impacto ambiental.

Después, la aprobación por parte de la Comisión Territorial de Urbanismo para que se modificara el Plan General de Ordenación Urbana de Arroyo y se pudiera hacer una permuta de terrenos, un cambio que también aprobó el Ayuntamiento, al igual que desde el Consistorio se han enviado informes favorables en relación a todos los informes que se le han requerido para la implantación del complejo.

Todo eso acompañado de las dos licencias comerciales que autorizó la Junta de Castilla y León, además de pequeños trámites burocráticos que parece que ya han llegado a su fin y que pondrá punto y final a una aventura empresarial que, en algunos momentos, estuvo a punto de irse al traste.


Fuente: Texto: Jorge Moreno, Francisco Izquierdo, Fotografía, El Norte de Castilla, 29-04-2010.