Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > La inversión prevista para el soterramiento duplica la de otras capitales (...)

Actuaciones urbanísticas relacionadas con la llegada del TVA a Valladolid

La inversión prevista para el soterramiento duplica la de otras capitales españolas

La futura remodelación urbanística para ocultar las vías del ferrecorril necesitará la inversión más alta de todo el país

Viernes 7 de mayo de 2010 · 244 lecturas · rss article rubrique


La mayor transformación urbanística que ha sufrido Valladolid en los últimos 150 años necesitará de una inversión superior a los 1.100 millones de euros. La Sociedad Valladolid Alta Velocidad dispondrá de un presupuesto que duplica, triplica e incluso cuatriplica el de la mayoría de las grandes ciudades españolas que están inmersas en proyectos urbanísticos similares para asumir e integrar la llegada de la alta velocidad a las mismas.

La capital vallisoletana encabeza claramente el ranking de grandes urbes con proyectos de soterramiento de las vías del ferrocarril en curso o pendientes de su ejecución. Le sigue muy de lejos Granada, con un presupuesto de 580 millones de euros para financiar todo el proyecto de integración de AVE en la ciudad, que en este caso ha diseñado el arquitecto español Rafael Moneo.
Otras tres capitales andaluzas también están o han estado inmersas en procesos similares, pero con presupuestos mucho más bajos que el de Valladolid. Así, en Málaga se presupuestaron 208 millones de euros para enterrar 2,29 kilómetros de vías, mientras que Almería y Murcia dispondrán de 244 y 257 millones, respectivamente.

Girona, L’Hospitalet y Torrejón de Ardoz cuentan con presupuestos muy similares para soterrar la línea ferroviaria, con inversiones que oscilan entre los 350 y 450 millones de euros. Cifra similar a la de Vitoria, con 476 millones, que servirán para financiar un túnel urbano de siete kilómetros.
Otras ciudades como Alicante y Logroño no pueden presumir de presupuestos tan altos como el de la capital vallisoletana, ya que invertirán 170 y 242 millones para la integración del ferrocarril en sus respectivos cascos urbanos.

En la región, Palencia y León también tienen definidos y presupuestados sus respectivos proyectos de remodelación urbana asociados a la llegada de la alta velociad. La capital palentina invertirá 346,6 millones en un túnel de 2.740 metros y en una nueva estación subterránea. Las obras todavía no tienen fecha de comienzo, aunque la Sociedad Palencia Alta Velocidad ya ha suscrito los primeros créditos para financiar la ejecución de los trabajos.

La capital leonesa ya tiene diseñado el proyecto de soterramiento pero todavía no tiene cerrada la financiación de los 267 millones de euros necesarios para llevarlo a cabo. Está previsto que se entierren cuatro kilómetros de vías y se construya una nueva estación multimodal, que integrará los servicios ferroviarios y de autobuses.

Renovación crédito

Una situación de incertidumbre económica que planea también ahora sobre la sociedad Valladolid Alta Velocidad, que continua renegociando con las entidades financiera la ampliación crédito a largo plazo necesario para financiar todas las obras para hacer realidad el ‘Nuevo Valladolid’.

La financiación, la aprobación de la ampliación del soterramiento hasta Covaresa y las modificaciones consiguientes que sufrirá el proyecto urbanístico de Rogers deberán debatirse en el próximo Consejo de Administración de la Sociedad, que se está demorando sobre las previsiones iniciales. De hecho, fuentes de la Sociedad aseguraron a este periódico que deberá celebrarse «antes del 30 de junio para la presentación de las cuentas», aunque matizan que no está claro si será «presencial o no presencial».

El plan de actuación previsto para el soterreamiento de las vías del ferrocarril y la configuración de un nuevo área de centralidad se divide en cinco fases. La primera contemplaba la construcción de la variante de mercancías y el traslado de los Talleres de Renfe a las nuevas instalaciones en el Páramo de San Isidro. Esta fase debería concluir este año, aunque las previsiones se han ampliado hasta marzo de 2001 para la finalización del by-pass.

Esta variante es un requisito imprescindible para afrontar la segunda etapa, la del inicio de las obras del soterramiento, cuyos trabajos durarán cuatro años. En este periodo también debería comenzar la construcción de la nueva estación intermodal que integrará la de trenes y la de autobuses, las obras del nuevo boulevard y la construcción de algunas de las torres previstas en el plan Rogers.

Aunque todo este desarrollo urbanístico, que contempla la construcción de unas 6.000 viviendas en las casi 100 hectáreas de suelo que se liberarán tras el soterramiento, está en el aire por las actuales circunstancias económicas, muy distinas al momento en que se realizaron las previsiones de financiación. Algo que puede incidir en la prevsión de que el 80 por ciento del coste total de la operación ferroviaria, 1.100 millones de euros, se financie con la venta de estos terrenos liberados.

Similitudes

Este problema no es exclusivo de la capital vallisoletana, ya que la mayoría de las ciudades que están afrontando las obras de soterramiento tienen pendiente de definir parte de la financiación de sus proyectos. Un ejemplo es Alicante, donde aún no se ha cerrado cómo se costearán los 100 millones de euros necesarios para ejecutar la segunda fase de las obras que permitirán que el AVE llegue soterrado a la estación en 2012.


Fuente: Texto: M.R.I., El Día de Valladolid, 07-05-2010.