Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Economía y empleo > El crecimiento del entorno del alfoz de Valladolid hace que alcance los (...)

Población y demografía

El crecimiento del entorno del alfoz de Valladolid hace que alcance los 100.000 residentes

La variación registrada entre 2008 y 2009 en el entorno urbano fue del 4,34%, con 97.782 habitantes, que junto a la capital suma el 78% de la provincia

Viernes 9 de julio de 2010 · 307 lecturas · rss article rubrique


El entorno urbano de las capitales, también conocido como alfoz, es el núcleo actual de crecimiento de población en detrimento de la capital y de los municipios más alejados de los centros urbanos. Así ha ocurrido desde mediados de la última década del siglo pasado, cuando «los núcleos urbanos con periferias más desarrolladas han experimentado una merma de población constante». Así se desprende de los datos recogidos por el Consejo Económico y Social (CES) y relativos a población, demografía e inmigración en 2009. Según este análisis, en la Comunidad León perdió el año pasado un 9% de sus habitantes, un 7% Salamanca y un 5% Valladolid. El proceso fue más tardío en Burgos y Segovia, pero también más rápido aunque con menor repercusión en su padrón, pues «la llegada de inmigrantes extranjeros supuso un aporte en términos relativos mayor al de las otras capitales».

A comienzos de 2009 en la Comunidad el alfoz agrupaba a más de una quinta parte de la población del conjunto capitalino, el 21,04%, con cifras «realmente elevadas» en Valladolid y cercanas a las 100.000 personas. La población capitalina y periurbana (alfoz y su entorno) suma en Valladolid 415.646 personas, de las cuales 97.782 se concentran ya en el alfoz (y un crecimiento del 4,34% respecto de 2008).

Más «decisiva» es, si cabe, la importancia que tiene la población de la capital, que en 2009 era de 317.864 personas, y su franja periurbana, que supone el 78,04% de los 532.575 habitantes que vivían en toda la provincia en 2009.

La vinculación laboral con la capital, donde muchos de los residentes en la periferia mantienen su empleo, o la ubicación en estas zonas de centros de consumo y ocio implican la «ampliación del radio de influencia de las capitales», pues a unas franjas periurbanas consolidadas se suman «áreas de influencia cada año más extensas». Así, entre 2008 y 2009 la capital vallisoletana perdió un 0,19% de población.

De hecho, según el profuso estudio realizado por el CES, el 18% de la población del entorno vallisoletano habita en ese área, más allá de los municipios periurbanos, pese a la cuantía de los residentes en los grandes núcleos vecinos. Así, por poner dos ejemplos significativos, en Laguna de Duero vivían 21.762 personas en 2009, y en Arroyo de la Encomienda, 11.716. El crecimiento poblacional se sitúa ahora alrededor de los núcleos urbanos de estas localidades.

De este modo, el alfoz de Valladolid constituye el área donde la densidad de población a escala municipal es mayor en toda la Comunidad y de ello da buena cuenta el hecho de que algo más de una decena de municipios de este entorno periurbano acumulen cerca de 70.000 habitantes.

Asimismo, el CES desvela que Valladolid fue la única provincia de la Comunidad que presentó un saldo migratorio positivo en el periodo 2008-09, pese a ser muy bajo, sólo 78 vecinos, ya que sobre una población media de 530.797 personas hubo 7.301 inmigrantes y 7.223 emigrantes.

El resto de la provincia

Por otro lado, los centros comarcales de servicios mantuvieron e incluso ganaron población el pasado año en la Comunidad. Sin embargo, Medina de Rioseco abandona su condición de centro de mayor entidad al bajar de los 5.000 residentes. Íscar también pierde habitantes, a consecuencia, entre otros motivos, del cierre de industrias madereras, vinculado a la crisis de la construcción.

Por otro lado, en Tordesillas se registró un crecimiento del 6,5% gracias a añadir a su funcionalidad como centro de servicios en el medio rural los aportes procedentes de la capital vallisoletana.

La provincia suma en el inicio de 2010 casi mil habitantes

La desaceleración del crecimiento demográfico, consecuencia de la crisis económica, y el freno de los flujos de inmigrantes que lo sustentaban afectan en este inicio de 2010 a toda España, según los datos provisionales del Avance del Padrón Municipal de Habitantes publicado por el INE.

En Castilla y León se confirma que vuelve a aumentar el éxodo migratorio de sus habitantes y el saldo total vuelve a valores negativos (-0,30%). De hecho, la Comunidad es la única con pérdidas netas en todas las variables (población total, española y extranjera). A nivel provincial, las pérdidas demográficas son generalizadas y sólo Valladolid alcanza un pequeño crecimiento positivo (con 986 residentes más).

En el caso de la población inmigrante, las cifras absolutas en estos primeros seis meses son poco significativas y apenas contribuyen a sumar población. El caso más favorable vuelve a ser Valladolid, que añade 329 residentes a los ya empadronados.

Sólo Valladolid gana población nacional en la última década

La provincia creció en 7.305 residentes españoles en los últimos diez años, mientras que el resto de la Comunidad perdió en total 159.671, una cifra similar a la población de Ávila.

La Comunidad gana población a un ritmo superior a 8.400 personas al año desde el inicio del nuevo siglo. Durante la última década, Castilla y León pasó de contar con 2.479.118 habitantes en 2000 a 2.563.521 el año pasado (un crecimiento del 3,4% y 84.403 personas), esta situación se ha visto favorecida gracias a la llegada de inmigrantes, tal como refleja el análisis poblacional del CES, sin embargo en cuanto a la población nacional sólo una provincia ha crecido desde el inicio del siglo.

La pérdida de habitantes de nacionalidad española posee un carácter estructural en todas las provincias salvo Valladolid. Si ésta ganó 7.305 residentes españoles en los últimos diez años, las ocho restantes perdieron en total 159.671, una cifra similar a total de la población actual de Ávila.
En el caso de Valladolid, la provincia ha pasado de contar con 495.690 habitantes en 2000 a 532.575 el pasado 2009, lo que supone un crecimiento del 7,44% (36.885 personas), por lo que se puede observar el importante peso de la inmigración en el crecimiento poblacional.

En relación al balance 2008-09, en Castilla y León sólo cinco provincias siguieron creciendo respecto al año anterior. De ellas, la que más creció fue Valladolid (3.556), seguida de Burgos (1.891), Salamanca (1.204), Segovia (955) y Soria (455). El 40% de los residentes en la Comunidad se concentran en León y Valladolid, que suman más de un millón de habitantes, mientras que el conjunto formado por Ávila, Palencia, Soria y Zamora no llega al 25%.

Resulta reseñable que entre las seis provincias españolas que perdieron población en 2008-09, cuatro son de la Comunidad (Zamora, Palencia, León y Ávila) y de ellas las tres primeras lo vienen haciendo en esta última década.


Fuente: Texto: R.A., El Día de Valladolid, 09-07-2010.