Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Movilidad > En los cinco primeros meses de este año, los nueve radares existentes han (...)

Radares y multas de tráfico

En los cinco primeros meses de este año, los nueve radares existentes han puesto 16.094 sanciones por exceso de velocidad

El Ayuntamiento pondrá en servicio en un mes tres nuevos radares fijos

Domingo 12 de septiembre de 2010 · 217 lecturas · rss article rubrique


¿Control del exceso de velocidad o afán recaudatorio en tiempos de crisis donde las arcas municipales ven reducir sus ingresos?

Sea como fuera, el Ayuntamiento de Valladolid ha informado de que en menos de un mes pondrá en marcha tres nuevos equipos electrónicos fijos capaces de ’cazar’ a aquellos conductores que superen el límite de velocidad permitido en algunos puntos de la capital, y que está fijado en 50 kilómetros por hora.

A la espera de la calibración por parte de la empresa que los tiene que revisar, los tres postes para los nuevos radades ya están instalados, de modo que en apenas 30 días los automovilistas tendrán que levantar el pie del acelerador en la subida de la calle Doctor Villacián (Parquesol), en el tránsito por la de Monasterio de San Lorenzo del Escorial (trasversal que cruza el barrio Villa del Prado), y en la Cañada Real (Covaresa).

En este último emplazamiento, los límites de velocidad están rebajados a menos de 50 kilómetros en algún tramo, y los vecinos habían solicitado al Ayuntamiento que tomase medidas para que no se corriera más ya que no existen semáforos desde Vallsur.

«Cuando se produzca la homologación, en un plazo de cuatro semanas, podrían estar ya funcionando estos tres equipos», indicaron fuentes municipales.
En los primeros cinco primeros meses de este año 2010, los nueve radares que están operativos actualmentes en la capital vallisoletana han sancionado en 16.094 ocasiones, algunas reincidentes. Esta cifra supone proporcionalmente un descenso de las multas que se registraron en el año 2009, cuya cifra global fue de 71.477. En ese periodo, los radares fijos y los equipos anti-semáforo en rojo detectaron una media de 214 turismos, lo que permitió al Consistorio ingresar seis millones de euros.

Este año, a la cabeza de los radares en los que más veces ha saltado el flash está el situado en el paseo de Isabel La Católica (4.703), seguido del radar de la avenida de Salamanca-El Palero (3.540), y del de García Morato (2.614).
A la cola de las infracciones registradas están el radar de la avenida de Burgos (46), el de Ciudad de la Habana (72) y el de Rondilla en la avenida de Santa Teresa (77).

Además de los radares fijos, el tránsito por la capital está vigilado por equipos que disparan la foto cuando el vehículo se salta el semáforo en rojo. En este caso, son siete las instalaciones que hay situadas en la carretera de Fuensaldaña, en la avenida de Salamanca (a la salida del nuevo túnel), en el paseo de Zorrilla (junto a García Morato), Plaza de Poniente, en calle Don Sancho, en la avenida de Soria y en el Paseo Juan Carlos I. Las multas en 2009 fueron 6.682.

Cerco en Parquesol

La instalación de dos de los tres nuevos radares en vías de acceso al barrio de Parquesol convierten a esta zona de la capital en un punto cercado por estos equipos. Muchos de los residentes en este barrio acceden a diario bien por Ciudad de la Habana, por Doctor Villacián o desde Villa del Prado.
Desde el Ayuntamiento se sostiene, sin embargo, que los equipos se instalan allí donde se ha comprobado que se supera la velocidad permitida, y donde los vecinos lo ha solicitado.

«En el radar de la subida a Parquesol se ha comprobado que la velocidad que se alcanza desde el puente del Corte Inglés es muy alta», dicen desde la Policía Municipal, que añaden que «lo mejor para no ser multado es respetar los límites que marcan las señales». Y en ese punto es de 50 kilómetros, pero hay conductores que llegan a 70.

¿Cuándo salta la foto?

Los equipos instalados para el control de la velocidad de los vehículos que circulan por la capital saltan cuando se rebasa ésta. Lo lógico es que ésta fuera coincidente con la velocidad marcada en la señal pero, según fuentes de la Policía Municipal, la normativa permite un margen de tolerancia y de error tanto del velocímetro del autómovil como del cinemómetro del radar que mide la misma.

Fuentes municipales eluden concretar a qué velocidad real puede saltar la foto ya que «si dijeramos que es a 55 o 57 kilómetros por hora, el conductor trataría de ir a ese límite»

Apuntan, sin embargo, que se acepta un más/menos de tres kilómetros a la hora para una velocidad permitida e inferior a 100 kilómetros por hora, lo que significa un margen mínimo para caer en la infracción.A los doce radares fijos que estarán en servicio próximamente se suman los tres equipos de vehículos móviles que multaron el pasado año a 2.806 vehículos en varios puntos de la capital.


Fuente: Texto: J. Moreno, Fotografía: Antonio Quintero, El Norte de Castilla, 11-09-2010.