Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > El TSJ anula el trámite urbanístico que permitió iniciar la construcción de (...)

Arroyo de la Encomienda

El TSJ anula el trámite urbanístico que permitió iniciar la construcción de Ikea

La sentencia no es firme y será recurrida por el Ayuntamiento de Arroyo, por lo que no se paralizarán las obras

Sábado 30 de octubre de 2010 · 87 lecturas · rss article rubrique


«Tranquilidad, calma y que nadie pierda los nervios porque esto es como una carrera de fondo.» Esa fue la receta que ayer trasladó el alcalde de Arroyo de la Encomienda, José Manuel Méndez, tras conocer la sentencia del Tribunal Superior de Justicia por la que anula la modificación del Plan General de Ordenación Urbana que permitía la construcción de Ikea y su centro comercial. La decisión da la razón a la Agrupación Vallisoletana de Comercio (Avadeco) y declara como nula de pleno derecho «la Orden de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León de 16 de abril de 2009 y el acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo de Valladolid de fecha 28 de octubre de 2008» por las que se aprobó la modificación puntual del PGOU en sus sectores 6 y 15 y que permitió la permuta de parcelas entre el Ayuntamiento y la familia Ibáñez, quienes posteriormente vendieron esos solares a Ikea.

Eso sí, de momento, no habrá que paralizar las obras de construcción del centro ya que la sentencia «no es firme y cabe recurso de casación ante la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo». Y eso es lo que hará el Ayuntamiento de Arroyo, tal y como confirmó su regidor después de reunirse ayer de urgencia en Junta de Portavoces a las nueve de la noche, así como la propia empresa del mueble. En cuanto a la Junta de Castilla y León, aunque no hay confirmación oficial, sí que todo apunta que se presentará en la causa.

En el encuentro estuvieron el resto de representantes municipales de la oposición en el Consistorio, Ismael Bosch (PSOE) y María Ángeles Cantalapiedra (PP), así como el portavoz de Independientes por Arroyo, José Manuel Barrio. En esa reunión todos los grupos firmaron un comunicado conjunto en el que reiteraron su «apoyo incondicional a la instalación de Ikea en el municipio, dado que consideramos que dicha instalación redunda en el beneficio, no solo de nuestros vecinos, sino también de todos los vallisoletanos y castellanos y leoneses». Asimismo anunciaron que antes de presentar el recurso «la Junta de Portavoces volverá a reunirse para realizar un estudio minucioso del mismo y del pertinente informe jurídico de la secretaría de este Ayuntamiento».

Allí comprobaran que la resolución judicial resalta que la modificación impugnada «infringe» lo dispuesto en el artículo 29.2.b del Decreto 194/2005 del Plan Regional de Ámbito Sectorial de Equipamiento Comercial de Castilla y León. Según la sentencia, «no se prevé una dotación de aparcamientos mínima, exclusivamente para estacionamiento público del establecimiento comercial y ubicada en un suelo de uso público cuyo dominio o posesión pertenezca al solicitante de la licencia comercial, ya que la parcela EQ-2 es un sistema general de titularidad municipal, por lo que el solicitante de la licencia comercial no tiene el dominio ni la posesión de ese suelo».

Esta afirmación del fallo sorprendió puesto que, algunas fuentes municipales, indicaron que «este tema se solucionó hace meses». De hecho, está previsto que la parcela para el aparcamiento, que constará de 3.900 plazas en una superficie de 130.000 metros cuadrados, tendrá la fórmula de «cesión demanial». Es decir, se construirá sobre una parcela municipal aunque la concesión para su explotación se concederá a la multinacional sueca. Eso sí, será gratuito y beneficiará también a los vecinos de la zona.

En la sentencia, además de las cuestiones técnicas de la modificación del plan urbanístico, hace también referencia al informe redactado por un perito judicial relativo a las «prescripciones establecidas por la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento». Es decir, todo lo referente a accesos al centro. En ese estudio se destaca que «no se ha valorado con el rigor necesario ni con los datos adecuados la circulación de vehículos de que se trata en el estudio de tráfico y que es de esperar que se produzcan notables embotellamientos, especialmente, en el nudo 128 de la A-62, donde confluye la VA-20 y el vial procedente del Parque Comercial». El alcalde de Arroyo ha negado en varias ocasiones estas circunstancias porque «no habrá retenciones con las carreteras de acceso que estamos haciendo».

Lo que sí que es cierto es que en esa zona aún falta que el Ayuntamiento de Zaratán realice una serie de modificaciones para que se pueda hacer el acceso tal y como el Ministerio de Fomento exigió a Ikea. Ese enlace lo costeará la propia empresa y transcurrirá paralelo a la Autovía de Castilla para enlazar a la altura de la rotonda de la salida 128. En ese lugar se construirá un enlace de cuatro carriles. Dos del Viario de Zaratán, que corren a cargo del propio Ayuntamiento de Arroyo, otro que llega de la Ronda Interior y un cuarto vial que realizará la compañía sueca.

LAS PARTES

Avadeco. La asociación de comerciantes considera que la modificación del Plan General de Ordenación Urbana en Arroyo vulneraba la legalidad, motivo por el que recurrió ante el Contencioso Administrativo el acuerdo del Ayuntamiento, que fue autorizado por la Junta.

Ayuntamiento. La institución gestó el cambio del PGOU para facilitar la llegada de la multinacional.

Junta de Castilla y León. El trámite urbanístico fue autorizado por la Consejería de Fomento.

Ikea. La multinacional sueca se considera ajena al conflicto y sostiene que ha seguido todos los trámites administrativos que le han requerido.

«El fallo no debe sorprender a nadie porque se conocían las irregularidades»

El fallo viene a dar la razón a la Agrupación Vallisoletana de Comercio, Avadeco, que ayer ya mostró su satisfacción por la decisión del Tribunal Superior de Justicia. «Estamos satisfechos porque nosotros peleamos para que se cumpla ley y para que haya una competencia sana. Los ayuntamientos y las multinacionales son los primeros que tienen que velar por que se cumpla ley», manifestó ayer el secretario de Avadeco. Luis del Hoyo aseveró que si la organización decidió recurrir es porque consideraba que la modificación del PGOU no se ajustaba a la legalidad, «y al final parece que estábamos en lo correcto».

Por el momento, Avadeco no ha hecho un análisis exhaustivo de hasta dónde podrían llegar las consecuencias del fallo, aunque los comerciantes consideran que incluso podría afectar a la licencia comercial que obtuvo la multinacional por parte de la Junta de Castilla y León.

Ante el anuncio del alcalde de Arroyo de la Encomienda sobre que presentará un recurso en el Tribunal Supremo, Del Hoyo recriminó ayer a José Manuel Méndez su actuación para desarrollar el centro comercial en la localidad. «El alcalde tendría que haber actuado de otra forma cuando ya le advertimos hace tiempo de que las cosas no se podían hacer así», añadió.

La Confederación Regional de Comercio, Conferco, también tiene recurrida la modificación del PGOU de Arroyo. Su vicepresidente, Carlos Sigüenza, defendió ayer que los comerciantes no son los culpables de lo que está sucediendo, «lo son quienes han incumplido la ley».

Desde esta organización, que ha caminado en todo el proceso de la mano de Avadeco, consideran que la licencia comercial también queda nula con esta decisión del TSJ ya que ésta se basa en el proceso urbanístico que ahora anulan los tribunales.

Conferco cree que este fallo no tendría que sorprender a nadie. Según el vicepresidente, la organización ha cumplido con su obligación, por un lado defender los intereses de los comerciantes y por otro, el cumplimiento de la ley. «Los que tienen que dar explicaciones son los que se han estado haciendo las fotos, los políticos que lo han permitido sabiendo que se estaba incumpliendo la legislación», remarcó.

Ante esta situación, Carlos Sigüenza pidió al alcalde que acate las leyes. «Yo entiendo que deben parar las obras, todo lo que se haga a partir de ahora ahí es nulo. Si no paran es su responsabilidad».

La sentencia también hace referencia a los problemas de tráfico y la incapacidad de asumirlo con los accesos previstos, algo que los comerciantes recuerdan han venido advirtiendo desde que se presentara el proyecto. Subrayan que el 95% de los clientes de InterIkea tendrá que acceder al complejo en coche o furgonetas, lo que supondría un tráfico que los peritos ya calificaron de excesivo.

Ikea confirma que seguirá con las obras porque ha cumplido todos los trámites

No fue un jarro de agua fría, pero casi. En el seno de la multinacional sueca, aún con la sonrisa en la boca tras el éxito de la inauguración de la tienda de Jerez esta misma semana, el rictus cambió al conocerse la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Esta sentencia no se esperaba, pero, de momento, no cambia los planes de la multinacional de abrir el ’cajón azul’ en Arroyo a finales de 2011. Fuentes de la compañía destacaron que «las obras no pararán y seguiremos con nuestro plan de trabajo», algo que sustentaron en que la «sentencia no es firme», así como en su «escrupuloso cumplimiento de toda la tramitación administrativa que se nos ha pedido en cada momento».

Respecto a la posibilidad de personarse en la causa esas mismas fuentes indicaron que «lo haremos», fundamentalmente porque aunque el auto judicial no compromete, en ninguna de sus líneas, el modo de actuar de la empresa del mueble de montaje, «sí somos parte interesada».

Mientras, desde la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León se mostró un «absoluto respeto» a la decisión del TSJ. A expensas de estudiar más al detalle la sentencia, fuentes de esta Consejería indicaron que «ahora es el Ayuntamiento el que tiene que cumplir la sentencia, aunque nosotros nos ponemos a su disposición en lo que estimen necesario para buscar alguna solución».

Las partes (Ayuntamiento, Ikea y Consejería de Fomento) disponen de un plazo de diez días para presentar el recurso a una sentencia que no es firme y que deberá dirimir el Tribunal Supremo. De momento, tanto el Ayuntamiento de Arroyo como la empresa seguirán adelante con las obras del complejo comercial, que está previsto que se abra a finales del próximo año, aunque los accesos estarán ejecutados antes.


Fuente: Texto: Francisco Izquierdo, Clara Saavedra, El Norte de Castilla, 30-10-2010.