Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Medio ambiente > Vivir con el ruido de una autovía en la ventana

Arroyo de la Encomienda

Vivir con el ruido de una autovía en la ventana

El Ayuntamiento de Arroyo continúa sin cumplir su promesa de instalar paneles acústicos para solucionar el problema de ruido de 300 vecinos que viven junto a la A-62

Lunes 7 de febrero de 2011 · 55 lecturas · rss article rubrique


Dormir se hace difícil para los adultos, pero los más pequeños tienen más problemas sobre todo a la hora de conciliar el sueño. No vale de nada acometer una obra para mejorar el sistema de aislamiento de las viviendas, ya que el ruido es «ensordecedor». Los vecinos de Arroyo de la Encomienda residentes en la calle Cárcaba no tienen más remedio que soportar el continuo ruido del paso de vehículo por la A-61 y ya no aguantan más.

«Llevamos desde el año 2005 con este problema y sabemos que la intención del alcalde, José Manuel Méndez, es no poner nunca las pantallas acústicas. Yo me he gasto unos 1.500 euros para insonorizar mi casa, pero no te queda más remedio, sobre todo en verano, que abrir las ventanas», manifestó el vecino de la calle Cárcaba Julio César García.

Y es que este asunto de los vecinos de esta calle en Arroyo Núcleo viene de largo. Ya desde el año 2005 el Ayuntamiento de la localidad manifestó su intención de colocar pantallas que mitigasen el ruido de los 40.000 vehículos diarios que pasan por la A-62 a diario.

El colectivo vecinal, compuesto por unas 300 personas que residen a escasos 50 metros de la autovía, tuvo que soportar «la mentira» por parte del Ayuntamiento de que iba a ser el Ministerio de Fomento la administración encargada de pagar el coste (aproximado de 300.000 euros) para la colocación de paneles acústicos, pero el Gobierno no es la administración competente, ya que los edificios se construyeron con posterioridad a la existencia de la infraestructura viaria.
Más adelante, el Ayuntamiento manifestó que ya había comprado las pantallas y que «las tenía guardadas en el almacén municipal, pero nunca las hemos visto y mucho menos se ha llegado a colocar», lamentó Julio César García.

Desde el Grupo Socialista en el Ayuntamiento consideran que no puede seguir sin atender esta necesidad, ya que la medida afectaría notablemente a las mejoras en las condiciones de vida de los arroyanos residentes en el entorno de la Calle Cárcaba.

Y es que algunos de los vecinos de esta calle están hartos de soportar el ruido constante. Calara muestra de ello es la aparición de varios carteles de se vende en las viviendas. «Cuando tienes niños no te queda más remedio que intentar ir a otro sitio. Al principio te gastar un dinero para insonorizar la vivienda, pero luego muchos vecinos no tienen más remedio que poner la casa en venta», apuntó García.


Fuente: Texto, Fotografía: J. Tajes, El Día de Valladolid, 07-02-2011.