Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Medio ambiente > Santovenia, Zaratán y Arroyo piden una solución al mal olor

Olores nauseabundos en el alfoz

Santovenia, Zaratán y Arroyo piden una solución al mal olor

Los vecinos de Zaratán se quejan airadamente del olor «nauseabundo» que se respira en el municipio que «ee mete en las casas de día y de noche; no hay manera de soportarlo»

Jueves 22 de septiembre de 2011 · 321 lecturas · rss article rubrique


La ciudad y varios pueblos del alfoz llevan soportando ya varios meses mal olor sobre todo a primeras horas de la mañana y por la noche tras caer el sol. Los municipios de Zaratan, Arroyo de la Encomienda y Santovenia pretenden que se ponga una solución. El Ayuntamiento de Valladolid es consciente de la situación y está intentando solventar el problema, aunque tiene claro que su procedencia no es el vertedero municipal. El concejal de Sostenibilidad y portavoz del PP, Jesús Enríquez, manifestó ayer que el problema viene de lejos, pero que no se puede achacar la procedencia de este mal olor registrado en la ciudad a un solo foco y mucho menos al vertedero.

Desde el Ayuntamiento se han realizado varias mediciones olfatométricas para estudiar la procedencia del tufo y se ha llegado a la conclusión de que el vertedero no era la causa. «Hemos realizado hasta un proceso de desolización del vertedero e incluso existen puertas en los pozos de vertido de residuos».

El responsable de Medio Ambiente del Consistorio vallisoletano manifestó que una de las causas de este mal olor es el arroyo paralelo al Camino Viejo de Zaratán junto a la Autovía de Castilla, ya que aquí desembocan las aguas fecales de Zaratán. «Ya llegamos a un acuerdo con el anterior equipo de Gobierno de la localidad para hacer un emisario que resuelva el problema». El responsable municipal no quiso dar una fecha para el comienzo de las obras, ya que tendrán que ser licitadas y financiadas por la Junta de Castilla y León. «Hemos mantenido una reunión con la Consejería y no tenemos ninguna queja porque, por el momento, han invertido ocho millones de euros para que los municipios de Laguna, Arroyo, Simancas y el propio Zaratán depuren sus aguas en la EDAR de Valladolid».

Otro de los posibles focos a los que Enríquez achaca el mal olor que, en numerosas ocasiones, inunda la ciudad es a los purines. «Hay varias explotaciones cerca de la capital y en algunas estaciones, con la extracción de los purines, se incrementa el mal olor».

Sin embargo, desde los ayuntamientos del alfoz no tienen tan clara la idea de que el vertedero no sea la causa principal de la peste que llega a la ciudad. Desde el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda manifestaron que se han recogido denuncias de vecinos que acuden a la Casa Consistorial para quejarse por el mal olor que se registra algunos días. Desde Zaratán, localidad que soporta los peores olores, lo tienen mucho más claro. El tufo proviene del vertedero de Valladolid. Es más, el Ayuntamiento encargó un estudio a una empresa externa para conocer de forma fehaciente la procedencia del olor y llegó a la conclusión de que era del basurero de Valladolid.

Por ello, el Ayuntamiento de Zaratán remitió un escrito al de Valladolid con fecha de noviembre de 2008 indicándole que se habían detectado desde hace ya un largo periodo de tiempo olores desagradables provocados por las instalaciones que el Ayuntamiento de Valladolid tiene ubicadas en una zona próxima al municipio y que conforman el Vertedero municipal de residuos sólidos urbanos. Además, se indicaba que desde Zaratán basándose en criterios técnicos se había observando que «la exposición es diaria, que la intensidad del olor es fuerte y desagradable y que este tufo está creando malestar entre los vecinos del municipio».

De esta forma, desde Zaratán se solicitó que se adopten por el Ayuntamiento de Valladolid las medidas correctoras y pertinentes en orden de conseguir una reducción significativa de los olores, y que se procediera a la realización de un estudio olfatométrico de la actividad desarrollada en el vertedero. «A día de hoy seguimos con el mismo olor», apuntan fuentes del Ayuntamiento de Zaratán.

Desde Santovenia de Pisuerga también se quejan de los malos olores que llegan «algunas mañanas». Pero en este caso tienen claro que el olor no procede del vertedero, sino de la fábrica de levaduras de Panibérica. «Estamos esperando una reunión con ellos para ver si es posible adoptar una solución que acabe con el olor», manifestó el alcalde del municipio, Germán Tejedor.

JPEG - 29.5 KB
Arroyo, junto al Recinto Ferial, donde Zaratán vierte sus aguas fecales. Fotografía: El Día de Valladolid

«Es una asquerosidad, huele fatal, sobre todo de noche»

Los vecinos de Zaratán se quejan airadamente del olor «nauseabundo» que se respira en el municipio que «ee mete en las casas de día y de noche; no hay manera de soportarlo»

Es un olor a mierda, como a basura, que se mete en las calles y se pasa muy mal». Así de contundentes se mostraban ayer los vecinos de Zaratán en referencia al mal olor que tienen que soportar casi a diario. Lo tienen bastante claro a la hora de apuntar la causa principal de este tufo; el Vertedero municipal de Valladolid. «Zaratán no tiene ningún problema con el olor. Aquí lo soportamos, pero lo provoca el Ayuntamiento de Valladolid con su vertedero. La Junta o quien sea tenía que aportar una solución», comentaba el vecino Juan Bautista.

Y es que los habitantes de Zaratan llevan ya mucho tiempo aguantando esta situación y están «un poco cansados» de tener que llegar a casa durante las noches de verano y soportar el mal olor existente en la zona. «Queremos una solución, la ponga el alcalde de ahora o el que sea», comentaba bastante enfadada la vecina Queti Verdejo.

Ahora que está a punto de terminar el verano, los vecinos han tenido que soportar olores «asquerosos, nauseabundos y pestilentes» tanto por las mañanas como por las tardes a última hora. Son los dos momentos del día cuando el hedor se hace más pronunciado. «No sé si es porque riegan el Vertedero o porque mueven las basuras, pero hay algunos momentos que no se pueden aguantar. En los meses de verano es un problema para todos porque casi no puedes estar en casa», afirmaba María Yolanda Martín.

Solventar el problema. El Ayuntamiento de Zaratán quiere solventar el problema e intentará concretar una posible solución el Consistorio vallisoletano para solucionar la llegada de tufos, aunque desde la capital afirman que este mal olor no se debe al vertedero municipal, lo que hace pensar que el problema puede tardar en solucionarse.

Por el momento, los vecinos no critican a las administraciones ni tampoco quieren buscar un culpable, pero este problema está creando un cierto malestar en los habitantes de Zaratán que ven como, un verano tras otro, tienen que soportar esta situación. «Se nota mucho en verano, pero también algo en invierno, se mete en las casas sobre todo por la noche, es una asquerosidad. Es como si removieran basura o algo así», aclaró Angélica Sánchez.

Sin embargo, los vecinos, aunque sí están de acuerdo en la procedencia del olor, no se ponen de acuerdo en la clase de peste que llega hasta el municipio. Algunos se decantan por un tufo a basura, mientras que otros lo hacen por un hedor de animales muertos. «Huele a cerdo o a vaca, es como un olor a animales muertos. En verano, parece un olor de esos», puntualizó Rosa Dorado.

En el caso de los vecinos del barrio de Parquesol, donde también se habían producido quejas por el mal olor existente, parece haberse solucionado. «No hemos percibido este mal olor desde hace tiempo. En la asociación no hemos comentado nada porque ahora no tenemos ese problema», manifestó la presidenta de la Asociación de Vecinos, Ciudad Parquesol, Josefina Alonso de Prada.

JPEG - 7.1 KB
A Zaratán llega un olor «nauseabundo» muchos días. Según los vecinos, procede del Vertedero de Valladolid. Fotografía: El Día de Valladolid.

Fuente: Texto, Fotografía, El Día de Valladolid, 22-09-2011.