Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Medio ambiente > La Fiscalía investiga el origen de los vertederos ilegales de Delicias y (...)

Vertederos ilegales

La Fiscalía investiga el origen de los vertederos ilegales de Delicias y Girón

Dos terrenos albergan toneladas de escombros y piezas del sector de la automoción

Lunes 12 de diciembre de 2011 · 53 lecturas · rss article rubrique


Las continuas quejas de los vecinos y las reiteradas publicaciones advirtiendo sobre la situación de dos terrenos convertidos en grandes escombreras ilegales en Delicias y al final del barrio Girón han dado por fin sus primeros frutos. La fiscal delegada de Medio Ambiente, Ana María Valle, acaba de ordenar la apertura de diligencias de oficio para investigar el origen e identificar a los responsables de los continuos vertidos de desechos de todo tipo en los terrenos del plan parcial La Florida y en un antiguo solar industrial situado justo detrás del hotel Conde Ansúrez.

La fiscal considera que, dado el origen de muchos de los vertidos -en su mayoría procedentes del sector de la automoción y de la construcción-, la actuación de las empresas y particulares responsables de los mismos pueden haber incurrido en un delito contra el medio ambiente y los recursos naturales, recogido en el artículo 328 del Código Penal y que conlleva penas de cinco a siete meses de prisión y cuantiosas sanciones económicas.

De ahí que ordenara de oficio la apertura de una investigación, que tendrá que llevar a cabo la Policía Nacional, el pasado 21 de noviembre a raíz de la publicación del último artículo sobre la existencia del vertedero situado entre la avenida de Gijón y la Ronda Oeste (A-62). Pero las pesquisas alcanzan también al mayor vertedero incontrolado de la ciudad, enclavado en los amplios terrenos del futuro plan parcial La Florida, entre el camino de Juana Jugan y la carretera de Segovia.

En este último punto, que se extiende sobre una superficie de 5,5 hectáreas, continúa creciendo el volumen de los vertidos desde la última vez que los operarios municipales y los propietarios de parte de los terrenos procedieran a su limpieza a mediados del año pasado. Aquello solo sirvió para maquillar una escombrera en la que ahora mismo se acumulan miles de toneladas de ruedas usadas, parachoques, lunas de vehículos, cascotes, muebles, bidones usados de aceite y toda una suerte de desechos más que convierten estos terrenos en el mayor mercadillo al aire libre de la ciudad para los buscadores de chatarra e, incluso, oportunistas en busca de material de la construcción.

Ayer mismo, al mediodía, coincidían en la escombrera dos chabolistas del cercano asentamiento de Juana Jugan con su vieja furgoneta y hasta tres hombres que rebuscaban en distintos puntos del vertedero en busca de algún objeto de valor. Ellos son los únicos que pueden sacar algún beneficio de este flagrante atentado contra el medio ambiente que crece a diario ante la mirada de las decenas de paseantes de Delicias que frecuentan este espacio que separa su barrio del Pinar de Jalón y la parte posterior de la urbanización del hospital Río Hortega.

Buena parte de los escombros se acumulan en torno a las dos únicas naves que siguen en uso al borde del canal, que ocupan sendos talleres ajenos a los vertidos, en los terrenos que ocupó en su día una empresa de desguaces. Su marcha hace más de un lustro supuso el nacimiento del basurero ilegal. «Aquí puedes ver casi a diario cómo descargan de todo, desde pequeños camiones y furgonetas», coinciden en señalar los habituales del entorno.

Materiales recurrentes

Algo más ’modesta’ es la otra escombrera situada al borde la avenida de Gijón, aunque quizás sea cuestión de tiempo que se ponga a la altura de la anterior. La falta de actividad en la mayoría de las naves situadas en la parte posterior del hotel ampara a los responsables de los vertidos de escombros, sobre todo, pero también de botellas de plástico, muebles y material, al igual que en La Florida, de la automoción.

Estos materiales son una constante en todos los vertederos de estas características diseminados por la ciudad. Dos de ellos desaparecieron en el último año y medio. El primero se encontraba en las inmediaciones del polígono industrial Casasola, en la carretera de Villabáñez, y el otro frente a la antigua planta de Coca-Cola, entre la avenida de Burgos y Puente Jardín. En el primero de los casos, al menos, fue el departamento municipal de Disciplina Urbanística el que ordenó su limpieza en mayo de 2010. Y así sigue, al menos, por el momento.

La Florida. El mayor vertedero de la ciudad se encuentra detrás del Benito Menni, entre el camino de Juana Jugan y la carretera de Segovia, en el plan La Florida.

Avenida de Gijón. Terrenos industriales situados detrás del hotel Conde Ansúrez, junto a la A-62.

Puente Jardín. El vertedero de la avenida de Burgos está ahora limpiado y su entrada cortada.

Los propietarios limpian y bloquean la entrada a la escombrera de Puente Jardín

Los propietarios de la escombrera ilegal surgida a finales del año pasado en los terrenos situados entre la avenida de Burgos y Puente Jardín, frente a la antigua fábrica de Coca-Cola, procedieron en las últimas semanas a retirar las toneladas de desperdicios acumuladas allí y, de paso, bloquearon con sendos montones de tierra la entrada de vehículos por el camino que recorre el solar del denominado ’Sector 5’.
En estos terrenos está prevista la construcción de 739 viviendas, el 10% de protección, para prolongar la línea de viviendas de La Victoria hasta la autovía de Palencia y unir así la avenida de Burgos con las viviendas de Puente Jardín.

El solar abandonado, y frecuentado por los vecinos del entorno como lugar de paseo, llegó a acumular a comienzos de año cientos de toneladas de desperdicios en las inmediaciones de una antigua edificación del Centro Reto utilizada en la actualidad como aparcamiento de un concesionario.


Fuente: Texto: J.S., Fotografía: , El Norte de Castilla, 12-12-2011.