Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Los pueblos del alfoz suman en diez años 40.831 vecinos, tantos como tiene (...)

La resaca del boom inmobiliario

Los pueblos del alfoz suman en diez años 40.831 vecinos, tantos como tiene Soria

La capital pierde 4.800 habitantes, la mayoría jóvenes, que disparan la población de Arroyo y Zaratán

Lunes 26 de diciembre de 2011 · 54 lecturas · rss article rubrique


Si el fenómeno comenzó ya en los últimos compases del siglo XX, ha sido durante este primer decenio del siglo XXI cuando se ha confirmado la tendencia y certificado la existencia de una creciente y pujante área metropolitana en el entorno de Valladolid. Durante la primera década de este siglo, entre 2001 y 2011, los municipios del alfoz han sumado 40.831 nuevos vecinos, una cifra que puesta en contexto es una barbaridad, puesto que supone la misma población que tiene, por ejemplo, Soria capital. Es más, en estas 16 localidades viven 95.220 personas (Ávila capital tiene 58.245 vecinos; Segovia, 55.748) lo que convierte a este conjunto de municipios en un gigante demográfico que busca y demanda nuevos servicios educativos, sociales y asistenciales.

De ahí, quizá, la reclamación de un organismo de cooperación intermunicipal que ha comenzado a dar sus primeros pasos (después de muchas trabas y desconfianzas, sobre todo por parte de la capital) y que busca una configuración para resolver problemas comunes, donde el transporte juega un papel trascendental.

Los políticos andan ahí enredados, en resolver una serie de problemas derivados de una creciente expansión de población en el entorno de la capital. La ciudad durante estos diez años ha perdido 4.856 vecinos. No parece una cifra significativa, a no ser que se tenga en cuenta a los que ha dejado de ganar., ya que ese incremento de cerca de 40.000 personas en el alfoz viene determinado por el hecho de que la mayor parte de empadronamientos en los pueblos cercanos a la capital ha venido de la mano de parejas jóvenes que han tenido sus hijos en esas localidades y no en la capital, que ve cómo su pirámide de población envejece.

Crecimiento porcentual

Los datos que acaba de hacer públicos el Instituto Nacional de Estadística están fechados a 1 de enero de 2011 y son lo que el Gobierno utiliza en todos los escritos y las convocatorias oficiales. Y estas cifras permiten comprobar cómo Arroyo (con el 254%) y Zaratán (con el 251%) encabezan la lista de los pueblos que, porcentualmente, más han incrementado su padrón. Arroyo ocupa además el primer puesto en la tabla de valores absolutos (10.376 nuevos residentes en el primer decenio del siglo XXI) y le sigue Laguna de Duero (4.523), La Cistérniga (4.069) y Zaratán (4.019).

Otros pueblos que han visto aumentar su población de forma significativa son Renedo (ha crecido el 172%), Villanubla (el 122%) y Boecillo (el 122%).

Los años de auge del ladrillo (sobre todo a principios de la década), el encarecimiento excesivo del metro cuadrado en la capital, un precio más accesible en el alfoz y una recuperación de los índices de natalidad (que en la década de 1990 tocaron suelo) han sido los principales argumentos que explican este desaforado crecimiento del alfoz.

Sin embargo, los datos del último año permiten comprobar cómo se ha producido una ralentización de este fenómeno. Y la explicación habría que buscarla precisamente en el otro lado de la balanza de los argumentos antes utilizados. O sea, un parón en el mercado del ladrillo, un creciente desempleo (los jóvenes retrasan aún más su salida del nido familiar) y un frenazo en la natalidad. En el conjunto de la provincia, Valladolid ha ganado vecinos.

En diez años, su población ha crecido el 7% ( de los 497.961 empadronados en 2001, a los 534.874 con los que se ha empezado este segundo decenio del siglo). Pero lo ha hecho gracias a este tirón del alfoz, ya que, si nos fijamos en la letra pequeña (la de los pueblos con menos habitantes) comprobamos que de las 225 localidades de la provincia vallisoletana, solo 72 (uno de cada tres pueblos) han ganado población. El resto ha visto cómo su padrón no dejaba de caer.


Fuente: Texto: Víctor M. Vela, Fotografía: Fran Jiménez, El Norte de Castilla, 26-12-2011.