Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Fomento endurece la ’ITV’ de viviendas y dobla el número de localidades (...)

ITE de viviendas

Fomento endurece la ’ITV’ de viviendas y dobla el número de localidades obligadas

Las inspecciones revisarán la seguridad y habitabilidad, fijarán las obras para subsanar las deficiencias detectadas y los propietarios deberán corregir los defectos en seis meses

Lunes 23 de abril de 2012 · 70 lecturas · rss article rubrique


La Consejería de Fomento y Medio Ambiente endurecerá el andamiaje legal que sustenta la Inspección Técnica de Construcciones, más conocida como ’ITV’ de edificios, para lo que tiene listo un decreto que modificará el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León. La nueva legislación casi dobla el número de municipios donde será obligatoria para inmuebles de más de 40 años y permitirá al inspector dictaminar en su informe las obras de conservación necesarias para garantizar la seguridad, salubridad y habitabilidad del parque inmobiliario de la Comunidad.

El departamento de Antonio Silván dio un impulso a estas inspecciones con la Ley de Derecho a la Vivienda de Castilla y León –aprobada en agosto de 2010-. Además, el anterior Ejecutivo socialista definió esta figura con carácter básico para toda España en el decreto de julio de 2011, que convertirá a partir de julio en obligatoria la inspección en los edificios con más de 50 años, situados en municipios de más de 25.000 habitantes. No obstante, la Comunidad se regirá por su normativa que es en general más exigente que la estatal.

En ese sentido, la regulación de Castilla y León plantea que las revisiones no se limiten a los edificios con usos residenciales, rebaja la edad máxima de las construcciones a 40 años, incluye la condición de la habitabilidad y la hace obligatoria en 101 municipios de la Comunidad, ya que incluye todos los que tienen más de 5.000 habitantes y las unidades con más de 1.000 habitantes situadas en áreas urbanas. Hasta ahora, la Junta sólo exigía estas revisiones en municipios mayores de 20.000 habitantes y los que disponían de PGOU (Plan General de Ordenación Urbana), por lo que sólo debían aplicarlo 60 ayuntamientos.

También, los municipios que lo consideren pueden acordar la obligatoriedad de las inspecciones, siguiendo el modelo planteado por la Consejería de Fomento, aunque se les impone un plazo de cuatro años para que las ’ITV’ se apliquen. Las segundas revisiones se llevarán a cabo a los diez años de las primeras en todos los casos.

Por tanto, los propietarios que deberán pasar las revisiones deben facilitar el trabajo a los inspectores, técnicos capacitados para dirigir la construcción que ahora inspeccionan. No obstante, pretende que se realicen como mínimo sobre una muestra representativa de los recintos de la construcción, es decir, la totalidad de las plantas baja, bajo rasante y bajo cubierta, y al menos el 50% del resto de la construcción. En los inmuebles en régimen de propiedad horizontal o complejo inmobiliario, la Junta acepta que las comunidades de vecinos actúen de forma autónoma.

Además, los que pasen la inspección deberán presentar el informe que elabore el técnico ante su ayuntamiento en el plazo de un mes. También, con la finalidad de controlar la aplicación y eficacia de la inspección, los gobiernos municipales podrán crear un registro de las construcciones obligadas a la misma, consultable en la página web municipal, en el que se reflejen las actuaciones realizadas. Fomento también ha regulado las posibilidades de actuación de los consistorios para que puedan ordenar inspecciones de oficio, que pagarán los propietarios de los edificios, y ejecuciones subsidiarias de las obras exigidas.
Inspecciones

La Consejería pretende que las inspecciones no sólo evalúen periódicamente el estado de conservación de las construcciones, su adecuación a las condiciones de seguridad, salubridad, habitabilidad, y el cumplimiento de los deberes de uso y dotación de servicios, sino que debe también determinarán las obras y trabajos necesarios para mantener los edificios en buenas condiciones. Además, se precisará el plazo en que deben acometerse las reformas planteadas.

De esta forma el técnico que realice la revisión, deberá reflejar en el informe que elabore el estado general de conservación, especialmente de elementos vinculados con la estructura y la cimentación, así como las fachadas exteriores, interiores y medianeras, y las cubiertas, azoteas, voladizos, marquesinas, antenas y demás elementos susceptibles de desprendimiento.

Puesto que la inspección tiene carácter visual, el informe resultante se referirá solo a los elementos de la construcción a los que el técnico haya tenido acceso, deberá revisar el cumplimiento, al menos documental, de las obligaciones sobre las instalaciones de protección contra incendios, aparatos elevadores y redes de saneamiento y distribución de agua, gas y energía eléctrica en baja tensión.

Además, la Junta quiere que los informes técnicos incluyan un calendario con los plazos para la ejecución de las obras y trabajos exigidos, aunque en su defecto éste será de seis meses. En el caso de las intervenciones de carácter urgente, la nueva normativa autonómica propone que se detallen aparte con su justificación y su propio plazo. También, serán revisados estos documentos en las segundas inspecciones –diez años-, así como las actuaciones acometidas.
Municipios

Respecto a los municipios en los que será obligatoria la inspección, además de los que tiene más de 5.000 habitantes, deberán pasarla los edificios que tengan más de 40 años de Arcos, Cardeñadijo, Ibeas de Juarros, Villagonzalo-Pedernales, Villalbilla de Burgos, Merindad de Río Ubierna y Alfoz de Quintanadueñas, en Burgos; Cuadros, Chozas de Abajo, Garrafe de Torío, Onzonilla, Santovenia de la Valdoncina, Sariegos, Valdefresno y Villaturiel, en León; Dueñas, Grijota, Magaz de Pisuerga y Villalobón, en Palencia; Aldeatejada, Cabrerizos, Calvarrasa de Abajo, Castellanos de Moriscos, Doñinos de Salamanca, Monterrubio de la Armuña y Terradillos, en Salamanca; Hontanares de Eresma, La Lastrilla, Otero de Herreros, Palazuelos de Eresma, Torrecaballeros, Valverde del Majano y San Cristóbal de Segovia, en la provincia segoviana.

En Soria, la obligación afectará a Golmayo; en Valladolid, a Aldeamayor de San Martín, Boecillo, Cabezón de Pisuerga, Cigales, Fuensaldaña, La Pedraja de Portillo, Renedo de Esgueva, Santovenia de Pisuerga, Valdestillas, Viana de Cega, Villanubla, Villanueva de Duero, y en Zamora, a Coreses, Morales del Vino y Villaralbo.

Según datos provisionales del Observatorio de la ITE (Inspecciones Técnicas de la Edificación), un proyecto nacional que desarrolla el Instituto de la Construcción de Castilla y León, de los 1.008 edificios que debían pasar la revisión en la Comunidad en 2011 –solo cuentan con reglamentos los municipios de León, Zamora, Salamanca, Valladolid, Ávila y Segovia- se tramitaron 713, lo que supone el 66 por ciento. De ellas, el 77 por ciento (546) fueron favorables y el resto contaron con un informa negativo (167).


Fuente: Texto: Ical, Diario de Valladolid-El Mundo, 21-04-2012.