Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Fracasa el plan inicial para ’enterrar’ el tren en Valladolid

Soterramiento del ferrocarril

Fracasa el plan inicial para ’enterrar’ el tren en Valladolid

Valladolid Alta Velocidad aprueba un plan de ajuste y licita un estudio inmobiliario para financiar las nuevas actuaciones

Viernes 18 de enero de 2013 · 213 lecturas · rss article rubrique


Fracasa el plan inicial para ’enterrar’ el tren en Valladolid

Valladolid Alta Velocidad aprueba un plan de ajuste y licita un estudio inmobiliario para financiar las nuevas actuaciones

Fuente: Texto, Fotografía: C. Arranz, Último Cero, 17-01-2013.


EL SOTERRAMIENTO SIGUE EN VÍA MUERTA Y SIN PLAZOS

La viabilidad del soterramiento se definirá con otra tasación del suelo

Una consultora realizará un estudio sobre el valor actual de los terrenos que se liberarán

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad acordó ayer en una reunión del Consejo de Administración encargar un estudio a una consultora externa para calcular cuál es el valor actual de los terrenos que se liberarán con el soterramiento. Esta empresa también determinará el mejor modo de sacarlos al mercado. Se trata de un asunto de vital importancia, puesto que la viabilidad del proyecto está inexorablemente ligada a las posibilidades de financiación. El plan económico y financiero de la Sociedad contaba con pagar el 60 o 70 por ciento de los 1.300 millones que cuesta la operación con la venta de estos terrenos, tal y como explicó ayer el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, al término de la reunión. En unos cuatro meses se prevé que esté listo el informe.

Aunque el valor de este terreno pudiera haber caído por la crisis, el alcalde, que compareció junto a Catalá y el consejero de Fomento, Antonio Silván, apuntó que la valoración que se hizo en época de bonanza fue «prudente» y rondaba el 70 por ciento del precio al que se estaba vendiendo en esa zona.
Además, dentro de esta política de ahorro, el Consejo de Administración aprobó una reducción del gasto que se sostiene en dos pilares: los salarios y el gasto de funcionamiento. En el primero concepto se ahorrará 160.000 euros al año (el 30 por ciento) después de que la Sociedad haya prescindido de Cayetano Roca como gerente, que cobraba 120.000 euros al año y tras haber aplicado recortes en otras retribuciones y estructura.

También caerá en 400.000 euros al año el gasto de funcionamiento. Se renunciará a la contratación de muchos servicios externos. Por ejemplo, el de asistencia jurídica, que pasará a asumir el mismo gabinete que asiste al Estado.

En términos globales, el millón de euros que gastaba al año la Sociedad quedará reducido a algo más de 500.000. «No se precisa una estructura tan costosa, hay que recordar que ese dinero sale de los impuestos de los ciudadanos», aseguró Catalá. Estas medidas ayudarán a paliar parte del «importante, aunque no preocupante, endeudamiento» de la Sociedad, en palabras del propio León de la Riva.

Por otro lado, el alcalde dijo que en ningún caso se contempla la reducción de los siete kilómetros de vía que está previsto soterrar. «Es nuestra responsabilidad saber cómo lo vamos a financiar», dijo.
En la reunión del Consejo de Administración de ayer también se constituyó una nueva Comisión Ejecutiva que asumirá las funciones que le sean delegadas por el propio Consejo.

El alcalde también destacó el margen de actuación que tiene la Sociedad, toda vez que hasta el año 2016 no habrá que reintegrar a los bancos nada de lo que han prestado. Además, León de la Riva dejó un recado a la oposición, que en reiteradas ocasiones le ha reclamado que mejore el estado del entorno de las vías en ciertos tramos. Según el regidor, «una cosa es que las tapias de Renfe tengan que estar decentes», un extremo al que no se opuso, y otra que se vayan a realizar grandes inversiones que caduquen a corto plazo por el propio soterramiento, algo que descartó.

Por su parte, Catalá incidió en que el soterramiento es un proyecto «tremendamente ambicioso». Un proyecto que parece reactivarse después de dos años sin que la Sociedad Alta Velocidad, en la que están integrados el Ministerio de Fomento, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento, se reuniera.
Por su parte, Silván señaló ayer que las decisiones tomadas por el Consejo de Administración de la Sociedad son «un ejercicio de responsabilidad», y destacó el «esfuerzo» que supone el plan de viabilidad. «No renunciamos al objetivo, pero el escenario va a mandar», agregó.

Ahora la pelota parece estar en el tejado de la tasadora, que en apenas unos meses determinará si la operación es viable tal y como estaba concebida hace años.

JPEG - 26 KB
De izquierda a derecha, Francisco Javier León de la Riva, Rafael Catalá y Antonio Silván. Jonathan Tajes.

Dos proyectos con total prioridad

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad se marca como objetivos preferentes la conexión de los talleres con el nudo norte y un ramal que una el desvío de mercancías con Renault

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad se ha marcado dos objetivos claros dentro de la nueva estrategia diseñada ayer. Uno de ellos es la conexión de los nuevos talleres de Renfe con el nudo norte. El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, fue claro. «Los vagones que haya que arreglar no van a llegar en helicóptero». Una operación que en un principio se iba a financiar con 16 millones que iba a adelantar la Sociedad, aunque finalmente ha sido el Ministerio de Fomento el que los ha pagado. «Eso nos ha permitido reprogramar el tramo sur», agregó el alcalde.

Está previsto que en verano de este año esté concluida esta obra, al igual que el complejo ferroviario del Páramo de San Isidro, cuyas instalaciones visitaron ayer el propio alcalde, el consejero de Fomento, Antonio Silván, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá.

Precisamente la reprogramación del tramo sur será la segunda prioridad, para dar servicio a la salida de los vehículos de Renault, en cuya distribución tiene mucho peso el ferrocarril. Así, el desvío de mercancias tendrá un ramal que podrá utilizar la multinacional francesa, que en la actualidad traslada los coches a través de la vía de Ariza (Ciudad de la Comunicación).

Este cambió hará posible la liberalización de los primeros 64.000 metros cuadrados de terreno edificable. Según el propio De la Riva, la mayoría de las viviendas que se construirán allá serán de protección oficial al entender la Sociedad que son las que mejor salida tienen en el mercado.

Catalá se refirió también a la reprogramación del tramo sur para dar servicio a Renault e incidió en que la política ferroviaria del Gobierno busca conectar personas, pero también «generar actividad económica», aunque no quiso dar plazos para el inicio del soterramiento de las vías de Ariza.

De hecho, no se ofreció ninguna estimación del plazo de inicio de las obras de soterramiento ni del valor actual que pudiera tener el terreno al haber encargado esa labor a una consultora, que también se encargará de informar sobre la mejor estrategia de venta.

Lo cierto es que esas obras dependerán de lo que diga dentro de unos meses la consultora. ¿Qué pasará si el precio es menor de lo esperado? Según Catalá, habrá que revisar el proyecto, pero es un escenario que todavía no se contempla. Parece claro es que las tres administraciones implicadas quieren tener muy bien atada la financiación de la operación antes de empezar a soterrar las vías del tren.

Fuente: Texto: Óscar Fraile, Fotografía: Jonathan Tajes, El Día de Valladolid, 18-01-2013.


Alta Velocidad encargará un estudio para conocer el valor del suelo y determinar el ritmo del soterramiento

Los primeros terrenos que saldrán al mercado serán los de Ariza, en Arco de Ladrillo

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad encargará de inmediato un plan de viabilidad para conocer la capacidad de absorción de las 6.000 viviendas del plan Rogers. Los resultados de ese informe, que se podría tener en un plazo de «tres o cuatro meses», determinarán el ritmo de venta de las parcelas y, con ello, el de la operación del túnel en su tramo urbano. De fechas para su inicio ni se preguntó.

A esta iniciativa se sumará, a finales de 2013, la obra para desviar los convoyes ferroviarios de Renault por la variante este de mercancías con el objetivo de levantar la vía de Ariza, en Ciudad de la Comunicación (Arco de Ladrillo), y liberar el suelo para la venta. Serán estos 64.000 metros cuadrados, con capacidad para un máximo de 611 viviendas, los primeros en salir al mercado. También a final de año se comenzará con la mudanza de los Talleres de Renfe al Páramo de San Isidro, unas instalaciones que han sido visitadas hoy por los socios del organismo.

El consejo de administración de la Sociedad Alta Velocidad, presidido por el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, también ha aprobado un plan de ahorro que suprime 160.000 euros en sueldos, entre ellos el del ex gerente, Cayetano Roca, y otros 400.000 en asesorías externas y gastos varios. Catalá aseguró que las administraciones públicas deben hacer un «ejercicio de responsabilidad» en estos tiempos de crisis para hacer obra en la medida en la que haya capacidad económica.

Preguntados por si existe un plan B sobre el soterramiento, como un posible acortamiento, el alcalde lo rechazó con rotundidad, mientras que el presidente del organismo acotó que si hay recursos se abordará «plenamente». Si no fuera así, no descarta «revisarlo». El coste de toda la operación ahora es de 1.300 millones de euros.

Respecto al crédito de 400 millones firmado con un sindicato bancario, Catalá ha asegurado que se mantiene el «’statu quo’» del acuerdo.

Alta Velocidad desviará los trenes de Renault para eliminar la vía de Ariza

La sociedad quiere liberar suelo para la venta en la Ciudad de la Comunicación

El consejo de administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad debatirá hoy la que podría ser la quinta obra de la operación del soterramiento. Está previsto que la Dirección General de Ferrocarriles presente en la _reunión la solución técnica para desviar hacia el nuevo complejo que se construye en el Páramo de San Isidro (futuros talleres de Renfe) los trenes de Renault que ahora utilizan la vía de Ariza.
Esto permitirá eliminar este lecho ferroviario del centro de la ciudad –paso a nivel de Argales, incluido– para liberar el suelo en la zona de Ciudad de la Comunicación y poder ponerlo a la venta cuando la sociedad lo considere oportuno. Fuentes consultadas explican que se trataría de empalmar la actual salida ferroviaria de la compañía del rombo con la parte sur del ‘by pass’. Se habilitaría una vía única, sin catenaria, que llevaría a los convoyes de tracción diesel con coches y piezas hasta el nuevo complejo. Desde allí, los trenes cogerían el ramal norte, ahora en construcción, para salir de la ciudad a la altura de Cabezón. La entrada a la fábrica de automóviles se haría en sentido inverso. Alta Velocidad estaría dispuesta a adelantar el dinero de esta obra provisional.

Las mismas fuentes explican que la ventaja para la operación es claras, ya que se sumarían nuevas piezas de terreno para venta a las que se liberen a finales de este año cuando la actividad de los talleres se traslade al nuevo enclave. En concreto en la zona de Ariza (Ciudad de la Comunicación) están previstas seis parcelas con capacidad para 611 viviendas (296 de ellas de protección) Estas parcelas se podrían comercializar junto con las otras 16 que saldrán en el entorno de la estación de Campo Grande.

Reevaluar el valor del suelo

¿Se sacará a la venta este año algún terreno? En principio parece que no. El propio alcalde, quien ayer reconoció que el proyecto en su tramo urbano permanece «parado», adelantó que en este 2013 se realizará un estudio para «reevaluar» el valor del suelo. «Si sacamos a la venta setenta hectáreas no las compraría nadie, por lo que el suelo que se saque debe ser selectivo, son las viviendas de protección las que pueden tener mejor salida», dijo.

Los técnicos dan por hecho que en el presente ejercicio ni se testará el mercado. La idea, avanzan, es encargar un estudio completo y serio sobre la capacidad de absorción de las 6.035 viviendas que contempla el Plan Rogers y a partir de ahí buscar compradores.

El plan de negocio de la operación del soterramiento preveía que en el presente año se vendiesen suelo por valor de 108 millones de euros. De estos ingresos, 65 millones eran para el sindicato bancario en concepto de amortización del crédito y los intereses del préstamo de 400 que concedió a la sociedad.

Ahora habrá que renegociar, aunque las mismas fuentes restan importancia a este cambio. De momento, argumentan, se han gastado en torno a los 200 millones del crédito y está contemplado que el 1 de enero de 2016 haya que devolver a las entidades 125 millones.

Fuente: Texto, El Norte de Castilla, 17-01-2013.