Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Movilidad > Propuesta de IU para desarrollar un plan de actuación en las vías de salida (...)

Movilidad

Propuesta de IU para desarrollar un plan de actuación en las vías de salida de la ciudad para garantizar la seguridad peatonal y ciclista

En las salidas de las carreteras de Valladolid, donde el coche manda, se desprecia la opción de caminar y pone en riesgo a quienes se aventuran a recorrerla a pie, es necesario reconvertir la situación

Lunes 26 de agosto de 2013 · 242 lecturas · rss article rubrique


AL CONSEJO MUNICIPAL DE MOVILIDAD DEL AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

Propuesta del Grupo Municipal de Izquierda Unida para desarrollar un plan de actuación en las vías de salida de la ciudad para garantizar la seguridad peatonal y ciclista

JPEG - 30.6 KB
Andando y en bici en la salida hacia León

El Plan tendría por objetivo fundamental la seguridad de los peatones que transitan por cualquiera de las vías del término municipal, pero sobre todo las del espacio periurbano. Que han de integrarse con la red peatonal diseñada para el ámbito urbano, pero su objeto es la franja urbano-rural que rodea a la ciudad. Hay que hacer constar que en todas las vías que se propone tratar en el Plan hay un buen número de personas que las recorren a pie. Y que hacerlo es además su derecho. Igualmente debe indicarse desde el principio que la mayor parte de ellas no son seguras (al menos el 35% peligrosas y el 30% muy peligrosas) para los modos peatonal y ciclista, pudiendo considerarse seguras solo una de cada cinco. Y en opinión de IU el modo peatonal debe ser el prioritario a la hora de organizar la movilidad en la ciudad y su término, ya que es el más ecológico, más barato, más sano y más justo de los distintos modos de movilidad.

IU ha recorrido las carreteras de salida de la ciudad, y analizado en ellas el trazado de las aceras, cuando lo hay; la presencia de recorridos peatonales en uno o dos lados de la vía, la forma de resolver los cruces. Ha comprobado la relación de cotas entre la calzada y sus márgenes; la anchura de las sendas peatonales, la presencia de objetos o elementos que reducen esa anchura funcional, el estado de conservación de las aceras y la presencia o ausencia de arbolado. La primera impresión de conjunto no es buena, en absoluto. Cuando hay aceras, en muchas ocasiones se cortan abruptamente, son intermitentes, en los cruces llevan muchas veces a rodeos tan desmesurados que desaniman de seguir en la ruta y dificultan la continuidad. Es muy frecuente la existencia de postes o elementos publicitarios, entre otros, que reducen hasta límites inadmisibles la latitud de las aceras, ya de por sí escueta. Muy pocas veces cuentan con arbolado y la conservación es, en muchos casos, altamente deficiente (incluso la maleza cubre a veces el arcén).

Se ha constatado la existencia de usos urbanos en el territorio que constituyen el origen o destino de viajes que, por las características de la población que acude o procede de ellos, difícilmente pueda asegurarse (aparte de que no conviene promoverlo) su acceso exclusivamente en coche. Centros como Equinoccio, Ikea o Río Shopping, los huertos de Inea, el PRAE, grupos de viviendas dispersos o núcleos de población amplios, áreas industriales, de talleres u oficinas, equipamientos de distinto tipo (incluso residencias de ancianos), atractivos paisajísticos, etc., constituyen focos de atracción o generación de viajes cuya importancia no puede eludirse.

IU ha recorrido las siguientes 20 vías, carreteras o caminos, de las que se exponen a continuación unas notas. Se ha realizado una clasificación atendiendo a cuatro situaciones: muy peligrosa, peligrosa, aceptable y otras que precisarían intervenciones menores.

1. Carretera de subida a Fuente Berrocal y La Galera, hacia Fuensaldaña (VA-900). La transitan numerosos peatones, sobre todo jóvenes (especialmente en fines de semana, también por la noche). Escasísimos márgenes, sin arcenes suficientes, en varios tramos con poca visibilidad, con biondas (aumentan el peligro). Concretamente, el tramo de poco más de un kilómetro que discurre entre el bar-restaurante La Palloza hasta el acceso al barrio (que comparte con el sector de La Galera) es extremadamente peligroso. Llegando a Fuente Berrocal hay una barandilla y una mínima acera (con las farolas sobre ella). [Muy peligrosa]

2. Carretera de León (Adanero-Gijón, N-601). Aceras intermitentes. Muchos tramos sin aceras de ningún tipo. Desde el tanatorio hacia el oeste, por ejemplo. Desde el cruce con la autovía hacia Valladolid hay vías de servicio sin un solo espacio para los peatones. Muchas actividades y naves en ambas márgenes. Algunos acceden a la zona de Equinoccio Park. En algún punto hay parches de acera justo a la altura de un paso de peatones (eso sí: con pavimento de botones). [Muy peligrosa]

3. Carretera a Zaratán VP-5801. Tiene aceras. Estrechas y sin árboles; pero correctas. [Aceptable]

4. Accesos hacia Ikea, prolongación de Manuel Jiménez Alfaro. Debe recordarse que IU apoyó en julio de 2011 un recurso del Ayuntamiento de Valladolid ante la Junta de Castilla y León. Y lo hizo precisamente para exigir que se cumpliese lo dispuesto en la Norma Técnica Urbanística sobre Equipamiento Comercial de Castilla y León (Decreto 28/2010), donde se establece que «la localización de grandes equipamientos comerciales (…) favorecerá pautas de movilidad sostenibles que prioricen efectivamente el transporte público y el acceso peatonal y ciclista»; y también (en su art. 7) que se deberá «priorizar de forma efectiva el acceso peatonal y ciclista, asegurando la conexión con las redes locales correspondientes». Pero tampoco son adecuados los accesos seguros para los peatones en el término de Valladolid. Un recorrido especialmente peligroso. [Muy peligrosa]

5. Avda. de Salamanca y salida hacia la A-62. Correcta para los peatones. Incluso en el término de Arroyo. [Aceptable]

6. Camino Viejo de Simancas. Una de las vías más peligrosas. Una vez superadas las aceras de Santa Ana, la carretera se vuelve especialmente insegura para los peatones. Y más aún cuando la crecida vegetación y el ensanchamiento reciente de las calzadas han dejado en precario a peatones y ciclistas que se dirigen hacia los huertos de ocio del Inea, por ejemplo. Hasta Santa Ana hay “rotos” y discontinuidades, pero en general hay aceras. Sin embargo, superado ese sector es un tramo peligroso. [Muy peligrosa]

7. Cañada de Puente Duero. Al PRAE no se puede acceder en bici en condiciones. Hay una carretera de dos carriles, y a pesar del ancho de la cañada, todo lo que no es calzada está descuidado. Hay una zona residencial. [Peligrosa]

8. Crtra. de Rueda CL-610. Pasada la ronda no tiene una buena solución para los peatones, y los vecinos de la zona y de otras próximas así lo indican. En el carril bici a Puente Duero hay tramos que deben obligatoriamente compartirse con los peatones, donde las bicis suelen ir deprisa (y por su ámbito). [Peligrosa]

9. Camino Vía del Pinar y prolongación de la calle Mirto, junto a la vía férrea. No parece problemática. [Aceptable]

10. Crtra. de Arca Real. No hay ningún tratamiento para peatones. Ni arcenes. Y eso que es una de las más apropiadas para bicis y andar. Al acercarse a la ciudad va mejorando (por ejemplo, a la altura de Indal. [Peligrosa]

11. Crtra. de Madrid N-601. No tiene ningún tratamiento para los peatones. Algunos tramos con movimiento peatonal, sin adecuación. [Peligrosa]

12. Crtra. de Segovia. A-601. Hay arcenes, pero los vehículos (como en la vía anterior) circulan muy deprisa. Están los polígonos industriales que generan movimiento. Y hay gente que accede a áreas residenciales andando. [Peligrosa]

13. Crtra. de Soria (A-11). Junto al polígono hay un área ajardinada con un paseo serpenteante. Pero al llegar a la Cistérniga se olvida la movilidad peatonal. Actualmente es una zona sometida a cambios por el acceso a los nuevos talleres. En el último tramo del acceso a la Cistérniga, último tramo: nada, unos simples arcenes. [Aceptable, en el término de Valladolid]

14. La prolongación de la calle Azalea tiene poco tránsito. Pero sin ningún cuidado peatonal. [Precisa intervenciones]

15. Crtra. de Villabáñez. Tampoco tiene ningún tratamiento peatonal. Ni siquiera arcenes suficientes. [Peligrosa]

16. Crtra. de Renedo y del Valle Esgueva VA-140. Otra de las más peligrosas. No tiene ni arcén ni nada. Una vez superada la ronda aumenta el peligro aún más, si cabe. Lleva a las instalaciones deportivas (del Ayuntamiento y Universidad) de Fuente de la Mora, y a áreas residenciales. [Muy peligrosa]

17. Crtra. de Santovenia y Cabezón (Avda. de Santander VA-113). Hay tramos con acera y otros sin acera. Vía transitada y peligrosa. Discurre junto al cementerio del Carmen, y está trazada sobre una vía pecuaria y por tanto tiene anchura más que suficiente. El problema deriva de la ausencia de tratamiento en muchos tramos. [Peligrosa]

18. Crtra. de acceso a la Overuela. Debe garantizarse la seguridad de peatones y ciclistas en el cuello de botella de la desembocadura del arroyo Berrocal. Se trata de uno de los puntos críticos de mayor inseguridad vial de todo el término, en el que se debe actuar con la máxima urgencia. El área de actuación es una zona constreñida entre el Canal de Castilla y el río Pisuerga, y un poco más allá por la propia N-620. El único acceso viable hacia La Overuela se concentra en ese paso, entre fuertes taludes con alineaciones de alisos, que en realidad es el propio camino de sirga del canal, convertido aquí en carretera (con denominación de calle: Títulos), que pasa de contar con dos carriles rodados y uno ciclista a tener un único carril de 4 metros entre biondas para coches, camiones, peatones y ciclistas. Con el agravante de que los semáforos que regulan el paso están bastante alejados, y que al abrirse acentúan la sensación de dominio del espacio y consecuente peligro. Podría llevarse a cabo una solución sencilla y no muy costosa que ya se diseñó hace algunos años, aunque no ha llegado a materializarse, y que resolvería la seguridad. Consiste en anexar una banda en voladizo sobre el talud, de 1,20 metros de anchura, protegida, en el tramo crítico, de forma que se ajustase el ancho y el trazado de la calzada rodada al pretil del puente (o paso, o alcantarilla, que también tiene esa denominación), corrigiendo levemente curva y contracurva. [Muy peligrosa]

19. Avenida y Crtra. de Burgos (N-620). Además de la vía de servicio hay una pequeña acera. Con muchas discontinuidades. Desde el cruce con la ronda, nada. El acceso al Berrocal industrial es muy peligroso. (La ronda VA-20 cuenta con arcén). [Precisa intervenciones]

20. Vía hacia Fuente Berrocal desde Industrial Berrocal. El tramo del polígono con aceras. El tramo de enlace con el área residencial, sin tratamiento. [Precisa intervenciones]

Sobre varios de estos lugares IU ya ha presentado (en algunos casos reiteradamente) propuestas de actuación. Por ejemplo, sobre los accesos a Fuente Berrocal, el 22 de septiembre de 2011; los accesos a Ikea, el 23 de octubre de 2012; sobre el camino Viejo de Simancas, el 16 de diciembre de 2012 (2ª solicitud); sobre los accesos a La Overuela, el 24 de enero de 2013; etc. Ahora se plantea una intervención global.

La propuesta se organizará en los siguientes ocho apartados. 1) El objetivo fundamental es la seguridad de los peatones que puedan transitar por las vías citadas y por todo el territorio municipal de Valladolid. En segundo lugar, la seguridad de los ciclistas. 2) El Plan lo realizará el Ayuntamiento, con sus propios medios. Pero colaborará con la CUVA (Comunidad Urbana de Valladolid), ya que tiene evidentes implicaciones en la ordenación de la movilidad en los municipios de los alrededores. 3) Se trata de prever una actuación completa sobre el territorio a medio plazo, estructurando los recorridos peatonales seguros y amables en todo el ámbito (pueden tomarse como modelo intervenciones de este tipo en algunas ciudades centroeuropeas), pero inmediata en las vías más peligrosas. Al menos en las carreteras de Fuensaldaña y León, accesos a Ikea, Camino Viejo de Simancas, carretera de Renedo y acceso a La Overuela.

4) Las intervenciones no serán necesariamente costosas. Se puede actuar sobre calzadas y arcenes existentes, sin que en una primera fase haya que llegar a urbanizar aceras. Y en las zonas en que no existe, situar el nuevo recorrido en bandas ya definidas (arcenes, medianas, etc.). 5) Se fijarán etapas y plazos, cuantificando las actuaciones (longitudes y superficies, cantidad de arbolado, etc.). 6) La financiación correrá a cargo, en primer término, del Ayuntamiento de Valladolid, reduciendo las intervenciones en urbanización y mejoras de las calzadas para vehículos y ampliando las del modo peatonal. partida destinada a conservación y reforma de calles y otros espacios públicos”, que gestiona la Gerencia de Urbanismo. Y se buscará, con argumentos similares, ayudas de la Junta de Castilla y León (no sólo de movilidad, detrayendo inversiones para el tráfico rodado; sino también de Medio Ambiente o de Seguridad). 7) El Plan deberá ser, obviamente, coherente con el Plan General de Ordenación Urbana y con el PIMUVA (Plan Integral de Movilidad Urbana), pero no se reduce a ellos, y tiene su propia especificidad y matices. 8) Se presentará al Consejo Municipal de Movilidad, y se contará con las opiniones y colaboración de las asociaciones integradas en él.

En las salidas de las carreteras de Valladolid, donde el coche manda, se desprecia la opción de caminar y pone en riesgo a quienes se aventuran a recorrerla a pie, es necesario reconvertir la situación.

Valladolid, 26 de agosto de 2013

Grupo Municipal de Izquierda Unida

Portafolio