Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Instituciones y gobierno local > 10 años del PP en la Alcaldía de Valladolid: situación de los barrios de la (...)

Revista de Prensa. El Norte de Castilla. Una década de gobierno municipal del PP

10 años del PP en la Alcaldía de Valladolid: situación de los barrios de la ciudad

Jueves 26 de mayo de 2005 · 2720 lecturas · rss article rubrique


LAS VILLAS
La plaza que nunca llega

Esperan desde hace 25 años una plaza en la explanada del barrio con zona dotacional y tampoco han visto resueltas sus peticiones de reforma de las calles Villavaquerín, Villafuerte, Villafrechós, Villardefrades..., según recuerda Concepción García, presidenta de La Paz. «Estamos un poco abandonados. Les pongo un uno sobre diez por poner algo», recalca la responsable vecinal de una zona que, respecto a dotaciones, tira de sus vecinos y jóvenes barrios de Covaresa y Parque Alameda.

LA VICTORIA
Diez años de incumplimientos

José Luis Díez, presidente de la Asociación Los Comuneros, es contundente: «Han sido diez años de promesas incumplidas, el barrio está donde estaba». A su juicio, los diferentes equipos de León de la Riva se han preocupado «muy poco» por La Victoria en la que residen 15.800 vallisoletanos. «Del proyecto para adecentar el canal nada, Fuente El Sol se degrada, no se han hecho unos viales para dar salida del barrio hacia la avenida de Burgos, desaparece la única residencia municipal de ancianos, hay un silencio total de alcalde respecto al centro de salud después de que la Junta le haya devuelto la parcela, la ampliación de la escuela el Principito llega después de diez años, continúa el abandono de solares sin edificar...», relata Díez. Con este extenso listado la nota a la gestión no puede ser muy alta. Los Comuneros denuncian además la absoluta falta de atención de Auvasa a su petición de un línea directa que conecte este barrio con el centro de especialidades de Arturo Eyries, así como el nulo...

PAJARILLOS
Objetivo, la regeneración

El hito: la desaparición del Poblado de La Esperanza, supermercado de la droga en la región, y la trampa: el realojo ’a escondidas’ de cuatro familias del clan de los Monchines, un regalo que dejó en el barrio el rastro del narcotráfico. María José Larena, presidenta de La Unión, apuesta como profesora por la «evaluación continua» y evita dar nota final a diez años de gestión de León de la Riva. «No podemos negar que se han hecho cosas como el centro cívico integrado zona este, el arreglo de calles, las márgenes de la Esgueva...», reconoce para poner ’peros’ a la apuesta popular por el desarrollo de la ciudad hacia el sur y la inversiones con cuentagotas durante mucho tiempo en el este de la capital. Sin olvidarse de los flecos pendientes-solarium de la piscina o centro de mayores definitivo- Pajarillos prefiere ahora mirar al futuro. «Nos preocupa qué se va a hacer en los terrenos liberados con el soterramiento, no queremos que una vía para el tráfico se convierta en una nueva barrera y creemos que un edificio emblemático como un palacio de congresos dinamizaría la vida de este barrio», añade. Este proyecto y la rehabilitación integral, con derribo incluido, de la barriada del 29 de Octubre se colocan en el punto de mira de unos vecinos que quieren descolgar de la zona cartel de marginal que siempre les ha acompañado. «Nos oponemos a que esta zona se recargue con más viviendas sociales, más cuando el nuevo plan parcial del Campo de Tiro está ayudando a regenerar la población de Pajarillos», advierte. Larena echa en falta fluidez en las relaciones con el equipo de gobierno y lamenta este «gran déficit de participación». «Un ejemplo es ese gran proyecto que el alcalde ha anunciado para la zona este, sería importante que la información llegase a los residentes», subraya. En contacto con la oposición, la portavoz vecinal no niega que algunas veces se han sentido solos y que en ocasiones hubiese hecho falta «mayor presión» por parte de los que controlan a los que gobiernan.

SAN ISIDRO
Un barrio que pide el reconocimiento

Lamentan que el alcalde no haya accedido aún a celebrar un concejo abierto en San Isidro, un barrio que reclama su personalidad propia y que asegura que el trabajo de León de la Riva en su zona es «manifiestamente mejorable». «Como aspectos positivos se puede destacar el arreglo de la calle Cigüeña, el centro integrado zona este, aunque falta el centro de mayores y el solarium», apunta Julián Rodríguez, presidente de la asociación El Páramo, quien reclama la remodelación del Grupo Ibáñez de viviendas, la construcción de un aparcamiento subterráneo y mayor atención en todos los sentidos al aluvión de población inmigrante que está llegando al barrio.

PINAR DE ANTEQUERA
Unidos contra el ’by-pass’

La lucha del alcalde contra el trazado de mercancías paralelo a la Ronda Exterior Sur ha unido al equipo de gobierno popular con los vecinos del Pinar de Antequera. «El barrio ha ido a mejor con el asfaltado de calles y la reforma de las redes de alcantarillado», señala Yolanda Martínez. Los compromisos para urbanizar una plaza en la confluencia de las calles Avellano y Resina y para pacificar el tráfico con ’guardias tumbados’ en algunas vías salen de un reciente concejo abierto en que la sintonía del Pinar con el regidor fue alta. La nota, un ocho. Pendiente, la mejora del servicio de Correros y la protección del paso a nivel y del apeadero, que aunque no es competencia municipal, contará con apoyo del Consistorio.

LAS FLORES
Del ostracismo a las expectativas

«La culpa del atraso del barrio no es solo del PP, viene del equipo municipal del PSOE», señala Ángel Centeno, portavoz de la asociación de vecinos Los Almendros. Sumidos en el ostracismo durante años, en Las Flores son todo expectativas, más cuando en el siglo XXI un tercio de las viviendas sigue saneando en fosas sépticas y parte de su callejero continua sin urbanizar. «Tenemos unas carencias muy grandes, pero ahora el diálogo es fluido», añade el representante vecinal. El anuncio del arreglo del Camino de Hornillos para soterrar redes de desagüe y el proyecto para rehabilitar las viviendas de la calle La Flor -en seis casas viven 250 personas de etnia gitana- ha devuelto la confianza a un barrio que carece de mucho. La expansión de esta área con los planes parciales de La Silleta y Ciudad Jardín no han ido de la mano del desarrollo de Las Flores que pide dotaciones sociales y para la juventud, que se complete el parque y que se de una solución a las familias que viven en condiciones infrahumanas. «La nota un seis, aunque no es definitiva», acota Centeno, quien añade como problema nuevo el proyecto para ubicar un centro de descontaminación de automóviles «pared con pared» con casas de residentes. Por supuesto, se oponen.

PILARICA
Remates de obras del PSOE

«Lo que se ha hecho son remates de obras que inició el PSOE, porque al equipo del PP se le ha pedido la rehabilitación del casco antiguo de Pilarica y no ha habido nada», señala el presidente de la asociación El Pilar, José Antonio Sanz. La reforma de esta zona, con casas molineras y calles estrechas, es una de las principales peticiones de este barrio que confía en que la desaparición de las vías acabe cuanto antes con su aislamiento. «Queremos que lo que se haga en un futuro sirva para unir y no sea un vial de tráfico con ocho carriles y coches a 60 kilómetros por hora», destaca. La conversión de parte de su callejero - Pilarica, Julián Humanes, Puente La Reina y las transversales- en una zona semipeatonal se añade a la lista de reclamaciones.

GIRÓN
Regeneración espontánea

Lucharon por lo que consideraron justo y ganaron la batalla con todos los partidos enfrente. El barrio de Girón, que este año cumple su cincuenta aniversario, se opuso al centro de atención a indomiciliados proyectado por Cruz Roja, quizá porque no quería perder la oportunidad de una regeneración social espontánea que le ha ayudado a quitarse el apodo de suburbio. «Flojito de inversiones», como destaca el presidente de Valle de Olid, Miguel Fernández, este pequeño pueblo dentro de la ciudad mantiene sus reivindicaciones «desde tiempos inmemoriales». Un proyecto para recuperar el Cine Castilla, la creación de una zona verde en el Cerro de las Contiendas -«los que se ha hecho hasta ahora ha sido para vender mejor en Villa del Prado»-, el arreglo de las escaleras que conectan varias calles, ahora «en estado deplorable», y un mayor control del tráfico, mediante bandas sonoras, son algunas de las peticiones nunca atendidas. Miguel Hernández recuerda también la obligación de los servicios sociales de ejercer una vigilancia sobre las familias realojadas en el barrio para evitar focos de conflicto y considera que es hora de que Agualid revise las redes de saneamiento de un barrio que ahora se mantiene gracias a sí mismo y a una importante regeneración del vecindario que ha devuelto la vida a Girón.

HUERTA DEL REY
Mejoras con obras sin ejecutar

Aún recuerdan los sonados conflictos con el ex concejal de Participación Ciudadana, Antonio San José, cuando les echó del centro cívico. «El barrio en líneas generales ha mejorado, pero no mucho», señala José Luis Alonso, presidente de la asociación de vecinos Pisuerga. La desaparición del tendido de alta tensión de La Olma que atravesaba el barrio y el arreglo de las riberas forman parte del haber del equipo de León de la Riva, que aún debe al barrio el traslado del área de limpieza, un centro cívico y un centro de mayores. En Huerta del Rey saludan también la ansiada reforma de la avenida de Salamanca, con carril-bici incluido, y censuran la paralización de la conversión del Cerro de Las Contiendas en parque de recreo. «Podríamos darle un 4,8 y respecto a la oposición sí que han estado atentos a nuestros problemas, pero creo que les falta gancho», subraya el presidente, quien reconoce que León de la Riva «es una persona que trabaja, aunque se equivoque en ocasiones».

PARQUESOL
Una lista de la que se tacha poco

«Tengo una lista y la verdad es que poco tacho en ella». Manuela Corral, presidenta de la asociación de vecinos Ciudad Parquesol, considera que ya es hora de que se deje de ver esta zona como un barrio nuevo y que haya una inyección de inversiones. Entre las necesidades acuciantes, la responsable vecinal señala una línea de autobús que conecte directamente el barrio con el Río Hortega, un centro cívico más amplio y una apuesta por la reforma de calles y el cuidado de jardines que llevan «mucho tiempo sin tocarse». Asimismo, el local utilizado por los ancianos en Juan García Hortelano se ha quedado pequeño y son necesarias pistas deportivas y de ’skate’ ante la gran densidad de población infantil y juvenil. Parquesol, antaño sin problemas de aparcamiento, sufre ya dificultades importantes para encontrar plazas en superficie y sufre el tráfico «caótico» sobre todo en Doctor Villacián, según señala Manuela Corral.

FUENTE BERROCAL
Buenas relaciones y temas por resolver

Mayor frecuencia de autobuses, una mejora en la recogida de la basura, una acera para peatones que una la capital con la urbanización, la señalización de las calles interiores del barrio residencial y una nueva ubicación para la fábrica de Lingotes para evitar las molestias de ruidos y olores que genera la planta son algunos de los temas pendientes que los habitantes de Fuente Berrocal tienen con el Ayuntamiento. A punto de que el Consistorio reciba de las promotoras esta zona para la gestión municipal, Francisco Padrón, secretario de la asociación de vecinos, valora positivamente el trato con el equipo de gobierno de León de la Riva.

LA OVERUELA
Expansión muy limitada

«Muy poco o nada se ha hecho en La Overuela». En la asociación de vecinos están acostumbrados «a recibir largas», como señala Luis Martín. «El mayor problema es el autobús, porque tenemos uno cada hora y hemos pedido que se aumente la frecuencia a treinta minutos», subraya. Ahora los residentes tiran del coche para llegar hasta La Victoria y desde ahí se mueven hacia el centro con Auvasa. Además, las limitaciones legales que pesan sobre del suelo de La Overuela impiden aumentar el vecindario, algo muy necesario para que este barrio logre despegar. Por eso, desde la organización vecinal se pide la modificación del PGOU para que se despierte el interés de las promotoras y el barrio crezca no solo en habitantes sino en dotaciones. A la espera del acceso desde la autovía y de alguna infraestructura para los más jóvenes, la asociación pide el arreglo de calles y plazas y confía en que algún día funcionará el colector de aguas fecales -«ahora parece que somos los más guarros de Valladolid porque los vertidos van directos al río»- sobre el que «solo hay buenas palabras». «Hemos pensado en reclamar la tasa de saneamiento de los recibos del agua porque nosotros no recibimos ese servicio y, sin embargo, lo pagamos», afirma.

SAN PEDRO REGALADO
La campiña y la Ronda Norte

Esperan desde hace doce años que la campiña El Carmen, donde algunos conductores cambian el aceite del coche, se convierta en una zona de recreo y han reclamado el vallado de la Ronda Norte para evitar atropellos, mientras Junta y Ayuntamiento «se pasan la pelota». San Pedro Regalado da un aprobado al gobierno municipal al que sí reprocha el realojo de una familia «con la que lo estamos pagando, pero bien pagado», según recuerda Carlos Fernández, presidente de la asociación de vecinos. «El barrio estaba bastante arreglado ya con el gobierno de Bolaños», señala el portavoz vecinal, quien urge a finalizar el complejo deportivo de la calle Aguilera.

BARRIO ESPAÑA
Ni en los carteles del autobús

«Al PP le cayeron de rebote los fondos Urban y se han desaprovechado». Francisco Cáceres, responsable de la Asociación Unión Esgueva, considera que aquella importante partida económica solo sirvió para lavar la cara del barrio sin entrar de lleno a solucionar problemas sociales como el absentismo escolar, la falta de empleo y un largo etcétera en una zona con un buen número de población gitana. De aquello, solo quedan las casas de Gabarrón, que ahora presentan graves problemas que nadie quiere asumir. Por lo demás, Cáceres es tajante: «No ha habido ningún interés por este barrio en ninguna concejalía». El local de la asociación tiene goteras desde hace tres años, la unidad de ejecución 26, una explanada utilizada por los feriantes, sigue sin arreglarse y desde hace dos años esperan un cruce con semáforo en la confluencia de avenida de Santander con plaza de Cantabria. «Ni las peticiones mínimas se han atendido», señala el portavoz, quien pone un ejemplo gráfico de lo que consideran un abandono absoluto. «En la línea 2 de Auvasa no han querido poner que hace el recorrido Covaresa-Barrio España, solo figura Covaresa-Rondilla, hasta ese punto llegamos», lamenta Cáceres quien puntúa con un 0,5 la gestión del PP «por respeto a ese 0,5 de vecinos que les votan en este barrio».

PASEO DE ZORRILLA
Las molestias del ocio nocturno

«El avance ha sido nulo, continúan las molestias por ruido y las peleas en la zona de El Cuadro y aquí nadie se ha mojado», lamenta Antonio Presa, presidente de la asociación Ribera de Curtidores. La falta de mantenimiento tras la multimillonaria inversión en la recuperación de las riberas del Pisuerga -«están en estado deplorable»- y la ausencia de un centro para la abundante población mayor que habita en la zona son otras asignaturas sin aprobar. «El centro de acción social que nos corresponde está en San Agustín, las terrazas crecen como setas sin ningún control y García Morato sigue soportando un tráfico de 62.000 vehículos diarios, camiones incluidos, sin que se haga nada», relata Presa, que expresa su oposición a la construcción de un aparcamiento en el Paseo de Zorrilla, entre la calle Italia y García Morato, porque por la noche sobran plazas y los estudios técnicos, asegura, lo han desaconsejado.

HOSPITAL-SAN PEDRO
Sin actuar en las calles principales

«En diez años el balance de actuaciones ha sido pobre», subraya Mariano Torío, responsable de la asociación El Refugio. «Las aceras de las calles principales -Gondomar, Madre de Dios, Amor de Dios y Real de Burgos- continúan con una pavimentación tercermundista», añade Torío, quien recuerda que las pocas actuaciones se han centrado en el arreglo de la calle Doctor Morales y la plaza del Doctor Marañón. El listado de esta organización vecinal sigue vigente año tras año. Reclaman el arreglo del parque de la Avenida de Palencia y un centro para la tercera edad. «Por ejemplo este año no hay ninguna intervención prevista en el barrio y el pasado lo único que se hizo es arreglar unas filtraciones en las canchas deportivas de Romojaro porque estaban afectando a los garajes subterráneos», recuerda el presidente, quien propone, a quien competa, que el centro de salud de la calle Nuestra Señora no reúne las condiciones mínimas para atender a los pacientes.

SAN JUAN Y CIRCULAR
Avances a base de reivindicaciones

Rafael de Vega, responsable de la asociación de vecinos Bailarín Vicente Escudero, reconoce avances en la zona de San Juan, Circular y Vadillos donde, tras años de retrasos, ha visto la luz un flamante centro cívico, se ha llevado a cabo la urbanización de un número importante de calles y se ha habilitado la plaza de Danza como zona de recreo. Estos logros, que se han conseguido a base de la reivindicación continua, «forman parte de las obligaciones» políticas de gestión, donde De Vega ha echado en falta el diálogo y el escaso talante con los ciudadanos por parte del PP. El ejemplo más reciente, la construcción de un futuro aparcamiento en la plaza Circular, a pesar de las peticiones de los residentes para aplazar su excavación hasta que no se sepa si habrá espacio para los coches cuando las vías desaparezcan. La necesidad de un centro de día, para el que proponen la infrautilizada casa cuartel de la Guardia Civil, la falta de un polideportivo que de servicio a la población joven y acciones de integración para evitar que la llegada de inmigrantes a estos barrios pueda provocar conflictos son algunas de las reivindicaciones, que como subraya De Vega, con este equipo «hay que ir arañando, porque todo cuesta mucho».

CAÑO ARGALES
Escasez de dotaciones sociales

Carmen González es presidenta de la asociación de vecinos Caño Argales, que representa a las zonas de San Andrés y Campo Grande, además de ocupar la Presidencia de la Federación Antonio Machado. La necesidad de un centro de día para personas mayores se convierte en la principal petición de este barrio que espera también que el soterramiento sirva para liberar esta zona y se pueda ocupar parte del terreno con un centro cívico que acabe con las estrecheces de El Campillo. Como zona centro las mejoras son más notables, aunque en cuestiones sociales, Caño Argales suspende la gestión del gobierno popular. «La ciudad ha mejorado en general -reconoce- pero queda mucho por hacer».

CASCO HISTÓRICO
Divertirse sí, pero sin molestar

«Nos parece muy bien que la gente venga al centro a divertirse pero los bares deben cumplir la normativa del ruido y la policía deber controlarlo». Paula Raso, presidenta de la asociación de vecinos Calderón de la Barca, considera los excesos sonoros como uno de los problemas básicos del casco histórico, sobre todo en zonas como Cantarranas, Rúa Oscura o Macías Picavea. A esto añade la necesidad de ampliar los aparcamientos para seguir peatonalizando calles y una mayor agilidad en las obras de rehabilitación de los inmuebles para evitar que los solares y los edificios presenten un aspecto de abandono. Raso alaba la eficacia de los servicios de limpieza, pero cree que debe intensificarse la labor preventiva para que el vandalismo no estropee el escaparate de la capital. A su juicio, con la gestión del equipo de León de la Riva el centro ha ganado urbanísticamente.

RONDILLA
Del notable al suspenso

seguimiento de las familias realojadas en La Victoria que ya «han causado buenos problemas». «El PSOE nos escucha y nos apoya, pero es que la mayoría absoluta conduce al despotismo», subraya José Luis Díez.

En la Rondilla echan de menos a Alberto Gutiérrez y a Sumillera, dos concejales «con los que se podía hablar», recalca Rocío Matilla, presidenta de la Asociación Familiar Rondilla. De su época data la remodelación de las calles-patio del barrio y el inicio de las obras de ensanchamiento de aceras y obras fundamentales como el aparcamiento de la avenida de Palencia, entre otros, que liberaron a un buen número de vecinos de la tortura de buscar aparcamiento. Fue una etapa que valoran con un notable, a pesar de algunas declaraciones «alarmantes» del alcalde anunciando derribos de casas para el esponjamiento de este abigarrado barrio, unas palabras que frenaron un proyecto para abrir espacios públicos y buscar nuevas viviendas a los vecinos del único bloque que se iba a ver afectado. Aquellos años de entendimiento se han tornado en unas relaciones «agrias» con un equipo de gobierno «que nos niega la representatividad». El conflicto con la parcela de San Juan de la Cruz, que los residentes quieren para soterrar un estacionamiento y crear un centro de día, es el ejemplo de lo que Matilla define como «falta de talante». Con una calidad de vida aceptable, Rondilla mantiene abierta su lista de reivindicaciones: una escuela infantil para un barrio que crece al calor de la inmigración, una solución para el San Juan de la Cruz en la que no cabe el supermercado, más plazas de aparcamiento y mayor diálogo, algo que en la última legislatura, dicen, brilla por su ausencia.

PARQUE ALAMEDA
Pocas dotaciones sociales

«Si bien es cierto que se ha resuelto problemas puntuales, tampoco estamos muy contentos, porque la carencia de dotaciones sociales es absoluta». Jesús Carlos Revenga, presidente de la asociación de vecinos Parque Alameda, critica la escasa apuesta municipal por «un barrio joven que tiene que consolidarse». A la espera de un centro cívico y un polideportivo, que vienen de lejos, el responsable recuerda a los ediles del PP una petición que se va a convertir en antigua: la colocación de una malla de protección en la mediana del Paseo de Zorrilla y la ordenación con semáforos en los cruces de las calles Vega Sicilia con Vinos de la Ribera del Duero y en Vinos de Cigales con Vinos de Rueda. Revenga reitera también la necesidad de adelantar el servicio de autobuses en el barrio.

COVARESA
Acelerón tras el concejo abierto

La celebración de un concejo abierto el pasado mes de octubre ha supuesto un acelerón importante a las peticiones de un barrio que quiere ser visto como tal y no como una zona residencial o una ciudad dormitorio, según señala María de la Cruz Barredo, secretaria de Asoveco. «El Ayuntamiento sí está receptivo, luego que tarden más o menos es otra cosa», señala la portavoz, quien valora avances como la cesión de la parcela para el centro de salud, el arreglo del carril bici, la concesión de un local para la asociación y el anuncio del nuevo centro deportivo. Con un 23% de la población que no supera los 15 años, Asoveco espera que las parcelas dotacionales no queden en barbecho y se aprovechen para ubicar canchas deportivas e infraestructuras para los jóvenes, una población que requiere también un instituto, ya que el de El Pinarillo está saturado Al igual que el resto de los barrios del sur, el autobús, sigue siendo una asignatura sin aprobar. «Es necesario adelantar los horarios porque salen de aquí a las 7.15 horas y a mucha gente no le da tiempo a llegar a la hora a sus trabajos o a clase», señala la portavoz de la asociación.

LA RUBIA
Un infierno para aparcar

«Somos uno de los barrios que no tenemos mucho de que quejarnos porque se han ido haciendo cosas como el arreglo en de Doctor Moreno, la carretera de Rueda...». Mariano Asensio, presidente de la asociación Nuestra Señora del Rosario, señala las dificultades de aparcamiento como el problema más grave de La Rubia. Pendientes de un posible estacionamiento para residentes en la calle Corta, cuya construcción se resiente por litigios con la propiedad, los vecinos califican de imposible la tarea de encontrar un hueco para dejar el coche. Por lo demás, en la carpeta de pendientes queda la biblioteca del Matadero y el centro de día para ancianos, ahora provisional y sin buenas condiciones para atender a este colectivo.

BARRIO BELÉN
Poca atención municipal

«En diez años las inversiones han sido muy pocas, prácticamente se han arreglado cuatro calles y poco más». Isaac Cortijo, vicepresidente de la asociación 24 de Diciembre, reprocha al equipo de gobierno de León de la Riva la falta de atención sobre un barrio que va a rebufo. El arreglo de La Campa, unos terrenos en los que estaba previsto la construcción de dotaciones sociales y de jardines, se alza como unos de los incumplimientos del Ayuntamiento con este vecindario que ve como, disponiendo de terreno libre, carece de casi todo. Un local para la asociación «que no tenga ratas ni cucarachas» y un tratamiento de los futuros terrenos liberados que permitan acercar Belén a la ciudad son otras de las reivindicaciones de esta zona que busca la unión física con sus vecinos de Pilarica. «Es una de nuestras grandes luchas», señala Cortijo.

DELICIAS
Pendientes del soterramiento

A base de «erre que erre», como afirma Paco Capdepont, Delicias da un cinco y medio al trabajo del Consistorio en estos últimos diez años en los que el trabajo y la insistencia vecinal ha sido claves para lograr objetivos. El arreglo de buen número de calles - Caamaño, Vegafría, Tranque, Canarias o la plaza del Carmen- va cambiando poco a poco el diseño de este barrio obrero que ha mantenido un trato bueno con el Ayuntamiento, pero que está más que atento a la lista del debe. La necesidad de un nuevo centro para personas mayores y de dotaciones para los jóvenes, la segunda fase de reforma de Embajadores o la rehabilitación de la calle Clarencio Sanz son algunas de las reivindicaciones de una zona a la que le preocupa la creciente delincuencia en el barrio. «Estamos muchas horas al descubierto, sobre todos los fines de semana que compartimos un servicio de moto y una patrulla con Pajarillos», explica Capdepont. En Delicias, el soterramiento es también la esperanza. «Estamos hartos de pasar por los túneles». En la carpeta de pendientes la reforma del espacio L-12, en Arca Real, para la construcción de un aparcamiento subterráneo y una plaza en la superficie.

PUENTE DUERO
Posibilidades de crecimiento

«Nosotros estamos encantados de la vida, porque la verdad es que nos ha ido muy bien», señala el responsable de la asociación Nuestra Señora la Virgen del Duero, Juan Carlos Prieto. El plan para legalizar las viviendas sin licencia -el 50% de las casas de Puente Duero se levantaron sin autorización municipal- y una recalificación de suelo de rústico a urbanizable que permitirá construir 1.500 chalés en el barrio ha barrido temores y abren nuevas posibilidades de expansión. «Que nos gustaría tener autobuses cada media hora, pues sí, pero también sabemos que muchos viajarían vacíos», reconoce Prieto, quien da un notable alto a la gestión popular.


Fuente: Texto: El Norte de Castilla, 23-05-2005.