Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Frontal rechazo de la oposición a los criterios para revisar el (...)

Revisión del PGOU

Frontal rechazo de la oposición a los criterios para revisar el PGOU

“Nociva”, “inadecuada”, “irresponsable” y “hecha de la mano de los grandes promotores” son sólo algunas de las críticas

Jueves 31 de octubre de 2013 · 680 lecturas · rss article rubrique



Frontal rechazo de la oposición a los criterios para revisar el PGOU

“Nociva”, “inadecuada”, “irresponsable” y “hecha de la mano de los grandes promotores” son sólo algunas de las críticas

JPEG - 101.8 KB
Cristina Vidal, concejala de Urbanismo, durante un pleno. Foto: C. Arranz. Último Cero.

Fuente: Texto, Fotografía: Carlos Arranz, Último Cero, 31-10-2013.


COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL DE IZQUIERDA UNIDA

30 de octubre de 2013

IU considera alarmantes los criterios aprobados hoy en el Consejo de Urbanismo por mantener en lo fundamental el desdichado modelo de 2003

Consideran que se atienen en lo fundamental al modelo del PGOU de 2003, completamente inadecuado e incluso nocivo para las necesidades actuales de la población

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha votado en contra de los criterios para la Revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en el Consejo de la Gerencia de Urbanismo celebrado hoy, 30 de octubre de 2013, por considerar que se atienen en lo fundamental al modelo del PGOU de 2003, completamente inadecuado e incluso nocivo para las necesidades actuales de la población.

Ante la presencia del equipo redactor en el Consejo, IU ha pedido más información sobre los distintos capítulos contemplados en el documento de criterios, tras de lo cual entiende que, al margen de algunas propuestas valiosas (como por ejemplo las de las “puertas de la ciudad” –punto 4.1- o el sistema de espacios libres –punto 10-), sobre la mayor parte de los puntos del documento tiene una opinión negativa, y concretamente:

1. Se confirma la información que ya adelantó este Grupo Municipal hace meses, en el sentido de que se intentaría mantener como “planeamiento asumido” las áreas de suelo urbanizable que contasen con aprobación del plan parcial, que era precisamente lo que se planteaba por los propietarios de alguna “área homogénea” para intentar eludir la sentencia negativa de los tribunales. Es, por tanto, una propuesta hecha de la mano de los grandes promotores y propietarios de suelo de la ciudad, a quienes evidentemente beneficia. Las dos áreas que están en esa situación (“Prado Palacios”, al noroeste de la ciudad; y “Las Riberas“, al sur) suman más de 1.000 hectáreas de superficie y tienen capacidad para 23.000 nuevas viviendas.

2. Tampoco tiene ningún sentido que en las áreas de suelo urbanizable que, bajo ningún concepto, pueden esgrimir ningún “derecho adquirido” se plantee la ordenación de piezas de unas 50 hectáreas (cada una). Por ejemplo, Valdechivillas. Se incumple flagrantemente la legislación estatal de urbanismo, que ordena, sin excepción alguna, la necesidad de justificar los suelos urbanizables en función de las necesidades objetivas de la ciudad. Porque además a esos suelos hay que sumar los de los sectores que no son “áreas homogéneas” y aún no se han desarrollado: La Florida, por ejemplo.

3. Se va a modificar la ordenación de Palomares (sectores 48 y 49) sin que se haya dado ninguna explicación. No basta con que entre la Junta: ¿por qué se aprobó un plan que ahora se desecha? El Ayuntamiento sigue sin dar explicaciones de muchos de sus actos, especialmente los de contenido urbanístico.

4. Se sigue abriendo la mano para instalar nuevos centros comerciales (como si no hubiese suficientes) y nuevos aparcamientos rotatorios en el centro urbano o áreas congestionadas. La movilidad es básicamente la misma que la de 2003. Todas las infraestructuras de tráfico rodado previstas entonces se mantienen (a pesar del enorme coste que suponen, y que en estos momentos debe considerarse despilfarro).

5. El Plan Rogers se incorpora en el nuevo PGOU sin ningún ajuste, a pesar de que responde a unas circunstancias económicas radicalmente distintas, y que su viabilidad está en entredicho. No se prevé ninguna otra fórmula para poder llevarlo a cabo que la de una actualmente improbable venta de suelos.

6. No se dice nada sobre las previsiones de ampliación de las infraestructuras existentes que pudieran derivarse para la ciudad por esos suelos urbanizables (una preocupación que también ha mostrado el interventor).

7. No se plantea la utilización de los terrenos de instituciones públicas para el fomento del empleo, sino que simplemente se dice que deberán ser objeto de “regeneración integral”.

8. No se habla de ningún estudio económico que permita saber con qué parámetros se está trabajando. A pesar de que en estos momentos es esencial contar con la dimensión económica del planeamiento, no se justifica nada en este sentido entre los criterios aprobados.

9. El procedimiento seguido no es admisible. Un año después de la exposición del Avance se llevan ahora los criterios derivados de aquélla. Máxime cuando el desarrollo del plan estaba previsto en “14 meses”, y ni siquiera se ha contestado a los escritos presentados en la exposición del Avance. A partir de ahora, según la concejalía, deben contarse 5 meses para que el equipo redactor entregue el documento para aprobación inicial. Se está jugando con los plazos para buscar los que puedan ser electoralmente más favorables.


COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL SOCIALISTA

Valladolid, a 30 de octubre de 2013

El Grupo Socialista vota en contra del mantenimiento de las áreas homogéneas en el nuevo PGOU

Javier Izquierdo insiste en el incremento de la factura urbanística promoviendo esas áreas que el desarrollo demográfico de la ciudad no necesita

El Grupo Municipal Socialista votó hoy en contra del mantenimiento de las áreas homogéneas en el nuevo PGOU cuyos criterios generales, previos a la aprobación inicial que se producirá en el pleno del próximo día 8, se han discutido en la Comisión de Urbanismo.

El documento de criterios generales previo a la aprobación inicial que apunta las líneas que seguirá la modificación del Plan General de Ordenación Urbana, y que hoy se ha dado a conocer, consolida el modelo de áreas homogéneas, que una vez más, ha contado con el rechazo de los socialistas.

Desde el PSOE se insiste en argumentar que hay suelo más que suficiente dentro de las rondas para cubrir las necesidades del escenario demográfico en el que se mueve Valladolid.

Sin embargo, el documento plantea el mantenimiento de las áreas homogéneas AH7, Las Riberas (que ya tiene una sentencia en contra del TSJ), AH1 Prado Palacio (con una previsible sentencia en contra del TSJ por los mismo motivos que la anterior), AH6, Fuente Amarga, AH8, Los Argales, AH11, Prado Palacio Berrocal, AH12, La Varga- Berrocal, y la polémica AH10, Valdechivillas.

Para el portavoz socialista, Javier Izquierdo, “seguir adelante con este proyecto de extender la ciudad más allá de las rondas, a zonas que se encuentran a kilómetros del casco histórico, y en una cantidad de terreno que prácticamente iguala su extensión actual -3.895 hectáreas- es un ejercicio de clara irresponsabilidad”.

Estas nuevas áreas residenciales, reitera Izquierdo, supondrán un desencaje de una factura urbanística (el coste del mantenimiento de las zonas urbanizadas), que ya hoy se calcula en cerca de 130 millones de euros. Ampliar la ciudad en todas esas áreas, en opinión de Izquierdo, no responde al desarrollo demográfico actual de Valladolid y demuestra falta de perspectiva por parte de Javier León de la Riva.

En caso de avanzarse, finalmente, en la construcción de esas varias decenas de miles de viviendas, ubicadas tan lejos del centro, el Ayuntamiento debería hacer frente a nuevos gastos de urbanización y conservación de lo urbanizado, alumbrado público, transporte público, parques y jardines, limpieza, policía y bomberos, que rondan los 404 euros por habitante al año, o bien 1178 euros por hogar.

Doblar la superficie de Valladolid supondría, insiste, que también se doblen estos gastos, a los que habría que añadir el coste de los equipamientos: escuelas infantiles, centros cívicos, centros para personas mayores e instalaciones deportivas, lo que lleva, obviamente, a un peor funcionamiento de los servicios públicos, o bien a nuevos incrementos de impuestos, dado que no se prevé un crecimiento en consonancia de la población llamada a sostenerlos.

Se cumple ahora, precisamente un año de que el PSOE hiciera público un documento de sugerencias sobre el Avance de la modificación del PGOU en el que abogaba por una ciudad económicamente viable y ajustada a la población.

En su propuesta, el Grupo Socialista insistía en evitar la extensión de Valladolid en áreas homogéneas, primar la rehabilitación y renovación urbana y diseñar una movilidad desahogada, construyendo aparcamientos en la corona externa al casco histórico, para conseguir una ciudad compacta, en la que el tren desaparezca de superficie lo antes posible, y cuyo urbanismo esté en manos del Ayuntamiento, diseñado y dirigido por el interés público.

Ya en ese documento, el PSOE explicaba que la denominada “factura urbanística” supera, de promedio, anualmente, el 60% del presupuesto municipal, de forma que, cuanto más extensa sea la ciudad, más gastos generará, algo que parece ilógico teniendo en cuenta que hay en torno a 30.000 viviendas sin habitar en Valladolid.

“La prioridad”, concluye Izquierdo, “debe ser desarrollar y mejorar la ciudad ya existente, mientras no se incremente la población y, como dice el alcalde, los experimentos, con gaseosa”.


El PSOE e IU de Valladolid votan en contra de los criterios generales del PGOU porque "consolida las áreas homogéneas"

El Grupo Municipal Socialista y el de Izquierda Unida han votado este miércoles en contra del documento de criterios generales previo a la aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), debatido en la Comisión de Urbanismo, ya que considera que la modificación "consolida las áreas homogéneas".

En un comunicado recogido por Europa Press, el portavoz del Grupo Socialista, Javier Izquierdo, ha recalcado que "hay suelo más que suficiente dentro de las rondas para cubrir las necesidades del escenario demográfico en el que se mueve Valladolid".

Según el PSOE, el documento debatido este miércoles plantea el mantenimiento de las áreas homogéneas Las Riberas (AH-7), que como han recordado tiene una sentencia en contra del TSJCyL; Prado Palacio (AH-1), Fuente Amarga (AH-6), Los Argales (AH-8), La Varga-Berrocal (AH-12) y la "polémica" Valdechivillas (AH-10).

Sin embargo, la concejal de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Cristina Vidal, ha explicado que el documento sólo mantiene en términos similares las condiciones de tres de las áreas homogéneas (Las Riberas, Prado-Palacio Berrocal y Páramo de San Isidro), mientras que se dará más importancia al suelo industrial en otras siete y se desclasificará otras cinco.

En todo caso, para el portavoz socialista, Javier Izquierdo, "seguir adelante con este proyecto de extender la ciudad más allá de las rondas, a zonas que se encuentran a kilómetros del casco histórico, y en una cantidad de terreno que prácticamente iguala su extensión actual—3.895 hectáreas—" es "un ejercicio de clara irresponsabilidad".

Estas nuevas áreas residenciales, ha reiterado Izquierdo, supondrán un desencaje de una factura urbanística (el coste del mantenimiento de las zonas urbanizadas), que ya hoy se calcula en cerca de 130 millones de euros. Ampliar la ciudad en todas esas áreas, en opinión de Izquierdo, no responde al desarrollo demográfico actual de Valladolid y demuestra falta de perspectiva por parte de Javier León de la Riva.

En caso de avanzarse, finalmente, en la construcción de esas varias decenas de miles de viviendas, ubicadas lejos del centro, el Ayuntamiento "debería hacer frente a nuevos gastos de urbanización y conservación de lo urbanizado, alumbrado público, transporte público, parques y jardines, limpieza, policía y bomberos, que rondan los 404 euros por habitante al año, o bien 1.178 euros por hogar".

En definitiva, Izquierdo ha advertido de que doblar la superficie de Valladolid supondría, "que también se doblen estos gastos, a los que habría que añadir el coste de los equipamientos: escuelas infantiles, centros cívicos, centros para personas mayores e instalaciones deportivas, lo que lleva, obviamente, a un peor funcionamiento de los servicios públicos, o bien a nuevos incrementos de impuestos, dado que no se prevé un crecimiento en consonancia de la población llamada a sostenerlos".

El concejal ha recordado que se cumple ya un año de que el PSOE hiciera público un documento de sugerencias sobre el Avance de la modificación del PGOU en el que abogaba por una ciudad económicamente viable y ajustada a la población.

PRIMAR LA REHABILITACIÓN Y RENOVACIÓN URBANA

En su propuesta, el Grupo Socialista insistía en evitar la extensión de Valladolid en áreas homogéneas, primar la rehabilitación y renovación urbana y diseñar una movilidad desahogada, construyendo aparcamientos en la corona externa al casco histórico, para conseguir una ciudad compacta, en la que el tren desaparezca de superficie lo antes posible, y cuyo urbanismo esté en manos del Ayuntamiento, diseñado y dirigido por el interés público.

Ya en ese documento, el PSOE explicaba que la denominada "factura urbanística" supera, de promedio, anualmente, el 60% del presupuesto municipal, de forma que, cuanto más extensa sea la ciudad, más gastos generará, algo que parece ilógico teniendo en cuenta que hay en torno a 30.000 viviendas sin habitar en Valladolid.

Por su parte, el Grupo Municipal de Izquierda Unida ha lamentado que los criterios generales "se atienen en lo fundamental al modelo del PGOU de 2003, completamente inadecuado e incluso nocivo para las necesidades actuales de la población".

Ante la presencia del equipo redactor en el Consejo, IU ha pedido más información sobre los distintos capítulos contemplados en el documento de criterios, y, pese a que ha calificado de "valiosas" algunas propuestas como las denominadas ’puertas de la ciudad’ o el sistema de espacios libres, la mayor parte genera una opinión negativa.

Se han referido especialmente al mantenimiento como "planeamiento asumido" las áreas de suelo urbanizable que contasen con aprobación del plan parcial, que era precisamente lo que reclamaban, según IU, los propietarios de algún "área homogénea" para intentar eludir la sentencia negativa de los tribunales. Por lo tanto, creen que se trata de una propuesta "hecha de la mano de los grandes promotores y propietarios de suelo de la ciudad". Así, han recordado que dos de las áreas en esta situación, como Prado Palacio y Las Riberas suman más de 23.000 viviendas en sus previsiones.

Tampoco ven justificado que las áreas de suelo urbanizable puedan "esgrimir derechos adquirido", como en el caso de Valdechivillas, donde se conservarán 50 hectáreas urbanizables en lo que califican de "incumplimiento flagrante de la legislación estatal de urbanismo".

Además, han apuntado que a todos estos suelos urbanizables se debe sumar los sectores no desarrollados que no son áreas homogéneas, como La Florida.

También han advertido que se va a modificar la ordenación del sector de suelo industrial Palomares "sin que se haya dado ninguna explicación", más allá que la entrada de la Junta de Castilla y León en un proyecto de parque agroalimentario.

PLAN ROGERS

Del mismo modo, han citado que el Plan Rogers se incorpora en el nuevo PGOU "sin ningún ajuste", a pesar de que creen que responde a unas circunstancias económicas "radicalmente distintas", y que "su viabilidad está en entredicho", por lo que debería preverse otra fórmula para poder llevarlo a cabo si no se pueden vender los suelos.

También echan en falta referencias a las previsiones de ampliación de las infraestructuras existentes que pudieran derivarse para la ciudad por los suelos urbanizables, la utilización de los terrenos de instituciones públicas para el fomento del empleo reclamada por el Grupo de IU; así como un estudio económico que permitiera "saber con qué parámetros económicos se está trabajando".

Fuente: Texto, Diario de Valladolid, 30-10-2013.


La revisión del PGOU de Valladolid mantiene tres áreas homogéneas modifica siete y deja como suelo rústico otras cinco

El Consejo de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid se ha reunido esta mañana para aprobar, con los votos de los representantes del Grupo Popular, los criterios generales de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que modifica la concepción de las áreas homogéneas y sólo mantiene en las mismas condiciones tres de las 15 existentes.

Según ha explicado a Europa Press la concejal de Urbanismo y Vivienda, Cristina Vidal, el documento afronta una "revisión total" del modelo de áreas homogéneas puesto en marcha en la primera década del Siglo, con lo que sólo se mantendrán en condiciones similares los sectores de Prado Palacio-Berrocal, Las Riberas y Páramo de San Isidro.

Estas áreas se incorporarán como ’planeamiento asumido’ los sectores derivados, ya que su ordenación detallada está ya aprobada definitivamente, con el Plan Parcial diseñado y las juntas de compensación constituidas. No obstante, se incluye la advertencia de que se desclasificarán en caso de incumplimiento de los plazos de su urbanización.

El documento debatido este miércoles plantea también la reordenación de todos los ámbitos incluidos en Áreas Homogéneas con algún procedimiento que haya obtenido la aprobación inicial y "en función de las necesidades de la ciudad y de la consolidación del modelo urbano propuesto", por lo que se orientarán principalmente al suelo industrial, con una reducción "drástica" del suelo urbanizable.

Así, cinco de las áreas homogéneas planteadas se mantienen pero con una reducción importante de la superficie de actuación, como es el caso de Valdechivillas (AH-10), que pasará de unas 400 a 50 hectáreas, y las áreas números 4, 6, 10, la 8 en sus sectores este y oeste, la 11 y la 12.

Mientras tanto, el resto de Áreas Homogéneas —las números 2, 3, 9, 14 y 15— pasarán a suelo rústico común, salvo que los suelos deban ser protegidos en cumplimiento de la planificación territorial o sectorial vigente.

Esta es una de las novedades de la revisión, cuyos criterios generales serán sometidos al dictamen del próximo Pleno municipal, previsto para el viernes 8 de noviembre. Posteriormente y "en fechas próximas", según Cristina Vidal, la redacción inicial de la revisión se llevará también ante la Corporación municipal, al mismo tiempo que se abrirá un período de sometimiento a información pública.

El documento definitivo, como ha recalcado Vidal, supondrá un cambio en el modelo de urbanismo de Valladolid pero con el fundamento de mantener el "respeto a la ciudad existente".

Entre las novedades que supondrá esta modificación del PGOU, la edil ha destacado los cambios también en el Plan Especial del Casco Histórico (PECH), que incluirá acciones en los "bordes" de esta zona con el fin de ampliar la permeabilidad con los barrios, a quienes también se dará "prioridad".

Asimismo, ha explicado que el nuevo PGOU apostará "claramente" por la regeneración y rehabilitación de viviendas e inmuebles y también por mejorar la conectividad y señalización de los parques y espacios verdes urbanos.

También cabe recordar que esta revisión responde a la necesidad creada por "situaciones sobrevenidas", como la sentencia judicial que en su momento declaró ilegal la manipulación de varios artículos y planos del PGOU en el periodo que transcurrió entre la aprobación del documento en el Pleno municipal en julio de 2003 y su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia dos meses después.

Fuente: Texto, 20 minutos, 30-10-2013.


El nuevo PGOU de Valladolid reserva suelo para la construcción de 23.000 viviendas

La Comisión de Urbanismo dio ayer el visto bueno a los criterios directores para la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, con la oposición de PSOE e IU

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid, que se está redactando actualmente, deberá respetar doce criterios básicos, que se aprobaron ayer en la Comisión de Urbanismo, con el voto en contra de los dos partidos de la oposición.

El nuevo documento deberá garantizar un modelo urbano viable, sobre la base de la ciudad existente, pero con la redefinición de las nuevas áreas de desarrollo residencial. En este sentido, se procederá a una nueva ordenación del suelo urbanizable, sobre todo de las Áreas Homogéneas. Así, se mantendrán las que tengan ya su ordenación aprobada definitivamente y se reordenarán las que estén tramitándose en este momento. El resto de las áreas, que actualmente están sin desarrollar, pasarán a suelo rústico común, salvo que los suelos deban ser protegidos.

Una decisión que no comparten PSOE e IU, que aseguran que así se mantiene el «actual modelo, completamente inadecuado e incluso nocivo para las necesidades actuales de la población».

Desde el Grupo Municipal de IU advierten que «es una propuesta hecha de la mano de los grandes promotores y propietarios de suelo de la ciudad, a quienes evidentemente beneficia. Las dos áreas que están en esa situación (’Prado Palacios’, al noroeste de la ciudad; y ‘Las Riberas, al sur) suman más de 1.000 hectáreas de superficie y tienen capacidad para 23.000 nuevas viviendas».

Una posición similar a la que defiende el Grupo Municipal Socialista. «El documento plantea el mantenimiento de las áreas homogéneas AH7 ‘Las Riberas’ (que ya tiene una sentencia en contra del TSJ), AH1 ‘Prado Palacio’ (con una previsible sentencia en contra del TSJ por los mismo motivos que la anterior), AH6,Fuente Amarga’; AH8, ‘Los Argales’; AH11, ‘Prado Palacio Berrocal’; AH12, ‘La Varga- Berrocal’, y la polémica AH10, Valdechivillas».

Actividad económica

La revisión del PGOU deberá garantizar que el suelo industrial infrautilizado o en desuso pueda ser regenerado. En este sentido, se incorporará el futuro Proyecto Regional Logístico Agroalimentario en el Camino de Palomares y se reestructurará suelo urbanizable para habilitar un polo agroalimentario y un centro logístico.

Una actuación similar se llevará a cabo en el polígono de Argales, donde se definirá la ordenación para poder rehabilitarlo como área de actividades económicas diversificadas, además de mejorar su accesibilidad y la infraestructura existente, además de adecuar la calidad ambiental de la zona.
El nuevo texto también asumirá la ordenación establecida por el ‘Plan Rogers’, además de contemplar la urbanización de los espacios contiguos a los espacios liberados en La Farola, Las Delicias, La Pilarica y el Barrio Belén.

JPEG - 197 KB
El nuevo PGOU considera «primordial» el suelo del área ‘Páramo de San Isidro’. Ical.

Ver en línea : Criterios directores de los trabajos de redacción de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid


Cristina Vidal: «Se apuesta por los barrios y la rehabilitación»

La concejala de Urbanismo, satisfecha con el nuevo PGOU

La concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, considera que los criterios de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) concretan el «nuevo modelo de ciudad» y se basan en «la preocupación por el bien general». Vidal replica a la oposición que el documento no se centran en el mantenimiento o no de las polémicas Áreas Homogéneas. «No se mantienen todas. En algunas se desclasifica suelo y pasa a ser suelo rústico común», advierte la concejal, que también señala que existe otro grupo, que ya tenía la tramitación iniciada, «que se reordenan y pierden inversión residencial».

Eso sí, hay un área, la AH5 ‘Páramo de San Isidro’, que actualmente está en proceso de revisión, que «es primordial para el Ayuntamiento» porque es donde están instalados los futuros Talleres de Renfe. Ese área, junto las de ‘Prado Palacio’ y ‘Las Riberas’ se mantendrán porque «ya tienen su planeamiento aprobado, pero eso no significa que se mantenga el actual modelo urbano como destaca la oposición».

La concejal de Urbanismo reitera que «hay temas muy importantes en la revisión, al margen de estos suelos» y destaca la apuesta del equipo de Gobierno por los barrios y por la rehabilitación. En este sentido, uno de los criterios base será el de priorizar un programa de regeneración urbana, con nuevos programas de actuación en «barrios marginales».

Vidal también destacó que se revisará el Plan Especial del Casco Histórico (PECH), aunque se mantendrá la estructura de la catalogación. Las directrices aprobadas ayer anuncian que se revisará la protección de algunas edificaciones en desuso de cara a su recuperación y se introducirán mejoras puntuales en la normativa sobre actuaciones en la edificación. Además, el Ayuntamiento también apostará una nueva movilidad donde prime el «viario peatonal», con nuevos espacios de «velocidad reducida».

Fuente: Texto: M.R.I, Fotografía, El Día de Valladolid, 31-10-2013.


El nuevo PGOU respetará las grandes bolsas residenciales de la periferia

Urbanismo dará luz verde a la ampliación de Vallsur en 10.000 metros cuadrados

Ya hay decisión sobre uno de los aspectos más controvertidos del futuro PGOU de la capital. Los redactores del nuevo documento de planeamiento apuestan por mantener buena parte de las grandes bolsas de suelo residencial de la periferia de la ciudad (áreas homogéneas) al considerar que esta reserva es necesaria de cara al futuro. En la comisión de Urbanismo, que se celebrará mañana, se dará a conocer el informe sobre los criterios de la ordenación de la capital, donde se fija una postura clara: mantener como urbanizables las áreas que tengan una tramitación urbanística avanzada y solo devolver a la calificación de rústicas aquellas piezas de suelo que no hayan iniciado el largo camino administrativo.

Aunque en ese documento de criterios no se dan nombres, un informe de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Valladolid (Aspriva), hecho público el pasado mes de julio, recogía que en este momento hay tres áreas homogéneas –Prado Palacio, Páramo de San Isidro y Las Riberas– que ya cuentan con planes parciales aprobados. Otras cuatro –Fuente Amarga, Los Argales, Valdechivillas y Prado Palacio Berrocal– han iniciado, aunque no han concluido, el proceso urbanístico. En Las Cañadas y La Lámpara se ha iniciado la delimitación de sectores, mientras que en Arroyo Velilla, La Vega, Navabuena, La Mangladilla y Zamadueñas no se ha iniciado ningún tipo de procedimiento. Esta entidad anunció entonces una cascada de demandas contra el Ayuntamiento si tocaba los derechos adquiridos por los propietarios.

A buen seguro que la oposición presentará batalla a esta decisión. PSOE e Izquierda Unida consideran que permitir más viviendas en sectores muy alejados de la ciudad consolidada no es eficiente ni de cara a la factura urbana, que se incrementaría considerablemente por los servicios a poner en marcha, ni necesaria, ya que Valladolid no crece en población. Esta es la tesis que ha llevado al TSJ a anular la modificación en el área del Páramo de San Isidro (nuevos talleres de Renfe) donde se contempla la construcción de 4.610 viviendas que el alto tribunal considera que «no se necesitan» cuando la demanda sigue a la baja.

Ampliación de Vallsur

En la misma reunión se abordará el convenio urbanístico que firmarán el Ayuntamiento y Vallsur para permitir que el centro comercial crezca en 10.000 metros cuadrados, que se sumarían a los 35.160 que tiene en la actualidad. Así añadiría un edificio de dos plantas en la parte que ahora ocupa el aparcamiento exterior, situado en la fachada que da al Paseo de Zorrilla. Izquierda Unida ya ha mostrado su rechazo a este crecimiento.

Viviendas para no pagar 17 millones

La comisión de Urbanismo dará luz verde a una modificación del PGOU en los terrenos del entorno del centro Zambrana para cambiar la calificación de un suelo –de sistemas generales a residencial– como el objetivo de compensar a la comunidad de herederos de Juan Puentes, cuyos terrenos fueron expropiados de forma forzosa en los años 40 durante la construcción del reformatorio. La familia reclamaba el pago de ese suelo de 53.233 metros cuadrados, que, por acuerdo de la Comisión Territorial de Valoraciones de la Delegación Territorial de la Junta, quedó fijado en la cantidad de 16,7 millones más los intereses. El Ayuntamiento tiene intención de ofrecerles este aprovechamiento lucrativo para no pagar esa cantidad que dejaría temblando las arcas municipales.

Fuente: Texto, El Norte de Castilla, 28-10-2013.


Ver en línea : Criterios directores de los trabajos de redacción de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid