Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > El Supremo ratifica el fallo del TSJ que declaró ilegales los cambios del (...)

Manipulación del PGOU

El Supremo ratifica el fallo del TSJ que declaró ilegales los cambios del PGOU

El alto tribunal califica de «insostenibles» los argumentos que Junta y Ayuntamiento plantearon en sus recursos de casación

Viernes 28 de febrero de 2014 · 158 lecturas · rss article rubrique


La Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo (TS) ha desestimado, en una sentencia conocida ayer, los recursos de casación presentados en 2011 por la Junta y el Ayuntamiento de Valladolid contra el dictamen emitido en el mes de febrero de ese año por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), que declaró ilegales las modificaciones que se llevaron a cabo en el PGOU(Plan General de Ordenación Urbana) de 2003, a espaldas del Pleno municipal y que se justificaron por parte de la Administración como meros errores materiales.

El fallo, datado el 22 de enero de 2014 y del que es ponente el magistrado Jesús Ernesto Peces Morate, es muy crítico con los argumentos planteados tanto por los abogados de la Junta y el Ayuntamiento. Usa, entre otros, el calificativo de «insostenible» al abordar unas de las tesis de ambas administraciones para sostener su proceder con aquel PGOU, la relativa a defender que los errores se podían corregir sin revisar todo el documento, con las garantías pertinentes, sino, simplemente, mediante órdenes de corrección de errores.

Alteraciones conscientes

Es más, el Supremo hace suyos los argumentos que ya expuso el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y rechaza que esos cambios en el PGOU sean «equivocaciones elementales en la transcripción de documentos», sino que, según señala el fallo, son «alteraciones conscientes que, por su índole e importancia, cambian el sentido de las determinaciones urbanísticas».

El Supremo cierra, de este modo, la vía contenciosa para la Junta y el Ayuntamiento que, en el primer caso, ya ha iniciado los trámites para ejecutar el fallo del TSJ y adecuar el PGOU; y que, en el segundo, está ultimando ya un nuevo Plan General.

Un caso que desembocará, eso sí, en un juicio en vía penal contra el exedil de Urbanismo del Consistorio y varios técnicos municipales y empresarios del sector; y, todo a expensas, de un recurso de la Fiscalía Provincial ante la Audiencia de Valladolid en el que se reclama también el procesamiento del alcalde, entre otros.

Fuente: Texto: A.G.M., El Día de Valladolid, 27-02-2014.


COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL SOCIALISTA

Puente afirma que la sentencia del Supremo sobre la manipulación del PGOU se pronuncia "de forma burlesca" sobre lo sucedido y "causa sonrojo"

27 de febrero de 2014

El presidente del Grupo Municipal Socialista, Oscar Puente, valoró en graves términos la sentencia del Tribunal Supremo que confirma la manipulación del Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid, fallo que se pronuncia sobre los hechos "de forma burlesca", lo cual, señaló, "causa sonrojo", y deja al descubierto la gravedad de la corrección de errores que el alcalde de Valladolid y el consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León impulsaron para subsanar los cambios en artículos y planos de esta norma.

Puente afirmó que "esta sentencia coloca al alcalde en una posición absolutamente insostenible", y recordó que "desde diciembre del pasado año, nos despachamos a razón de una o dos sentencias a la semana, a cual más grave y trascendente para los intereses públicos y económicos del Ayuntamiento de Valladolid".

En su opinión, la colaboración de la Junta de Castilla y León "ha sido indispensable para que esta ilegalidad se perpetuase durante seis años, momento en que el Grupo Municipal Socialista solicitó una revisión de oficio del PGOU, que fue denegada por la Junta, vulnerando el Derecho más fundamental".

Puente señala que la sentencia del TS, que confirma una anterior del TSJ en la que se afirmaba que los cambios en el Plan de Urbanismo no fueron casuales, sino "alteraciones subrepticias" que facilitan intereses privados, sitúa al PP en el Ayuntamiento "en situación insostenible y a la Junta en situación de complicidad en un asunto de ilegalidad muy grave del que debe dar explicaciones".

El líder del PSOE local recordó que este asunto protagoniza, además, un proceso penal cuya fase de instrucción se ha saldado hasta el momento con la imputación de 12 personas y 4 empresas, entre ellas varios técnicos, un exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento así como el propio secretario municipal, y en el que se mantiene a la espera de resolución un recurso de la Fiscalía para que se impute, asimismo, al propio alcalde, como último responsable de las manipulaciones.

El Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León ha anunciado, por su parte, que pedirá -por tercera vez por el mismo asunto- la comparecencia en el Parlamento regional del consejero de Fomento, Antonio Silván, para que responda sobre las responsabilidades que su Consejería debe afrontar en estas modificaciones irregulares que pretendió subsanar con una simple "corrección de errores", de común acuerdo con el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva.

La procuradora Ana Muñoz de la Peña, recordó que esta es la tercera vez que este asunto llega al debate parlamentario regional, y calificó el asunto como "altamente preocupante", al tiempo que señaló que Silván tiene 24 comparecencias pendientes en total en el Parlamento Autonómico.

La Consejería de Fomento anunció al conocerse la sentencia del Supremo, que resuelve negativamente el recurso de casación presentado conjuntamente por Ayuntamiento y Junta, que iniciará de oficio la revisión de la Orden que aprobó el Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid.

Por su parte, el portavoz municipal y secretario general socialista en Valladolid, Javier Izquierdo, insistió en que estos hechos son una "grave vulneración" de la voluntad democrática de los ciudadanos de Valladolid porque "alguien a espaldas del Pleno" modificó artículos y planos "para favorecer de forma dolosa los intereses de otras personas".