Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Comienzan las obras en la Catedral para instalar un ascensor (...)

Derecho en la obras del ascensor de la Catedral

Comienzan las obras en la Catedral para instalar un ascensor turístico

Arranca una de las obras más controvertidas, al menos en plano político, de los últimos años en la ciudad, después de los debates vividos con la Cúpula del Milenio y del puente de la Rondilla

Viernes 14 de marzo de 2014 · 230 lecturas · rss article rubrique


Comienzan las obras en la Catedral para instalar un ascensor turístico

Durante todo el día de ayer varios operarios, ayudados por una grúa, comenzaron a instalar, en el acceso principal a la Seo, los andamios.

Las obras en la Catedral de Valladolid para instalar un ascensor turístico comenzaron ayer. A primera hora de la mañana varios operarios, ayudados de una grúa, comenzaron a instalar en el atrio los andamios necesarios para ejecutar estos trabajos.

En la remodelación de la torre sur de la Seo van a trabajar diez personas, que se encargarán de hacer realidad un proyecto «largamente retrasado que va tener un impacto positivo en la ciudad, al mejorar la conservación del templo metropolitano», como señalaban fuentes municipales recientemente. El nuevo elevador pretende ampliar el recorrido del actual, desde la planta del Archivo Diocesano hasta el cuerpo superior de la torre sur. El itinerario tendrá un carácter interactivo, merced a la participación de los visitantes, que podrán contemplar una vista muy singular y hasta ahora inédita de la capital y sus alrededores.

Accesibilidad. Además, con estos trabajos se garantizará la accesibilidad completa a la mencionada torre y se facilitará la entrada a la misma del público en general y a las personas con dificultades de movilidad, ya que hasta ahora la subida al campanario se efectúa por una escalera de caracol, que también será sometida a una reparación integral.

Entre los oficios especializados que trabajarán en la obra de la Catedral figuran canteros dedicados al tratamiento de los sillares de piedra, afectados por la formación de sulfato cálcico como consecuencia de la contaminación a la que han estado sometidos durante casi 125 años a la intemperie, que presentan un color negro en su superficie. También está previsto que intervengan carpinteros, para reparar y consolidar la estructura de madera que recorre el interior de la torre.

El presupuesto inicial para instalar este elevador en la torre sur era de 610.504 euros procedentes del fondo acumulado del ‘1% Cultural’, que aportaron en su momento distintas empresas que afrontaron obras de Patrimonio, según lo previsto en un acuerdo de 1998, y otros 42.073 euros aportados por la asociación Amigos de la Catedral.

Pero finalmente se adjudicaron a las empresas Rearasa y Contratas y Obras San Gregorio por 409.263 euros más IVA, aunque el importe total sumaría cerca de 500.000 euros si se aplica el 21 por ciento establecido para las obras públicas de rehabilitación de edificios. De este modo, quedaría un margen de más de 100.000 que, según informaron fuentes municipales a Europa Press, se reservará inicialmente para cubrir posibles imprevistos o modificados.

Torre Norte

Este proyecto ha contado con el visto bueno de la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, que sugirió abordar también la limpieza y consolidación de la torre norte. De este modo, el presupuesto total para la obra en las dos torres asciende a la cantidad de 952.578 euros, que provienen del fondo municipal de aportaciones de las empresas, los presupuestos de la Junta y Amigos de la Catedral.

Además de la eliminación de barreras arquitectónicas para acceder a este Bien de Interés Cultural, la obra prevista contempla ampliar también el espacio museográfico de la Catedral, que atesora valiosos fondos, aumentando así su atractivo cultural y turístico.

Anterioremente se había procedido a restaurar la fachada principal de la Sea y a iluminar todo el emblemático edificio.

Fuente: Texto, Fotografía: César Minguela , El Día de Valladolid, 14-03-2014.


Arranca la obra en la torre de la Catedral

El proyecto contempla la rehabilitación interior y la instalación de dos ascensores para que sea visitable

409.263 € es el dinero sin IVA por el que se ha adjudicado la obra en la torre sur de la Catedral.

  • Rehabilitación. El proyecto contempla la recuperación de la piedra, los forjados y el entablado de la torre, situados en el interior y que se encuentran en muy mal estado.
  • Visita. La obra incluye un proyecto para hacer visitable la torre de la Epístola con la instalación de dos ascensores que permitirán ver las diferentes estancias y acceder al mirador. El plazo de ejecución es de seis meses.

Para unos, importante; para otros, prescindible. Arranca una de las obras más controvertidas, al menos en plano político, de los últimos años en la ciudad, después de los debates vividos con la Cúpula del Milenio y del puente de la Rondilla. Los operarios de la empresa Blape comenzaron ayer por la mañana la instalación del montacargas que permitirá subir y bajar el material a la torre de la Epístola de la Catedral, con el objetivo de rehabilitar en profundidad este reconocible elemento, coronado por la figura del Sagrado Corazón y hacerlo visitable. La unión de empresas formada por Rearasa y San Gregorio trabajará los próximos seis meses en esta intervención, que fue adjudicada el pasado diciembre por 409.263 euros sin IVA, una cantidad que supone un 33% de rebaja sobre el presupuesto de partida, que ascendía a 545.830.

El tajo en el interior, que requerirá de la colocación de un entramado de andamios, se inició ya la semana pasada con catas en la piedra y el análisis de forjados y del entablado. Estos tres elementos son los que se trabajarán de forma minuciosa por parte de los especialistas. Los técnicos explicaron ayer que la piedra presenta una patología de costras sulfatadas que la está deteriorando de manera grave. A ello, se une la pudrición de los forjados y un entarimado que presenta importantes daños. En muchos casos, no quedará más remedio que la sustitución. Además, en los planos está prevista la rehabilitación de dos atractivas escaleras de caracol, que también están muy tocadas.

Hasta el archivo

Esta intervención se llevará el 60% del presupuesto, según destacaron. El dinero restante se dedicará a aprovechar esta atalaya, que permitirá ver la ciudad desde casi 70 metros de altura, como atractivo reclamo para el nativo y para el turista. Para ello está prevista la instalación de dos ascensores. El primero de ellos tendrá tres paradas y dará acceso al archivo y salas de investigación. De él, se saldrá a un descansillo donde habrá que coger el segundo elevador, el de una polémica que ha llenado horas de debate en los plenos municipales y ha llegado a convocar a medio millar de personas en su contra en una manifestación el pasado 15 de febrero frente a la seo metropolitana.

Se trata de una caja acristalada que en su subida permitirá apreciar la riqueza de las distintas partes de la torre: la sala de las esferas de los antiguos relojes, la de las matracas, la estancia de los péndulos y el reloj de la torre para llegar, finalmente, al campanario. Allí acabará el recorrido asistido por maquinaria. Desde ese punto, las escaleras conducirán al mirador superior, al que los visitantes se podrán asomar para ver Valladolid por sus cuatro costados.

Proyecto museístico

Las fases de la obra serán tres. El tajo principal con la recuperación de piedra, forjados y entarimado. Con ella se solapará la apertura de los huecos para los dos elevadores y, finalmente, se diseñará un proyecto museográfico. Ese ha sido uno de los aspectos que se ha valorado en la adjudicación a la unión de empresas, ya que ofrecieron como ’extras’ nuevas instalaciones de luz, señalizaciones de recorridos y sistemas de telefonía, transmisión de datos y comunicaciones para facilitar un posible trayecto virtual, que complemente al recorrido físico.

Cuando concluya esté tajo –si los plazos se cumplen coincidiría con la época de ferias– el convenio prevé continuar con la otra torre. En ese caso, sería la Junta de Castilla y León la que la contrataría y pagaría la obra, que consistiría en la limpieza de la piedra exterior y la reparación de las cubiertas.

El proyecto ha sido uno de los argumentos políticos más utilizados en este mandato. Mientras el PSOE e Izquierda Unida, apoyados por otros colectivos ciudadanos, reiteran que esta intervención supone un «gasto superfluo» en tiempos de crisis, el equipo de gobierno ha insistido hasta la saciedad en recordar que la partida prevista para abordarla es un dinero finalista, que no sale de las arcas municipales y que solo puede destinarse a esta obra.

Se trata de aportaciones de empresas que se consignaron a ese fin. Desvirtuarlo podría suponer tener que devolver el dinero a esas compañías, según recalcan. Los detractores han solicitado en varias ocasiones que se revisen esos convenios y que se dedique esa cantidad a servicios sociales o a creación de empleo.

Desde la asociación Amigos de la Catedral han lamentado en los últimos meses que una obra en un bien que es patrimonio de la ciudad se haya utilizado como arma de los partidos. Aseguran que el estado de la torre es muy deficiente y que el proyecto para hacerla visitable es un añadido, que redundará en beneficio de Valladolid, tanto por la posibilidad de apreciar de cerca un elemento singular como por su tirón de cara a atraer visitantes y crear riqueza.

Hace dos semanas varios colectivos celebraron una protesta frente a la Catedral en la que avisaron que no iban a permitir lo que consideran «un derroche». Entonces, ya advirtieron su intención de convocar nuevas manifestaciones si las obras continuaban adelante.

Fuente: Texto, Fotografía, El Norte de Castilla, 14-03-2014.