Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Movilidad > IU propone una ordenanza ciclista adaptada a la nueva ley de tráfico de 2014 (...)

Movilidad ciclista

IU propone una ordenanza ciclista adaptada a la nueva ley de tráfico de 2014 y no condicionada por la sentencia del Supremo

Una ordenanza que debe contribuir a la mejora de la movilidad en la ciudad y a la coexistencia pacífica de peatones, ciclistas y otros vehículos

Martes 20 de mayo de 2014 · 65 lecturas · rss article rubrique


Aceras vedadas a las bicis

Una sentencia del Supremo sobre la ordenanza de Zaragoza echa por tierra el texto que preparaba el Ayuntamiento de Valladolid dado que impide la circulación por aceras aun de grandes dimensiones

Una sentencia del Tribunal Supremo en contra de una ordenanza del Consistorio de Zaragoza ha echado por tierra la ordenanza en la que trabajaba el Ayuntamiento de Valladolid sobre el uso de la bicicleta, según ha reconocido el alcalde de la capital, Francisco Javier León de la Riva, durante la presentación ayer de una actividad relacionada precisamente con el mundo de la bici. El regidor definió esa sentencia del Supremo como «muy dura», sobre todo para los ciclistas, debido a que impedirá su circulación por aceras, aunque sean de grandes dimensiones, y por zonas peatonales, tal y como tenía previsto incluir la ordenanza que está en proceso de redacción para Valladolid.

Es más, según admitió el alcalde, esta sentencia obligará a cambiar el borrador en el que trabaja Valladolid para adaptarla a los nuevos criterios del alto tribunal.

Así, el documento sobre el que trabajan los técnicos municipales y que, por ejemplo, ya fue presentado a la Asamblea Ciclista, define que los ciclistas circulen, como norma general, por la calzada, y permite hacerlo paralelo. Además, aconseja que lo hagan por los carriles más próximos a la aceras, aunque podrán ocupar la parte central de la vía. También se les otorga las mismas prioridades de paso que tienen el resto de vehículos, según las normas vigentes. Asimismo, la idea que ahora habrá que modificar es que la futura ordenanza delimitase el tránsito de ciclistas por zonas peatonales, pudiéndolas utilizar, evitando los momentos de aglomeración y respetando la prioridad de los peatones. Incluso se fijaba el horario de paso por estas vías entre las 22.30 horas y las 10 de la mañana; periodo extensivo a cualquier acera. De momento, esta redacción queda pendiente de volver a retocarla.

Fuente: Texto, El Día de Valladolid, 20-05-2014.


COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL DE IZQUIERDA UNIDA

20 de mayo de 2014

IU propone una ordenanza ciclista adaptada a la nueva ley de tráfico de 2014 y no condicionada por la sentencia del Supremo

Una ordenanza que debe contribuir a la mejora de la movilidad en la ciudad y a la coexistencia pacífica de peatones, ciclistas y otros vehículos

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha estudiado la sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, de 10 de abril de 2014, y considera que al estar referida a la Ley de Tráfico de 1990 (752/1990) no condiciona a una nueva ordenanza ciclista que se redacte sobre la base de la nueva Ley de Tráfico de este mismo año (6/2014). En consecuencia IU entiende que no hay razón alguna para seguir retrasando más y más la citada ordenanza, y pide su rápida tramitación.

En efecto, según la citada sentencia “huelga cualquier discusión sobre la eventual utilización compartida de un mismo espacio por peatones y ciclistas, pues se trata de algo legalmente no permitido”. Pero aparte de ser una sentencia completamente fuera de lugar (de hecho dejaría fuera de la legalidad todas las calles de coexistencia o de plataforma única, como las de Valparaíso, por citar un solo ejemplo), no tendría efectos sobre una nueva ordenanza, redactada ahora, en mayo de 2014, y que habría de referirse a una nueva ley. Una ley que sustituye sistemáticamente el concepto de “seguridad vial” por el de “seguridad vial y movilidad sostenible”, haciendo hincapié, por tanto, en el impulso de los modos peatonal y ciclista en las ciudades.

En apoyo de esta interpretación estarían, por ejemplo, los borradores de Reglamento de Tráfico que han circulado en los últimos años, tanto desde la FEMP como desde el propio Ministerio, y que en ningún caso plantean interpretaciones de la ley como la que sugiere la extraterrestre sentencia del Supremo, sino todo lo contrario, haciendo depender la posibilidad de compartir espacios, en determinados supuestos y siempre que así “lo establezca la ordenanza municipal” correspondiente.

En apoyo de esa interpretación está también toda la literatura técnica de movilidad, que rechaza de lleno, desde hace décadas, la visión antediluviana de la movilidad, el tráfico y el tratamiento viario expresada por el Supremo. Lo propio en estos momentos para las área urbanas es precisamente “calmar el tráfico” haciendo un uso equilibrado tanto de la segregación de tráficos como de su integración, llegando incluso, en determinadas situaciones, a plantearse soluciones de “espacio compartido” que van mucho más lejos de las conocidas calles de coexistencia.

IU entiende la complejidad del tema, sabe que para una buena regulación de la movilidad hay que actuar con cautela y teniendo en cuenta todos los factores presentes. Que la prioridad peatonal debe quedar clara y nadie la pone en duda. Pero que no hay por qué plantear como única forma de organizar el viario segregando radicalmente los tráficos en todos los puntos, como si estuviésemos en las primeras décadas del siglo XX y echando a perder toda la práctica de calmado de tráfico de las últimas décadas. Aplicando esa sentencia a Berlín, Amsterdam o Copenhague, por ejemplo (ciudades preocupadas por la movilidad sostenible), quedaría ilegalizada en cada caso más de media ciudad.