Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Instituciones y gobierno local > Del 11 de junio de 2011 al 11 de junio de 2014. Tres años de gobierno y (...)

Balance de 3 años de legislatura

Del 11 de junio de 2011 al 11 de junio de 2014. Tres años de gobierno y oposición municipal. Un balance

IU avanza hacia el cambio que exige la situación de las personas

Miércoles 11 de junio de 2014 · 14 lecturas · rss article rubrique


IU avanza hacia el cambio que exige la situación de las personas

Del 11 de junio de 2011 al 11 de junio de 2014. Tres años de gobierno y oposición municipal. Un balance.

Diez propuestas para mejorar la vida de los ciudadanos

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha presentado en la mañana de hoy, 11 de junio de 2014, al cumplirse exactamente tres años desde que se inició el mandato (del día de la toma de posesión de la actual Corporación) un balance, tanto de la labor de gobierno municipal como de la oposición de IU y las propuestas de actuación consecuentes.

1. Sobre la valoración del equipo de gobierno en estos tres años

IU considera que no es tan importante comparar la acción de gobierno con el programa del propio Partido Popular, sino que es más interesante y útil comparar la acción de gobierno con las necesidades de la ciudad. Porque no importaría que el equipo de gobierno no hubiera cumplido su programa si así fuese para volcarse en paliar la situación que decenas de miles de familias sufren en nuestra ciudad.

El problema que existe en Valladolid es que el PP no puede hacer la política que quiere, pero además, tampoco quiere hacer la que debe. Están en situación de bloqueo porque antes escondían su inacción en determinadas materias, tras grandes y costosas inauguraciones y actuaciones de ornato. Pero ahora no hay dinero para túneles, cúpulas ni puentes y se han tenido que aparcar todas las grandes promesas: el soterramiento, la ciudad de la justicia, el palacio de congresos, etc.

Como no pueden hacer lo que quieren, en vez de cambiar de rumbo y entender que hay otras prioridades, prefieren quedarse agazapados, esperando a que escampe el temporal y fluya el dinero como por arte de magia. Este último año todo apunta a que será el año de las promesas medioplacistas, estamos viendo cómo quieren recuperar un proyecto como el Valladolid Arena que en la situación actual es inviable. Como no pueden realizarlo ahora utilizan una suerte de ficción jurídica y todo parece indicar que el PGOU será esa carta a los reyes magos. Pero, ¿es deseable que se siga insistiendo en este modelo?

Y mientras tanto, tampoco hacen lo que deben. Un gobierno municipal que en una situación como esta no se vuelque en paliar las necesidades más básicas y en garantizar los derechos es un gobierno desleal con la ciiudadanía. Es un gobierno que no se conmueve ante el sufrimiento de las personas con las que comparte ciudad y es capaz de presumir de superávit y a la vez rechazar medidas de incremento del gasto público en servicios que se han recortado (por ejemplo, la Ayuda a Domicilio en 1 millón de euros).

El llamado Plan Anticrisis está siendo una herramienta inservible, que jamás se han tomado en serio y en el que han pretendido incluir actuaciones snobs que en nada cambian la vida de la gente cuando más urgente es. A su vez, han disminuido, año tras año, la cuantía que se destina a políticas sociales cuando más necesarias son. No han sido capaces de mediar en situaciones de desahucio y en algunos casos que tenían al alcance de la mano incluso han actuado con escasa humanidad. Han mostrado su sumisión a las grandes superficies y cadenas comerciales y han dejado de lado al comercio local cuando más complicada es la situación para miles de establecimientos que se ven obligados a cerrar. Han sido capaces de acabar con la Escuela Municipal de Música a través de una nefasta gestión, para poder entregársela, todo parece indicar, a compañeros de partido. Y todo lo que presumen de ahorrar, a base de recortar en servicios, toca pagarlo por sus recurrentes ilegalidades urbanísticas castigadas por los tribunales.

La labor de Izquierda Unida en estos cinco puntos anteriores (por poner varios ejemplos) no ha sido solamente mostrar su rechazo a las actuaciones del gobierno, sino que ha presentado alternativas para mejorar el impulso y la gestión en estas áreas y servicios. Respecto al Plan Anticrisis, para que sea efectivo necesita en primer lugar financiación. Por eso IU ha propuesto que tanto los fondos de ordenación territorial de la Junta como el superávit municipal vayan destinados a poner en marcha las acciones que contiene. En cuanto a política social las propuestas han sido muy variadas y se han planteado diferentes modificaciones de crédito para al menos conservar los servicios existentes. Respecto al pequeño comercio local IU ha propuesto un plan específico de actuación. En el ámbito de vivienda, trabajar por la creación de un parque público de alquiler social. Y respecto a la Escuela Municipal de Música se planteó la creación de una comisión con todas las partes para buscar una solución. También se han propuesto medidas sobre transparencia, y mejora en la gestión jurídica para evitar la multiplicación de sentencias negativas.

En cualquier caso, la acción de gobierno está siendo una mezcla de ausencia de ideas, falta de sensibilidad y dejadez en la gestión. No obstante, a pesar de estas sombras puede decirse que el Partido Popular ha llegado a acuerdos sobre el papel que nos parecen interesantes, asumiendo algunas de las propuestas que venían de otras bancadas. Nos estamos refiriendo por ejemplo a las cláusulas sociales de contratación y el fraccionamiento de la contratación pública, medidas que esperamos vean la luz y se pongan en marcha cuanto antes.

2. Resumen de la actividad de IU: una oposición con carácter propositivo

IU quiere poner en valor los trabajos propios realizados, que se marcó como objetivo al comenzar la legislatura. Se trata de tres proyectos, enmarcados en las siguientes áreas: urbanismo (“Plan b” del PGOU), derechos (“Cuaderno de derechos”) y cultura (“Mapamundi”).

Después de tres años se puede hacer una valoración del trabajo, lo realizado y su utilidad. El Grupo Municipal ha venido entendiendo una forma de hacer oposición desde planteamientos constructivos. Se puede y se debe hacer crítica de la gestión municipal pero nuestra obligación es intentar mejorar la ciudad y la vida de las personas. Para ello, hemos venido realizando propuestas en todos los ámbitos. Sólo en lo que llevamos del año 2014 (cinco meses), IU ha presentado 68 propuestas que se refieren a todos los campos de la política municipal, y que suponen más del 55% de todas las actuaciones de este Grupo (el resto, control del gobierno y defensa de los servicios públicos).

En algunas ocasiones (escasas) estas propuestas han sido bien recibidas y se han aceptado; aunque no siempre se hayan desarrollado. En otras ocasiones, no se han aceptado aunque después alguna de ellas se ha ido poniendo en marcha. El ejemplo más reciente es la propuesta de IU a través de una enmienda a los presupuestos de 2013 de inversión en barrios, rechazada según el equipo de gobierno por irrealizable, y un año más tarde ha visto la luz.

Pero otras muchas veces, el equipo de gobierno se ha situado a la defensiva y se ha ido cerrando a cualquier tipo de propuesta de la oposición o de la sociedad (esta actitud es muy negativa para la ciudad ya que se cierran posibilidades de generar sinergias).

3. Visión de futuro: 10 propuestas para mejorar nuestras vidas

¿Cómo afronta el Grupo Municipal de IU este año que resta hasta la próxima cita electoral? Lo que significa responder a la siguiente pregunta: ¿Se parece Valladolid a la ciudad que se merece la gente que saca adelante sus vidas, porque saben qué es lo prioritario en este momento? La sensatez de la gente de a pie debe trasladarse a los despachos de la alcaldía. Por eso necesitamos hablar de futuro. Todo parece indicar que el futuro es plural y el futuro es de cambio, para poner a este Ayuntamiento y al resto de instituciones al servicio de la mayoría social. Este último año de legislatura IU va a volcar todos nuestros esfuerzos en construir el Valladolid del mañana.

En el terreno práctico, se ha seguido avanzando en el programa, dando voz y protagonismo a la ciudadanía en la institución y poniendo nuestro bagaje al servicio de la población para avanzar hacia el Valladolid del mañana. Y vamos a seguir en esa línea. Sabemos que con toda probabilidad vamos a jugar un papel importante en la legislatura siguiente. Y teniendo delante esa responsabilidad, vamos a recopilar el trabajo hecho, vamos a volcar todas las ideas recogidas y seguir apostando por políticas que tengan en cuenta a la mayoría de la población.

En el ámbito de futuro se podría jugar con la metáfora de la cigarra y la hormiga. Se han tenido tres años para avanzar y desde el equipo de gobierno no se ha hecho adecuadamente. La situación está ahí, y los ejemplos concretos y los datos de síntesis también avalan que no se han hecho bien las cosas. La buena gestión es la calidad de vida de la gente y por ello el Ayuntamiento tiene mucho que aprender de cómo se organizan las personas para avanzar en su día a día. Pasó la hora de la cigarra, que espera sentada a que escampe el temporal, a que pase la época dura. Llega la hora de actuar y que prospere el modelo de vida de las hormigas, que se organizan pese a todo, que saben gestionar sus recursos frente a la adversidad y que con poco hacen mucho.

En la línea de seguir realizando propuestas, IU considera que, falte un año o falten 15 días, para las próximas elecciones debemos seguir teniendo la misma actitud constructiva. Vamos a seguir proponiendo acciones para mejorar la vida de las personas y para que la propia sociedad sea protagonista activa de las transformaciones que esta ciudad necesita. En estos momentos en que consideramos que hay una serie de ejes prioritarios sobre los que debe girar la acción municipal. Por ello, para este último año de mandato de Javier León de la Riva planteamos una serie de diez grandes propuestas, centradas en lo siguiente:

Derechos:

1. Empleo, generación de empleo desde el ámbito municipal, sobre la base de pequeñas y medianas empresas, contribuyendo a extender el tejido empresarial, el apoyo a la creación de cooperativas y el desarrollo de los empleos estables desde lo público. Propuestas de impulso a la rehabilitación urbana, a la creación de escuelas taller para las intervenciones en los barrios.

2. Protección social y recuperación de las cifras de gasto anteriores a la crisis, incrementando los recursos para la asistencia y la atención social, para ir avanzando hacia un modelo de cobertura total. Necesidad de definir las “líneas rojas” de la acción social. Potenciar los programas de prevención, promoción y educación social (infancia, juventud, mujer, violencia de género, hábitos de vida saludables, desarrollo comunitario).

Cultura:

3. Promover un gran programa cultural integrado (no disperso, como hasta ahora, donde cada tema va por su lado, y que incluso se hacen competencia entre sí distintos departamentos municipales), que sea a la vez intensivo y extensivo, que profundice en determinados campos (persiguiendo la máxima calidad) y no deje a nadie fuera, que en él pueda reconocerse toda la población de la ciudad (frente a la soledad). Y que se desarrolle en todos los barrios de la ciudad con el mismo vigor. Considerar la potencialidad de la cultura en materia de empleo. Revitalizar la cultura y los espacios culturales de la ciudad. Desde la calle a los espacios cerrados. Desde al formación al espectáculo o a los de encuentro cultural e intercultural.

Urbanismo:

4. Promover el desarrollo de una ciudad amable, en la que se enfatice el cuidado y mantenimiento de lo existente, la rehabilitación y la defensa de lo público. Poner en marcha el “Libro de la ciudad”, como síntesis de los trabajos de conservación de la ciudad. Atención a la calidad de vida sin caer una vez más en las propuestas de crecimiento desmedido que han traído la crisis. No olvidar el soterramiento. Y cambiar el sesgo de la movilidad, a favor del peatón, los ciclistas y el transporte público.

5. Atender prioritariamente al inmenso problema de la vivienda, poniendo en marcha un amplio parque público de alquiler social y analizando las necesidades reales de vivienda. Actuar con eficiencia y eficacia (recordar que el equipo de gobierno no ha sido capaz hasta ahora de sacar nada adelante). Y poniendo la ciudad a favor del empleo (propuestas de “constelación verde”, que la Agencia de Innovación no ha realizado). Un “plan b” basado en la vivienda y el empleo, como alternativa al PGOU, pensando en las personas y en cada una de las necesidades de cada barrio. Una alternativa coherente con la realidad económica y social del Valladolid actual y de los próximos años.

Economía:

6. En este año que falta IU trabajará para que no se vuelva a las andadas, ya que empiezan a anunciarse obras electoralistas, promesas de grandes palacios futuros o vuelta a proyectos imposibles económicamente e inviables jurídicamente. Al contrario, se trata de hacer ciudad con la política económica. O lo que es lo mismo: hacen falta recursos para necesidades básicas. Y los recursos pueden obtenerse de incrementar la progresividad en los tributos municipales (que se aporte en función de su capacidad económica o mejora de la inspección fiscal, por poner dos ejemplos).

7. Establecer garantías para conseguir un empleo estable y de calidad, a través del fraccionamiento de grandes contratos y del establecimiento de cláusulas sociales en la contratación pública.

Buen gobierno:

8. Considerar el ayuntamiento como un instrumento al servicio de la población, discreto y no protagonista de la vida ciudadana. Propuestas de regeneración democrática, a través de mecanismos para rendir cuentas de lo que se hace en el ayuntamiento, y asunción de las consecuencias derivadas de la actuación de cada uno. Asumir responsabilidades ante la mala gestión o la incompetencia.

9. Mejora de la transparencia. Volcar a través de los medios del ayuntamiento (también redes sociales y página web) toda la actividad municipal, así como las retribuciones de los miembros de la corporación, facturas, gastos pormenorizados, contrataciones, etc., como se lleva a cabo en otros ayuntamientos.

10. Intensificación de la participación. Avanzar hacia el protagonista colectivo. Un ayuntamiento que trabaje a favor de obra de los movimientos sociales y aprenda también de la participación ciudadana que sin duda puede aportar soluciones y propuestas.

Diez grandes propuestas de trabajo para mejorar la vida de la gente. Porque hoy estamos más preparados y con más determinación, trabajando por el cambio que ya se respira en la ciudad. Decididos a poder desarrollar tareas de gobierno.

Valladolid, 11 de junio de 2011

Grupo Municipal de Izquierda Unida