Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Cultura, ocio y deporte > "Un poco de historia de la SEMINCI"

Opinión: Jesús Ojeda Guerrero

"Un poco de historia de la SEMINCI"

Primera parte: "La Historia de la espiga de Oro y otros premios"; segunda parte: "Los nombres de la Semana"; y tercera parte: "Directores de cine y directores del festival"

Martes 18 de noviembre de 2014 · 551 lecturas · rss article rubrique


PRIMERA PARTE / Un poco de historia de la Seminci

"La Historia de la espiga de Oro y otros premios"

La espiga es el trofeo por el que compiten las cintas que participan en la Sección Oficial, dotado con un premio de 60.000 € para los largometrajes y 6.000 € para los cortometrajes. Un premio ya clásico que han recibido algunos de los más importantes realizadores de las últimas décadas, cuya entrega tiene lugar en la gala de clausura que se celebra en el Teatro Calderón. De oro o de plata, la Espiga de Oro se erige como principal galardón de la Seminci tras la desaparición del antiguo Lábaro y, antes aún, del originario Don Bosco.

Cuando en 1956 dio comienzo la Seminci, conocida entonces como Semana de Cine Religioso, el festival no se concibió como una competición, por lo que en esa primera edición y la siguiente no se otorgó ningún premio.

No fue hasta la tercera edición del festival, en 1958, cuando apareció el ’Don Bosco’, de oro para la película ganadora y de plata para la finalista, junto al reconocimiento de ’Mención Especial’. Su existencia, sin embargo, fue muy corta. Un año después, el Don Bosco dio paso al Lábaro y el premio de ’Mención Especial’ desapareció y fue sustituido por el ’Premio Ciudad de Valladolid’. En su primer año de vida, el Lábaro de Oro recaería en The Prisoner, de Peter Glenville, en la categoría de largometrajes, y en Die Weltenuhr (El reloj de los mundos), producción de la Alemania federal, en la de cortometrajes.

Tan sólo un año después, en 1960, un nuevo galardón tomaba forma. Surgía así la Espiga, que años después se convertiría en el principal reconocimiento del festival pero que, hasta entonces, compartiría papel con el Lábaro, el ’Premio Ciudad de Valladolid’ y las ’Menciones Especiales’. A lo largo de las siguientes ediciones el festival mantuvo estos premios, a los que se unió, en 1961, el Premio San Gregorio.

En 1974, en la decimonovena edición del festival, desaparece finalmente el Lábaro. A partir de este momento, la Espiga pasa a convertirse en el galardón principal del certamen.

Hubo que esperar a 1979 para ver los primeros galardones de Mejor Actriz (Jirina Sejbalová, por Solo pro starcu damu (Solo para la vieja dama) de Václav Matejka y Mejor Actor (Stanislav Liubchin, por Piat vetcherov, Cinco tardes de Nikita Mikhalkov, URSS, 1979).

Cinco años después, durante la vigesimonovena edición del festival, Piotr Todorovski obtiene el premio al Mejor Guión, por su trabajo en Voienno-polevoi Roman (Un idilio de campaña).

Al año siguiente, Mrs. Soffel, de Gilliam Armstrong, se convierte en el primer film en obtener el “Premio François Truffaut”.

La historia del festival avanzaría pareja a la aparición de nuevos premios, como el de Mejor Primera Película, en 1989, el Premio del Jurado, en 1991 y el Premio al Mejor Nuevo Director, en 1992. Hasta el efímero premio de “Diversidad cultural”, desaparecido en la última edición.

Fuente: http://www.seminci.es/historicos.php.


SEGUNDA PARTE / Un poco de historia de la Seminci

"Los nombres de la Semana"

La Seminci ha ido evolucionando desde su creación en 1956. Comenzó como Semana de Cine Religioso de Valladolid durante el tiempo de celebración de la Semana Santa.

La primera edición del festival se inició el 20 de marzo de 1956 con ese nombre y con la finalidad de transmitir valores morales católicos, uniendo su celebración a los desfiles procesionales. En las dos primeras ediciones no era de carácter competitivo y no se entregaron premios. En 1958 aparecieron los premios Don Bosco de oro y plata y la Mención especial, que al año siguiente fueron sustituidos por el Lábaro y el Premio Ciudad de Valladolid, respectivamente. La selección de las películas se hará “siguiendo criterios de calidad y no de cantidad, aunque eso supusiera tener un número insuficiente de filmaciones”.

A partir de 1960 el festival pasa a llamarse Semana Internacional de Cine Religioso y de Valores Humanos.

La temática de las películas se amplió, aceptándose aquellas en las que predominaran los valores humanos y comprometidos. Ese mismo año comenzó a entregarse la Espiga de Oro, que coexistió los siguientes años con los premios ya citados y desde 1961 con el Premio San Gregorio. Desde 1973 el festival adopta su nombre actual, debido al progresivo incremento de las películas a concurso y del interés de los productores por presentar aquí sus obras.

Al año siguiente desaparece el Lábaro y la Espiga se convierte en el galardón principal. Posteriormente se introdujeron los premios a mejor actor y actriz (1979), mejor guión (1984), mejor primera película (1989), del Jurado (1991) y al mejor nuevo director (1992), y algunos otros premios con una continuidad escasa e intermitente [1].


TERCERA PARTE / Un poco de historia de la SEMINCI

"Directores de cine y directores del festival"

La Semana Internacional de Cine de Valladolid o SEMINCI, como se conoce popularmente el certamen, comenzó su andadura en el año 1956, caracterizándose desde sus inicios por introducir en España nuevos autores y cinematografías desconocidas.

Directores/ras de cine

Como Andzrej Wajda, Nikita Mihalkov, Stanley Donen, Arthur Penn, Ken Loach, Abbas Kiarostami, André Téchiné, Mike Leigh, Robert Guédiguian, Costa-Gavras, Atom Egoyan, Theo Angelopoulos, Jonathan Demme o Ang Lee, entre otros, han pasado por Valladolid, junto a un gran número de realizadores españoles.

Otros no pudieron venir personalmente, pero su obra logró un reconocimiento que permitió su posterior expansión por nuestro país o su revalorización, como en los casos de Carl Th. Dreyer, Ingmar Bergman, Luchino Visconti, Jean Renoir, Kenji Mizoguchi, Louis Malle o Wong Kar-wai.

Directores del festival

Durante la primera etapa del certamen, de la mano de Antolín de Santiago y Juárez, la Semana consiguió sortear la presión de la censura y presentar películas que habría sido imposible ver en España por el férreo control de la dictadura. En los últimos años de ésta, con Carmelo Romero al frente y en los primeros años de la democracia, con Rafael G. Yañez como máximo responsable del Comité de Dirección, junto Germán Losada y Fernando Herrero el festival consolidó su apuesta por mostrar la obra de grandes cineastas y apostar por el descubrimiento de nuevos valores.

Entre 1984 y 2004, el equipo dirigido por Fernando Lara contribuyó al crecimiento y alcance del festival. Los ciclos y las secciones paralelas aumentaron y surgieron espacios como Tiempo de Historia, dedicado al documental, un género que ha experimentado un gran auge desde entonces.

En el año 2005, el crítico y escritor argentino Juan Carlos Frugone tomó las riendas del festival hasta mediados del 2008. Desde entonces, la SEMINCI es dirigida por Javier Angulo, periodista y fundador de la revista Cinemanía, de la que fue director hasta el año 2006.

Fuente: http://www.seminci.es/historicos.php. [Consulta el 10.09.2014]


CUARTA PARTE / Un poco de historia de la SEMINCI

La historia de la Fundación de Seminci

Primera parte: Su configuración

Valladolid, 1979-1980:

Las primeras elecciones municipales democráticas desde 1936, se celebraron en la ciudad el día 3 de abril de 1979, los resultados fueron: PSOE 13 concejales, UCD 9, PCE 4, Independientes 2 y CD 1. Es elegido alcalde Tomás Rodríguez Bolaños.

El 19 de mayo de 1979 el Ayuntamiento restituye el nombre de algunas calles de la ciudad, que habían sido cambiados tras el golpe de estado de 1936. Grupos de extrema derecha se constituyen en comandos, uno de ellos el denominado “Onésimo Redondo” actúa con atentados en la ciudad de forma intermitente; se arrojan ‘cócteles molotov’ contra el Ayuntamiento, las sedes de partidos políticos y sindicales, contra periódicos (El Norte de Castilla), bares (El Largo Adiós), librerías (Isis,Villalar), salas de cines (Cine Cervantes cuando se proyectaba El Proceso de Burgos, de Imanol Uribe 1979) e incluso contra el gobernador civil Román Ledesma. La publicidad de las mismas alcanza dimensión nacional al publicarse un reportaje de Nicolás Sánchez en la revista “Interviú”, en donde se denunciaba la impunidad con la que se producían, hizo que se acuñase el apelativo referido a la ciudad, “Fachadolid”, “se agredía, se extorsionaba y se secuestraba, al mismo tiempo que se colocaban artefactos explosivos” [2]. El nombramiento de Carlos Enrique Gómez como jefe superior de Policía y la decisión de actuar de forma más decidida sobre los autores de estos ataques a la convivencia ciudadana, ayudó a borrar en parte dicho apelativo sobre la ciudad.

Valladolid fue designada sede del Mundial de Fútbol de 1982, el 18 de julio de 1979. - Organización del movimiento vecinal, el 22 de febrero de 1980, la Junta Constituyente, de la Coordinadora de Barrios, compuesta por representantes de las Asociaciones Vecinales de Huerta del Rey, Belén, San Andrés, la Victoria, la Cañada, San Pedro Regalado, Zona Sur, Girón y Pajarillos y de las Asociaciones Familiares de Rondilla, Delicias y Pilarica, aprueban los Estatutos de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Valladolid “Antonio Machado” [3]. El Real Valladolid, después de 16 años, asciende a Primera División el 20 de mayo de 1980, después de dieciséis años alejado de ésta.

Un suceso espectacular: El 25 de julio de 1979, desde las 9 a las 12 de la noche, se produjo un incendio en Chancillería que estuvo a punto de llegar a los tanques del Hospital Clínico.

El grupo Candeal grabó su primer disco en mayo de 1980.

La Diputación y RTVE firman un convenio, el 15 de junio de 1980, para crear el Centro Regional de RTVE [4].

En Seminci está en marcha la 25 edición. Y se está por “sentar unas bases sólidas para asegurar su futuro” [5]. El 11 de febrero, Bolaños ratifica en su cargo al Comité de Dirección: El Ayuntamiento considera que es una elección idónea dado el éxito de la última edición y la general estimación que la crítica y el público han expresado reiteradamente a este equipo" (Hoja del Lunes, 11 de febrero de 1980). Los problemas de financiación y la tensa relación con el Consejo General de Castilla y León provocan incertidumbres sobre el futuro del festival: “A finales de marzo (el día 29), los responsables del Festival presentan las cuentas de la edición anterior, con una deuda de tres millones de pesetas con diversos establecimientos (hosteleros, imprentas, empresas de subtitulado y aduanas), a la espera de recibir parte del dinero que aún no había llegado (un millón y medio del Ministerio de Cultura, uno del Ayuntamiento y otro del Consejo General de Castilla y León)” [6].

El proyecto de la concejala de cultura Pilar García Santos para dar estabilidad a la Seminci, se aplaza. Ella en mayo hace pública su posible dimisión si no se alcanza un acuerdo. “El 10 de junio se reúne con José Manuel García-Verdugo (UCD), secretario del Consejo General de Castilla y León, para perfilar la creación del ansiado organismo. Es entonces cuando se acuerda la constitución de un Patronato que regule las actuaciones de esa Fundación y comienza una dura pugna por establecer la cuota de representatividad en ese órgano. La fórmula debatida contempla la siguiente estructura: el alcalde como presidente del Patronato, un vicepresidente designado por el Consejo General, y otros trece miembros, cinco elegidos por la Corporación municipal, cuatro por el Gobierno autonómico, y otros cuatro que representasen al Colectivo Municipal para la Expansión de la Cultura de la Imagen, integrado por asociaciones de vecinos y otras agrupaciones culturales” [7]. Se conoce el primer borrador de los estatutos de la Fundación el 18 de julio de 1980, aunque la versión definitiva no se presenta hasta el 2 de octubre de ese mismo año; han sido diez versiones las elaboradas hasta llegar a la definitiva, con la aportación de un capital fundacional de medio millón de pesetas.


Jesús Ojeda Guerrero
Representante de la Federación de Asociaciones Vecinales en el Consejo Rector de la SEMINCI

Edición de enlaces: Secretaría Técnica de la Federación


[2Marcos, María Concepción, (2004): “El Valladolid actual”, en AA.VV., Una historia de Valladolid. Valladolid: Ed. Ayuntamiento de Valladolid, p.491

[3Cfr. Gente de Federación (2005): “25 años Haciendo ciudad 1980-2005. Valladolid: Ed. Federación de Asociaciones de Vecinos de Valladolid, p.11

[4Fuente: http://www.valladolidweb.es/valladolid/historia/01hist6.htm [Consulta: 18 de noviembre de 2014].

[5Combarros Peláez, César (2005), 50 años de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (1956-2005) Una ventana al mundo. Valladolid: Ed. Semana Internacional de cine,2005, p.193.

[6Ibidem, p.194.

[7Ibidem, p.194.