Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > El Ayuntamiento declara la ruina de la casa cuartel de Puente Colgante y (...)

Ribera de Curtidores

El Ayuntamiento declara la ruina de la casa cuartel de Puente Colgante y ordena desalojar a las 24 familias

Urbanismo decreta la ruina económica del edificio, ya que las reparaciones necesarias superan el valor del inmueble y el desalojo se ejecutará en un plazo máximo de 60 días

Jueves 17 de julio de 2014 · 153 lecturas · rss article rubrique


«Iban a por la declaración de ruina de Puente Colgante y ya la han logrado»

Los inquilinos de la casa cuartel reciben con resignación la noticia de que deberán dejar sus pisos · La Guardia Civil remata ya las obras en la Comandancia para acoger a estas familias

La declaración de ruina de la casa cuartel de Puente Colgante no ha pillado por sorpresa a la docena de familias que aún residen allí. Ayer recibieron la noticia con una mezcla de rabia y resignación, al tiempo que algunos anunciaban ya que no se irían sin más: «Que me vengan a buscar». La rabia, tal como explican, nace por sentir que se han «reído» de ellos en un proceso en el que se quejan de que nadie les ha «hablado claro»: «Lo que no entiendo es el cachondeo, por qué no nos han dicho nunca que querían quitarse el edificio de encima», apuntaba a este diario uno de los inquilinos. «Iban a por la declaración de ruina y la han conseguido. Esto está sentenciado».

El proceso administrativo que ha iniciado el Ayuntamiento con fecha 11 de julio -en la imagen de la derecha aparece el anuncio que está publicado en la propia web del Consistorio- no es definitivo, ya que todavía caben alegaciones, pero los propios moradores de la casa cuartel dan por hecho que, tarde o temprano, tendrán que abandonar sus casas, a pesar de no estar de acuerdo: «Me dieron un piso en ruina y yo lo arreglé con mi dinero. Y ahora...».

El expediente de declaración de ruina, del que ya informaba El Día de Valladolid en su edición de ayer, da dos meses de plazo para que las personas o entidades que se consideren afectadas formulen por escrito «observaciones», tal y como explicaron ayer desde la Concejalía de Urbanismo a través de un comunicado de prensa. Una vez transcurrido ese tiempo y si no prospera ninguna alegación -si las hubiere-, el expediente ya debería ser firme. En este sentido, las fuentes consultadas explican que, en este tipo de procesos, las únicas alegaciones que prosperan son las de la propiedad y en este caso fueron los dueños, la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento, los que acudieron al Ayuntamiento para pedir la declaración de ruina de la casa cuartel. Por ello, se estima que en un plazo aproximado de dos meses, la docena de familias que viven en Puente Colgante tendrán que abandonar sus casas.

Obras en la comandancia. En la Comandancia de la Guardia Civil, por su parte, continúan las obras en los pisos (pabellones) de la casa cuartel de San Isidro, a fin de que se puedan trasladar allí las familias de Puente Colgante que así lo deseen. Una opción que los inquilinos consultados por este periódico no contemplan: «Allí no iremos, aunque sorprende que sí haya dinero para eso y no para arreglar las viviendas de Puente Colgante. Pero ya nos buscaremos algo», concluyen.

Fuente: Texto, El Día de Valladolid, 17-07-2014.

El Ayuntamiento declara la ruina de la casa cuartel de Puente Colgante y ordena desalojar a las 24 familias

Urbanismo decreta la ruina económica del edificio, ya que las reparaciones necesarias superan el valor del inmueble · El desalojo se ejecutará en un plazo máximo de 60 días

El Ayuntamiento de Valladolid ha declarado la ruina del edificio que alberga la casa cuartel de Puente Colgante que ahora, ya sí, tendrá que ser desalojado en un plazo máximo de dos meses. Urbanismo empezó ayer mismo a comunicar esta medida a las 24 familias que tenían asignado uno de los pisos del inmueble, a la Comandancia de Valladolid y la Junta de Castilla y León, que es la administración propietaria de los bloques, que los tiene alquilados a la Guardia Civil desde hace décadas y que es quien había solicitado la declaración de ruina, a través de la Consejería de Fomento.

El decreto municipal pone, de este modo, fin a un culebrón que comenzó en febrero, cuando la Guardia Civil comenzó a ordenar el desalojo de los pabellones (las viviendas) a sus adjudicatarios, alegando que el edificio se hallaba en estado de ruina y que, incluso, había «riesgo de derrumbe». Todo, fundamentado en un informe que se había encargado a una empresa externa a la propia Guardia Civil.

El plazo para abandonar esta casa cuartel no está tasado como tal en las notificaciones que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Valladolid, si bien es la propia normativa la que establece esos dos meses de plazo ya citados para que los propietarios presenten alegaciones, una hipótesis ésta que parece improbable ya que fue la propia Junta la que solicitó esta declaración de ruina que, ahora, ratifican los informes elaborados por los técnicos de la Concejalía de Urbanismo del Consistorio.

En concreto, según pudo saber El Día de Valladolid en fuentes del caso, se determina que la casa cuartel de Puente Colgante está en ruina económica, una figura que se establece cuando el valor de las reparaciones de un edificio supera el valor real del mismo. Al parecer, no se habla en ningún momento de riesgo de derrumbe del edificio, pero sí de «graves deficiencias» en elementos como las ventanas, bajantes y cubiertas, pero descarta la existencia de cualquier tipo de problema estructural en la casa cuartel.

Los recursos. Precisamente, fue a la ausencia de un documento oficial, más allá de aquel informe externo, a lo que se agarraron los abogados de la AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles) para conseguir frenar los desalojos. Los recursos que la asesoría jurídica de este agrupación presentó en nombre de diez familias de Puente Colgante se fundamentaban en la ausencia de una declaración de ruina oficial, que es la que decreta el Ayuntamiento, la única entidad competente en esta materia en una ciudad.

Y la Subdirección General de Personal de la Guardia Civil les dio la razón hace un par de semanas, ordenando paralizar un desalojo que había ejecutado ya, aunque de forma voluntaria, la mitad de esas 24 familias, además de las dos unidades operativas que la propia Comandancia tenía allí: el Puesto de Valladolid, trasladado ahora a un edificio de Zaratán; y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), que se ha instalado en el acuartelamiento de San Isidro. Para la Dirección del Instituto Armado, fue solo un «defecto de forma» que ahora, con la única declaración de ruina que es válida, ya ha sido subsanado.

Fuente: Texto, Fotografía: J. Tajes, El Día de Valladolid, 16-07-2014.

¿Quieres ponerte en contacto con la asociación vecinal de la zona?

Asociación de Vecinos de Ribera de Curtidores