Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Asuntos sociales > El PSOE denuncia que el Ayuntamiento incumple el Plan de Drogas e IU (...)

Plan Municipal de Drogas / Fuente: Último Cero

El PSOE denuncia que el Ayuntamiento incumple el Plan de Drogas e IU presenta 14 propuestas para la redacción del IV Plan Municipal sobre Drogas

La Concejalía de Bienestar Social presenta un borrador con 4 años de retraso y con ’agosticidad y alevosía’

Viernes 5 de septiembre de 2014 · 59 lecturas · rss article rubrique



COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL DE IZQUIERDA UNIDA

5 de septiembre de 2014

IU presenta 14 propuestas para la redacción del IV Plan Municipal sobre Drogas centradas en una mayor implicación de la sociedad civil

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha presentado dos escritos para la redacción del IV Plan Municipal sobre Drogas. Uno el pasado 25 de agosto y otro hoy, 5 de septiembre de 2014, en la reunión convocada para estudiar el borrador de la Concejalía de Bienestar Social y Familia. Las propuestas de ambos escritos pueden resumirse en los siguientes 15 puntos:

1º. Se necesita un análisis específico, completo y actual de la drogodependencia en Valladolid. Que analice la situación en los ámbitos educativo, laboral, por sectores, por edades, etc., y que se coloque como base del Plan.

2º. Es necesario proceder a una completa evaluación del plan anterior, con una explicación de las actuaciones desarrolladas.

3º. Es necesario explicitar los objetivos generales que el Plan debe cumplir, y que enmarquen los objetivos específicos. Entre ellos, IU propone los siguientes:

1. Promover una mayor conciencia social sobre la importancia del problema, así como los daños y los costes personales y sociales relacionados con el las drogodependencias.
2. Analizar la evolución del consumo y policonsumo de alcohol, tabaco y otras drogas, en Valladolid.
3. Reducir el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, así como los riesgos y las consecuencias sociales asociados al mismo.
4. Potenciar estilos de vida más saludables.
5. Incidir sobre las causas que influyen en el consumo de las diferentes drogas, minimizando los factores de riesgo y maximizando los factores de protección.
6. Asegurar que el Ayuntamiento dispone de suficientes mecanismos para la promoción, educación, formación y prevención.
7. Favorecer la participación de la sociedad civil mediante las asociaciones en actuaciones de promoción, educación, formación y prevención.
8. Facilitar la incorporación a la sociedad de las personas en proceso de rehabilitación, a través de programas de formación integral y de preparación e inserción laboral.
9. Potenciar la evaluación sistemática de programas y actuaciones como instrumentos que permitan validar las actividades realizadas.
10. Optimizar la coordinación y cooperación, tanto en el marco de la Comunidad como en el conjunto Estado.

4º. Debe establecerse un proceso participativo en el que se debatan propuestas con el conjunto de la sociedad civil. En opinión de IU los objetivos y las acciones deben partir de este proceso participativo así como de la evaluación del plan anterior; del análisis de los criterios de actuación y de los objetivos generales. Nada de esto aparece en el borrador. Hay que conseguir implicar más a la sociedad civil, contar con asociaciones y plantear propuestas específicas, propias, para cada uno de los barrios (ya que ni la problemática ni las posibilidades de actuación son iguales u homogéneas en todas las áreas y barrios de la ciudad).

5º. Debe haber en el Plan una memoria económica. En el borrador ni tan siquiera aparece una aproximación del gasto que implicaría el desarrollo del Plan.

6º. También debe haber una clara temporalización de las acciones.

7º. Debe establecerse en el Plan un sistema de evaluación e indicadores para medir sus resultados.

8º. Deben especificarse los diferentes espacios de la ciudad donde se desarrollarán o se pueden desarrollar las acciones previstas, así como señalar quiénes serán las concejalías o servicios responsables de la puesta en marcha de las acciones.

9º. En el nuevo Consejo Municipal que se propone debería ampliarse la participación de la sociedad civil; reducir el peso de concejales y administraciones y aumentar el de la sociedad civil, incorporando al sector educativo, a los jóvenes, a las asociaciones relacionadas con los accidentes de tráfico, etc.

10º. Se deben potenciar los programas de ocio alternativo y promoción de hábitos saludables. Los programas de ocio alternativo (de tarde y de noche) deberían desarrollarse todo el año, no tiene sentido limitarlos a seis meses.

11º. Debe trabajarse con los municipios del entorno de Valladolid. Los trabajos de formación, información o prevención, etc., y los que tienen que ver con los jóvenes han de plantearse en un ámbito más amplio que el de la ciudad. Recuérdese, por ejemplo, cómo vienen muchos jóvenes a Valladolid desde los municipios de alrededor.

12º. Hay que reforzar la figura de los educadores de calle y mediadores. Y conseguir que puedan trabajar en los centros educativos.

13º. Es necesario recuperar o reimpulsar programas de familia, especialmente los de “educar en familia” y “construyendo tu futuro”.

14º. Convendría establecer una serie de “normas de estilo” o similar con los medios de comunicación para analizar y proponer el tratamiento más adecuado sobre estos temas.

15º. Y desde luego sería necesario establecer un código de conducta municipal, especialmente en lo relativo a patrocinios. Hay cosas, por ejemplo, que no deberían promocionar los concejales o concejalas del Ayuntamiento, cuando se está dirigiendo al uso (y posible abuso) de bebidas alcohólicas, como las colaboraciones que ha habido en la publicidad de determinadas bebidas alcohólicas.


COMUNICADO DEL GRUPO MUNICIPAL SOCIALISTA

20 de agosto de 2014

El PSOE censura un Plan de Drogas tardío, continuista e inconcreto, al que el verano sustrae de la participación

La Concejalía de Bienestar Social remitió por email a finales de julio, con 4 años de retraso, un borrador cuyas aportaciones externas fía al mes de agosto

En la línea de la forma de actuar del Partido Popular, de espaldas a la ciudadanía, tarde, mal y nunca, entiende el Grupo Municipal Socialista que ha dado a conocer a los grupos de la oposición el equipo de Gobierno el borrador del cuarto Plan Municipal de Drogas, para el que la Concejalía de Bienestar Social fía la presentación de sugerencias al inhábil mes de agosto, en una demostración más de su desinterés por el trabajo en común y la voz de los colectivos afectados.

El PSOE propone, en consecuencia, la ampliación del plazo para la aportación de propuestas por parte de colectivos y grupos de la oposición, mayor difusión al proceso de participación y que se constituya una mesa de trabajo abierta a todos. Lo lógico sería, en su opinión, establecer un calendario concreto, público y transparente de participación, elaboración y aprobación tanto del IV Plan de Drogas como del nuevo Consejo Municipal.

El último Plan Municipal de Drogas vigente en el Ayuntamiento de Valladolid, el 3º, comprendía el periodo 2007-2010, lo que supone que el mandato pasado finalizó sin un Plan de Drogas en vigor y estamos a menos de nueve meses del término del presente, otros 4 años, cuando se presenta, de forma apresurada, con agosticidad y alevosía, un borrador precipitado, inconcreto, incompleto, escasamente participativo y continuista, puesto que redunda únicamente en lo ya hecho en los tres anteriores.

Precisamente, hoy, 20 de agosto, se cumple un año de la última petición hecha pública por el Grupo Municipal Socialista en este mandato –la primera se registró en el Pleno de octubre de 2011- para que se elaborara un nuevo Plan municipal que contemplara medidas contra el botellón e incorporase la legislación que se ha ido aprobando desde la aprobación del anterior, en 2007, así como una evaluación del último, con el fin de mejorar las acciones que se pusieron en marcha.

El PSOE añadió en su reclamación, -a las puertas de las Ferias y Fiestas del pasado año, que comienzan invariablemente, como es bien sabido, con un macrobotellón juvenil en la playa de las Moreras-, la importancia de “dar voz en este problema a todos los sectores afectados, convocando desde el Ayuntamiento un encuentro en el plazo más breve posible con jóvenes, hosteleros, peñas, vecinos y comerciantes para trabajar en el medio y largo plazo y darle una solución real y definitiva”.

En el Pleno Municipal de octubre de 2013, el Grupo Socialista volvió a interpelar a la concejala responsable, Rosa Hernández, por las razones para el retraso en la elaboración del nuevo Plan Municipal de Drogas, instándole a poner en marcha el proceso participativo de forma inmediata, sugerencia a la que, a la vista de los hechos, hizo caso omiso.

Nos encontramos ahora, así pues, con un borrador de Plan, el cuarto, enviado el pasado 25 de julio por correo electrónico a los Grupos Municipales, con una carta de presentación de la concejala, que fija como plazo para hacer aportaciones un mes, -en pleno periodo cuasi-inhábil-, hasta el día 26 de agosto, y convoca una reunión para su debate para el 2 de septiembre.

Al borrador, en el que se olvida la imprescindible evaluación del Plan anterior, un diagnóstico del panorama actual en la ciudad, así como alguna referencia a los estudios y trabajos de otras instituciones y colectivos del sector, como la recientemente presentada por Proyecto Hombre, le acompañan un documento sobre la coordinación del Plan y un borrador de reglamento para el Consejo Municipal sobre Drogas, que tardará seis meses en constituirse, de modo que de esta forma, la puesta en marcha del mismo llegará casi en precampaña electoral.

Es obvio, por tanto, que el proceso de elaboración, participación y finalmente aprobación del IV Plan Municipal sobre Drogas no parece el más adecuado ni el más participativo, -el mes de agosto no es la fecha idónea para promover la participación de organizaciones y colectivos, que se encuentran “bajo mínimos”, exactamente igual que la Administración- y por supuesto, no llega a tiempo para abordar este gravísimo problema de salud pública, que lleva abandonado por el equipo de Gobierno del PP desde 2010.

¿Qué recoge el borrador?

En opinión de los socialistas, este nuevo Plan no recoge prácticamente acciones nuevas, por lo que supone una continuidad casi total con respecto al Plan que finalizó en el año 2010, una extensión de aquel en el tiempo que no tiene en cuenta cambios legislativos ni la evolución social de estos ejercicios.

El borrador del Plan está diseñado a partir de Objetivos Específicos y Actuaciones a desarrollar, para los que empieza por omitirse el órgano responsable de cada actuación, lo que lo convierte en “un canto al sol”, puesto que a nadie podrá exigirse el cumplimiento o no de lo que se propone. Por si ello fuera poco, los Objetivos específicos y las Actuaciones de coordinación con los colectivos del sector son inconcretos. Habla, por ejemplo, de subvenciones y propone como actividad “que se plantearán líneas de colaboración”. El lenguaje, genérico, no especifica qué, cuándo ni cómo, y sólo es más concreto en cuanto a las actuaciones que ya está realizando el propio Ayuntamiento, especialmente en colegios e institutos, así como el trabajo con familias.

El Plan recoge medidas de formación para el empleo dirigidas a personas con problemas de drogodependencias, pero no concreta si serán los CEAS los encargados de poner en marcha estos “itinerarios de inserción laboral”, o se implementarán los programas en los centros de tratamiento, que ya están implicados en esta labor.

¿De qué carece?

El Plan carece de estimación del presupuesto disponible, plazos de desarrollo o ejecución, así como de indicadores de evaluación que permitirían conocer su impacto con concreción y precisión, tanto durante su vigencia como a su término, y tampoco indica a quiénes va dirigida cada actuación, cuántos participantes se prevén o cuántos cursos se pondrán en marcha.

El PSOE echa de menos, asimismo, alguna referencia a la potenciación del asociacionismo juvenil, tan importante en la prevención tanto de consumo de drogas legales como ilegales, así como de conductas violentas, así como la potenciación de acciones de prevención en el ámbito educativo, que deberían formar parte en el proyecto educativo de los centros escolares.

Se echa en falta, igualmente, en opinión del PSOE, un compromiso de forma expresa en el documento por parte del Ayuntamiento como institución, para cumplir el Artículo 21 de la Ley 3/2007 de Prevención de Drogas de Castilla y León, en cuanto a la prohibición de la publicidad directa o indirecta de bebidas alcohólicas por parte de las administraciones públicas.

¿Y el Consejo Municipal?

El reglamento que presenta el PP para la constitución del Consejo Municipal, que no llegará hasta finales de mandato, recoge la participación únicamente de cuatro organizaciones, frente a 9 representantes de las distintas administraciones, lo que convierte este órgano en un lugar en el que los directamente implicados y conocedores del tema, (tal y como ocurre en el resto de los Consejos Municipales en los que el Partido Popular copa la mayoría de las sillas), se encontrarán con serias dificultades para ser críticos.

Siendo un órgano consultivo, en el que los interesados, quienes trabajan con estas personas día a día, deberían jugar el papel de expertos y tener la capacidad de aconsejar y plantear, no tiene sentido, en opinión de los concejales socialistas, esta exagerada descompensación en el número de participantes.