Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > La Rondilla entiende que el Consistorio podría haber conducido el ARI con (...)

ARI Rondilla

La Rondilla entiende que el Consistorio podría haber conducido el ARI con más facilidades para los vecinos

Urbanismo da por concluido el ARI del barrio después de seis años de obras en dos fases con la rehabilitación de 849 viviendas con 17,5 millones de inversión

Viernes 3 de octubre de 2014 · 102 lecturas · rss article rubrique


La Rondilla culmina la rehabilitación de 849 viviendas con 17,5 millones de inversión

Urbanismo da por concluido el ARI del barrio después de seis años de obras en dos fases

Han sido más de quince años de papeleos, casi seis desde que piquetas y pintores comenzaron a trabajar en los primeros bloques y hoy, por fin, en octubre de 2014 –con el refrendo de licencias a través de la Junta de Gobierno–, el Ayuntamiento da por concluidas las obras en los últimos bloques adscritos al ARI de La Rondilla, el gran proyecto urbanístico que ha permitido rehabilitar 849 viviendas del barrio, en dos fases (2008-2010 y 2012-2014) y después de una inversión de 17,5 millones de euros, sufragada desde el Ministerio de Fomento y el Consistorio, y con la participación de los vecinos, que han tenido que desembolsar cantidades de entre 4.500 y 15.000 euros, según las obras que se hayan ejecutado en sus inmuebles (han contribuido con cerca del 30% de la inversión total).

  • 367 viviendas de 35 bloques es el número de casas en el que se ha intervenido en esta segunda fase del ARI de La Rondilla (2012-2014). Las obras de la primera llegaron a 482 casas de 41 inmuebles.
  • 29,97% es el porcentaje de aportación de los propietarios sobre la inversión realizada. El resto del dinero ha procedido de inversiones del Ministerio de Fomento, la Junta y el Ayuntamiento de Valladolid.
  • Segunda fase. La inversión total ha sido de 7.886.878,88 euros. De ellos, 5.523.500 son subvenciones.

La mayor parte de ellos (71 sobre un total de 76) han aprovechado las subvenciones públicas para instalar un ascensor, bien en el hueco de la escalera, bien a través de un cajón adosado al edificio tras la pertinente autorización para ocupar la vía pública.

Pero además, las obras han permitido a los vecinos de La Rondilla mejorar las condiciones de sus viviendas con la reparación de cubiertas, el arreglo de las conducciones o la adopción de medidas para mejorar el aislamiento y evitar las escalofriantes fugas de calor que sufrían estos bloques, construidos a toda prisa hace más de cuarenta años, a la sombra del desarrollo industrial, y con unos materiales de baja calidad. Los estudios termográficos confirman, una vez terminadas las obras, que hay viviendas en las que se ha conseguido reducir hasta el 83% la fuga de calor, sobre todo a través de las ventanas y las juntas.

La concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, visitó este jueves algunas de las últimas viviendas que han cerrado este largo programa de rehabilitación. Son, por ejemplo, comunidades de vecinos de la calle San Juan de la Cruz. En estos días se ejecutan los trabajos de urbanización de esta vía, las de su entorno y las plazas en las que intersectan y, a finales de noviembre, cuando termine el tajo en la vía pública, se cerrará definitivamente el ARI, calificado como un «éxito» desde el Consistorio, «ya que ha mejorado la calidad de vida de muchas familias de La Rondilla». Vidal añadió que esta intervención es un «claro ejemplo de la apuesta del Ayuntamiento y del alcalde por la rehabilitación urbanística para conseguir un modelo de ciudad compacta que no encarezca los servicios públicos con nuevas urbanizaciones».

La Asociación Vecinal Rondilla, colectivo que durante los primeros años de este siglo peleó para que el ARI fuera una realidad, valoró ayer el resultado final, el proyecto en conjunto, «puesto que siempre hemos estado convencidos de que era una acción positiva para el barrio, ya que mejoraba la accesibilidad y el aislamiento de las viviendas», como explica Manuel Prieto, presidente del colectivo vecinal. Sin embargo, entiende que el Consistorio podría haber conducido el programa con más facilidades para los vecinos (fiscales, de licencias) que hubieran permitido acogerse también a aquellas comunidades que no han querido participar en el ARI (de un total de 1.052 viviendas se han remozado 849). «Muchas de ellas no lo han hecho porque ya en su día se gastaron por su cuenta el dinero en la instalación de un ascensor, que era la principal demanda, aunque en algunos casos no se resolvió de todo el problema porque el elevador se queda en entreplantas», recuerda Prieto.

El antes y el después

La asociación del barrio defiende que la urbanización exterior –con aceras más anchas, renovación de redes de abastecimiento y saneamiento– se debería hacer realizado antes de las obras en el interior para facilitar el enganche de las viviendas y también critica el color blanco elegido para pintar las fachadas. «Se dijo en su día que daban luminosidad al barrio, pero es muy sucio. Los primeros bloques están hoy ennegrecidos y no parece lógico que los vecinos tengan que pintar cada poco tiempo», resume, al tiempo que censura la eliminación de plazas de aparcamiento (110 menos en el polígono 18 de julio) sin que de la mano haya ido la construcción de subterráneos que subsanen esta pérdida de espacios en un barrio donde ya es complicado aparcar.

En cualquier caso, el ARI de La Rondilla –seleccionado este mes de agosto para concurrir en el Concurso Internacional de Buenas Prácticas que convoca la ONU– ha permitido remozar 76 bloques de los polígonos residenciales 18 de Julio (que los vecinos, por la ley de memoria histórico, han rebautizado como Concordia) y 25 años de Paz (Paz a secas). Las opiniones recogidas por la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda (VIVA), promotora de esta intervención, certifican la satisfacción de los vecinos con las obras realizadas en sus viviendas. El ejemplo lo puso ayer una vecina del número 8 de San Juan de la Cruz, cuando recordó que su vivienda llegó a registrar una humedad del 90% (las goteras y manchas en la pared eran continuas) y, en algunos días del verano, hasta 31 grados en los dormitorios. Después de las obras, ha subsanado estos problemas y, además, ha logrado un ahorro medio de más de 50 euros al mes en el gas. Los trabajos también han afectado a las zonas comunes, como los portales. Han sido los propias comunidades de vecinos (por mayoría) las que han elegido qué querían mejorar de sus inmuebles e incluso, en función del presupuesto disponible, qué materiales o técnicas emplear para el aislamiento de los bloques.

La concejala Vidal defiende estos proyectos de rehabilitación y recuerda el que se ha puesto en marcha en el barrio Cuatro de Marzo.«Allí no habrá tantas obras relacionadas con el ascensor, porque muchos ya lo tienen. Se intervendrá sobre todo en el aislamiento de las viviendas, la instalación de calderas de biomasa o la renovación de la fachada con el objetivo de que sean viviendas que tiendan a gasto energético.

Fuente: Texto: Víctor Vela, Fotografía: Ramón Gómez, El Norte de Castilla, 03-10-2014.

¿Quieres ponerte en contacto con la asociación vecinal de la zona?

Asociación Vecinal Rondilla