Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Participación ciudadana > Sexo rápido y sin amor: la pasarela de Pilarica.

Artículo de opinión

Sexo rápido y sin amor: la pasarela de Pilarica.

Martes 24 de noviembre de 2015 · 352 lecturas · rss article rubrique


SEXO RÁPIDO Y SIN AMOR: LA PASARELA DE PILARICA

Todos los habitantes de la ciudad de Valladolid han puesto el grito en el cielo al ver imágenes del monumento que el Ministerio de Fomento y ADIF están erigiendo en la ciudad. Y no es para menos lo de el grito en el cielo. La pasarela sobre el paso a nivel de Pilarica se ha convertido en el mayor monumento al despropósito y la sinrazón. Ningún otro puede hacerle sombra. Tal es su desmesura.
Antes de entrar dejen salir, dice el sentido común. Es un criterio de carácter universal. También parece lógico pensar que antes de clausurar un paso debemos crear salidas alternativas. Antes y no a posteriori. No hace falta ser ministra o ingeniero para darse cuenta de ello.
Sin embargo, el sentido común es uno de los elementos que ha fallado en este cúmulo de acciones disparatadas protagonizadas por la ministra de Fomento y los dirigentes de ADIF. O acaso no tan disparatadas. La fecha del 20 de diciembre nos da una de las claves. Había que inaugurar la línea AVE desde Valladolid a Palencia y León como fuera. A toda prisa. Para eso estamos hablando de un tren de alta velocidad. El rédito electoral es lo prioritario quedando todo lo demás en segundo plano. Las personas, sus problemas de convivencia, su aislamiento, la alteración del paisaje urbano, su incomunicación y su infelicidad no importan. Lo que de verdad importa son los votos en diciembre.
Esta premura y el desinterés por las personas ha llevado a la ministra y al ADIF a engendrar un monstruo en forma de pasarela. Es lo que tiene el sexo rápido y sin amor. Genera criaturas disparatadas y descomunales. Si a ello añadimos el uso de la fuerza el resultado es mucha infelicidad para mucha gente. Igual que ocurre en una violación.
La ministra Ana Pastor y los dirigentes de ADIF parecen ignorar que el cierre súbito del paso a nivel precedido de engaños y mentiras ha violado los más elementales derechos de los habitantes del barrio de Pilarica y de Valladolid. La pasarela es la criatura más emblemática de este embarazo no deseado. Pero hay más consecuencias. Les ha dejado sin alternativas viables para desplazarse desde sus casas hasta las casas de sus vecinos en el mismo barrio, les ha alterado el paisaje urbano de forma muy agresiva, pone al barrio y sus habitantes al borde de la marginación y la exclusión social. Se han violado, en definitiva, sus más elementales derechos como personas y como ciudadanos. Las infraestructuras se han antepuesto a las personas.
Pero ministerio y ADIF han tenido un error de cálculo. El estupor y sorpresa inicial por el cierre del paso a nivel fue seguido por sentimientos de rabia e indignación. Con eso ya contaban y no les importaba. Ya lo tenían asumido. Son cuatro gatos que no merecen mayor consideración. Son los “nadies” de Pilarica en el sentido que Eduardo Galeano expresó en uno de sus poemas.
Sin embargo, ahora estamos en una nueva situación con la que ustedes no contaban. Los ciudadanos de Pilarica, y de todo Valladolid, se ríen y se mofan de su engendro de pasarela. Significa que están hartos, que han perdido el miedo y que no se resignan a cargar con las consecuencias de este embarazo no deseado. Están dispuestos a luchar por su dignidad y la de sus conciudadanos. Sin concesiones. Hasta el 20 de diciembre y después del 20 D. Sin tregua y hasta el fin.
Y lo han conseguido. La pasarela se desmonta. La sinrazón no va a poder sellar los labios de los habitantes de Pilarica, quienes llegados a esta fase, se convierten en sujetos peligrosos para los políticos. Tendrán ustedes un avispero permanentemente pegado al culo en medio de las chanzas y burlas generalizadas por esta montaña rusa sobre las vías por donde estamos seguros que la ministra jamás se hubiera atrevido a cruzar con sus padres. Además utilizan una herramienta que ustedes ha probado desconocer: el sentido común. Entienden que sólo se puede poner fin a este conflicto mediante una solución pactada entre Fomento, ayuntamiento de la ciudad y vecinos.
Mejor el sexo con amor, ¿no le parece, señora ministra?

Asociación de Vecinos Pilarica.