Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Movilidad > Opinión (a modo de editorial) de la Federación sobre el Soterramiento

La Federación Informa

Opinión (a modo de editorial) de la Federación sobre el Soterramiento

Lunes 6 de febrero de 2017 · 674 lecturas · rss article rubrique


Un vecino le dice a otro: SOTERRAMOS o QUÉ, y el otro le contesta: Primero qué, y luego soterramos. Y eso es lo que ha sucedido: de lo poco que se ha hecho, ha sido secundario, cuando no innecesario.

Jamás en Valladolid se había producido un hecho tan insólito. Los mismos políticos que nos vendieron la moto en campaña electoral diciendo que la panacea consistía en mantener las vías férreas en superficie y desplazar la estación a diez kilómetros de la ciudad, de repente y sin que mediaran circunstancias, dieron la vuelta a la tornilla para defender lo contrario y, para colmo, después de doce años de oscurantismo e inactividad, ahora, se erigen en paladines de la causa, exigiendo trasparencia y acción. Ver para creer.

Por el contrario la Federación Vecinal y con mayor énfasis las asociaciones vecinales próximas a la franja ferroviaria, siempre mantuvieron la misma posición, perspectiva y enfoque. Había que soterrar las vías si de verdad queríamos permeabilizar los barrios y hacer una ciudad sin fisuras. Así lo entiendieron y así lo entienden y defienden. Como muestra recordar que fuimos muchos lxs vecinxs que ya hace treinta años salimos a la calle gritando: !Qué carajo, las vías por debajo!. Así consta en nuestra memoria y en las hemerotecas.

Surgió la Sociedad Anónima Alta Velocidad un 30 de enero de 2003, hace ya trece larguísimos años. Y nació con grandes pretensiones como si del cuento de la Lechera se tratara y, como el cuento, se quedó en eso, en nada. No hubo ni alta ni baja velocidad; más bien fue nula. Todo un prodigio de gestión.

Curiosamente hubo presagio y acertaron al llamarla "sociedad anónima". Pues, salvo la dichosa y afamada "Comfort Letter", aquí todo ha estado en el "anonimato" y movido en el oscurantismo. Nadie ha sabido quien o quienes dirigían los hilos y tomaban decisiones.

Nosotros no inventamos; esto dicen sus Estatutos: "nace para coordinar, impulsar, gestionar y financiar las iniciativas y proyectos…" todos ellos encaminados a "coser la ciudad", esto es, "permeabilizar barrios soterrando las vías del tren". Sin embargo, a la vista está que no solo no ha cumplido su objetivo sino que nos han dejado una deuda que, de asumirla, nos llevaría a la bancarrota, la ruina y el desastre.
No echemos la culpa a la crisis. Estamos donde estamos porque empezaron la casa por el tejado. Si la urgencia de soterrar era y es el tramo norte (apeadero-Estación), ¿cuál es la razón que justifica que se comenzara haciendo piruetas sobre el tramo sur?

¿No estaremos dilapidando los escasos recursos económicos disponibles en actuaciones que muy poco tienen que ver con el soterramiento de la vía férrea en el tramo previsto por culpa de caprichos o miopías de algunos? Esta pegunta ya la hicimos aquí, en un Pleno de 2013; hoy ya tenemos la respuesta. El dinero se ha dilapidado en actuaciones secundarias o ¿Acaso era prioritario el soterramiento de las vías a su paso por el Pinar de Antequera al igual que el realizado en el Polígono San Cristóbal?

¿Quién tomó esas decisiones de una manera tan oscurantista y a espaldas de la ciudadanía?

Doce años en la Sociedad citada, contando con legitimidad para la gestión, han servido para demostrar que quien estaban no fueron capaces de dar con el objetivo, ¿Acaso no es para sentir vergüenza ajena? Y ahora, porqué vienen rasgándose las vestiduras?

Cuántos años perdidos, cuántas ilusiones rotas. Cuánta tinta derramada para llegar a este caos.

Es la hora de la verdad. Es hora de pedir responsabilidades. Hay que buscar y encontrar a los culpables con nombres y apellidos y para ello, por el bien de la democracia y la ciudad, exigimos que este Pleno decida por unanimidad emitir bandos que reclamen la "búsqueda y captura de los responsables". Es de justicia y así lo demandamos.

Cuando hayamos saldado este escollo podremos hablar ya sin reparos de disolver sociedades y pagar deudas.

Esta federación vecinal, tan realista como utópica, seguirá creyendo que el soterramiento es posible