Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > Áreas > Movilidad > Intervención en el pleno: opinión de la Federación con respecto a la (...)

7 de febrero, martes, 9:00 horas

Intervención en el pleno: opinión de la Federación con respecto a la Disolución de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad

Lunes 6 de febrero de 2017 · 611 lecturas · rss article rubrique


INTERVENCIÓN DE LA FEDERACIÓN EN EL PLENO EXTRAORDINARIO DEL MARTES 7 DE FEBRERO EN EL PUNTO ÚNICO: “Posición a adoptar por el Ayuntamiento en la próxima reunión de los órganos colegiados de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003, S.A. y, en especial, sobre la propuesta de disolución de la misma.”

Buenos días.

Era verde y se la comió un burro.

Dejamos de lado los antecedentes de la cuestión por ser de sobra conocidos y luego les explico el significado de este titular que puede resultar chocante.

14 años y un mes han transcurrido desde que se creó la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2013. 14 años y Valladolid Alta Velocidad no ha dado respuesta a todos los objetivos de su constitución. Ha habido disculpas de todo tipo: “que si la crisis, que si la burbuja inmobiliaria ha pinchado, que si los cambios de color político en Madrid y en Valladolid, que si la culpa es de los anteriores gestores de la sociedad, que si …. , que si …. (con tono quejica como el que usan los niños) “

Que SÍ. (Con tono enérgico y rotundo) . Que quienes habitamos en esta ciudad nos hemos sentido engañados, nos hemos sentido traicionados y estamos profundamente defraudados con los anteriores gestores de la sociedad y con los actuales. Dígannos: ¿en qué se ha beneficiado la ciudad hasta el momento? ¿a qué ciudadanos y ciudadanas de Valladolid ha prestado servicio? No es moral levantarse de la mesa cuando la parte que beneficia a los habitantes de la ciudad todavía no se ha ejecutado Ni siquiera se han inaugurado los talleres de RENFE. Aprovechamos para exigir su puesta en funcionamiento sin más demoras. Sólo quienes habitan en el barrio del Pinar de Antequera pueden estar medianamente satisfechos.

14 años y un mes. Y aquí seguimos. Con estos pelos.

La disolución es un fracaso. Llevar una sociedad a la quiebra es un fracaso que incapacita a quienes la propician para seguir gestionando bienes públicos.

La alta velocidad iba a llegar enterrada a Valladolid. Pues bien, 14 años y un mes después la alta velocidad ha “pasado” de Valladolid. Ha pasado de largo. Largarse en medio del partido cuando uno no va ganando es arbitrario y egoísta. “Me marcho a casa a merendar y me llevo el balón, que es mío”, dicen los niños que tienen mal perder y no saben jugar en equipo.

Puede que los actuales gestores hayan trabajado para dar soluciones. Pero lo cierto es que no lo han conseguido. Eso no les autoriza a abandonar el tren en marcha y dejarlo a la deriva para que se estrelle. Si no han conseguido los objetivos , quiere decir que tienen que esforzarse más y tienen que trabajar mejor. El maquinista debe permanecer en el tren hasta llegar a su destino. Abandonarlo en medio del trayecto es de miedicas y de cobardes.

Seamos serios. Y me dirijo ahora a todos los integrantes de Valladolid Alta Velocidad. La sociedad no debe liquidarse. Somos conscientes de que la situación de la sociedad es extremadamente delicada y compleja. Sabemos que a algunos de ustedes les toca enfrentarse a decisiones de anteriores miembros del consejo de administración. A otros les tocará bregar en el futuro con las decisiones adoptadas en el momento presente. Así funcionan las cosas. Así es la vida. Todo está interrelacionado. Pero lo cierto es ahora cuando hay que adoptar soluciones.

Miren, no entendemos de cifras multimillonarias, ni de catenarias, ni de trenes. No sabemos cuál es la solución ideal. Malamente alcanzamos a administrar nuestro salario mensual. Y muchos ni eso pueden hacer porque no tienen salario. A ustedes les corresponde buscar salidas viables que permitan soterrar el tren a su paso por la ciudad de Valladolid.

Pero sí entendemos de dignidad y de responsabilidad. Y esto es lo que pedimos al alcalde de Valladolid y a todos ustedes que integran la corporación municipal. Aprovechamos el altavoz que supone esta sala para dirigirnos con igual mensaje al presidente de la Junta de Castilla y León, al presidente de RENFE, al presidente de ADIF. Señor ministro de Fomento. Señor Íñigo de la Serna. Haga de ministro que fomenta (enfatizando) soluciones. Ponga orden en esa casa . No puede usted permitir que ADIF y RENFE se bajen del tren

A ver si resulta que tenía razón una vecina que hace unos días me dijo: “Todos son iguales. La calidad de los políticos que gestionan el soterramiento era verde …. y se la comió un burro”. (pausado y enfatizando. Con “paradiña” y un poco de suspense en los puntos suspensivos).

Vamos a pedirles a todos ustedes y a los integrantes del consejo de administración de Valladolid Alta Velocidad algo a lo que seguramente no están muy acostumbrados. Hoy y el próximo 16 de febrero tienen que dejar de lado la rivalidad política. Hoy es un día para los pactos. Es momento para los acuerdos. Es momento, en fin, para hallar soluciones que nos faciliten la vida a la ciudadanía, no para generar nuevos problemas. Los vecinos no podemos ser considerados como arma arrojadiza entre los distintos partidos.

La disolución y liquidación de Valladolid Alta Velocidad no puede ser una opción válida. El acuerdo de hoy tiene que ser unánime, sin fisuras. La Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003 no se puede liquidar, no se va a liquidar sin antes no ha conseguido todos sus objetivos. Están en la actividad política voluntariamente. Les hemos votado para buscar soluciones. No hagan que sintamos vergüenza por haberles elegido. Así se lo demandamos desde la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid.

El soterramiento es un proyecto estratégico de ciudad. Valladolid no se merece esto. La barrera física del tren es importante , pero mayor es la barrera social. La vía del tren no es el único causante de los procesos de exclusión social que se producen al otro lado, pero sí es un factor determinante. La supresión de esa barrera mediante el soterramiento no va a portar una solución inmediata a los guetos que comienzan a formarse en algunos lugares , pero sí va a contribuir decisivamente a crear una ciudad más armónica, más justa y más solidaria.

Cuando hay voluntad política se buscan soluciones y se hallan fácilmente.
SOLO SE TRATA DE ENTERRAR EL TREN, NO DE ENTERRAR EL SUEÑO DEL SOTERRAMIENTO.

Muchas gracias por su atención … y venga, a trabajar para que no se cumpla lo del burro.