Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Portada del sitio > La Federación > Actividades > Intervención Pleno: Zonas degradas de la ciudad

7 de febrero, martes, 10:30 horas

Intervención Pleno: Zonas degradas de la ciudad

Martes 7 de febrero de 2017 · 331 lecturas · rss article rubrique


INTERVENCIÓN EN EL PLENO ORDINARIO EN RELACIÓN A LA MOCIÓN DE SI SE PUEDE VALLADOLID: "PARA ELABORAR UN CENSO DE ZONAS DEGRADAS CON PARTICIPACIÓN CIUDADANA QUE SEA BASE PARA INVERSIONES DE PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS".

En Valladolid, como en casi todas las ciudades modernas, el modelo económico y el urbanismo expansivo derivado del mismo han llevado a un cierto abandono de aquellas zonas que no generaban claro beneficio económico. Así se han generado barrios, o zonas de determinados barrios, que podríamos llamar “invisibles”, aislados físicamente por barreras de distintos tipos, como infraestructuras (las vías del ferrocarril , por ejemplo), o su propia disposición espacial; pero también con otras “murallas”: la escasa formación, el absentismo, el desempleo…, que generan una barrera aún más infranqueable: la falta de oportunidades para encontrar trabajo, ingresos económicos que permitan mejorar las condiciones de vida de sus moradores.

A esas zonas se “trasladan” colectivos de distintos ámbitos, pero con un origen social similar, colectivos siempre desfavorecidos en distinto grado: familias obreras con bajos ingresos, familias de minorías étnicas e inmigrantes, que se unen a una población originaria casi siempre también de procedencia humilde y muy envejecida, soportando procesos de vulnerabilidad, exclusión, marginalidad, y conflictividad social.

La Carta Europea de los DDHH, en su art. 1, afirma que la ciudad “es un espacio colectivo que pertenece a todos sus habitantes, que tienen derecho a encontrar las condiciones para su realización política, social y ecológica, asumiendo deberes de solidaridad”.

Por lo tanto, la existencia de áreas urbanas degradadas no es un problema que pueda limitarse a esa zona en concreto, conectarse con una clase de personas marginales, y ser olvidado. Si consideramos la ciudad como un todo interconectado, el problema de una zona degradada es el problema de la ciudad a la que pertenece.

Ante esta situación, el objetivo debe ser conseguir la integración física, y sobre todo social, de las zonas afectadas. Y para conseguirlo es imprescindible integrar las actuaciones físicas (arquitectónicas, urbanas) con la recuperación social, modelos de convivencia, empleo, educativas… se trata de revitalizar la ciudad desde la sostenibilidad urbana y social, desde lo más cercano: el bloque, la calle, el barrio…

Y para esto es necesario que el ayuntamiento asuma su responsabilidad con acciones concretas que abarquen lo social y lo urbanístico al mismo tiempo. Pero sobre todo es preciso conseguir la implicación de quienes habitan en esas zonas: actuar no para la ciudadanía, sino con la ciudadanía. Esa es la clave del éxito de este tipo de operaciones; la participación facilitará delimitar y conocer esos espacios que precisan ser intervenidos, pero también cuál debe ser el sentido de esa intervención.

Deberán generarse procesos de Pedagogía urbana que mejoren el sentimiento de identidad y pertenencia al barrio, la convivencia social y el conocimiento y reconocimiento de los distintos colectivos que lo habitan, con sus diferencias. También procesos de autogestión y autorrealización de distintas actuaciones (escuelas-taller, pintadas colectivas…), que mejoran la autoestima y favorecen el cuidado y mantenimiento futuro, al sentirlas como algo propio.

Las asociaciones vecinales tienen un papel determinante es estos procesos, pues conocen de primera mano las vulnerabilidades y las fortalezas de sus barrios, y pueden servir de correa de transmisión entre la administración y el vecindario. Por lo tanto, aplaudimos esta iniciativa, y nos ofrecemos desde ya a trabajar mano a mano en lo que es nuestra principal labor: conseguir una ciudad y unos barrios donde la vida sea cada vez mejor.