Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > La Federación > Actividades > Entrega de los 2º Premios Vecinales

comunicado de la Federación

Entrega de los 2º Premios Vecinales

Viernes 22 de diciembre de 2017 · 101 lecturas · rss article rubrique


Ayer, jueves 21 de diciembre, la Federación Vecinal Antonio Machado hizo entrega de los premios vecinales 2017, en un acto en el que además de las Asociaciones Vecinales y de los premiados estuvimos acompañados por representantes de los grupos municipales y amigos.

Los premios vecinales tienen 3 categorías:

1. El premio a la ENTIDAD o PERSONA MÁS SOLIDARIA fue otorgado al Colectivo Indignado de Valladolid por su incansable lucha en favor de las personas refugiadas.

Por su incansable lucha a favor de las personas refugiadas:
No más sueños ahogados, fin del plazo: se acabó el tiempo, bienvenidos refugiad@s, los premios de la vergüenza, el abrazo de los pueblos……
Tantas y tantas acciones para denunciar en pleno siglo XXI y a las puertas de Europa como se conculcan los derechos más elementales de las personas, incluso el derecho a la vida.
Por ser la lluvia sobre las conciencias.
La lluvia incesante , la lluvia que moja y nos recuerda “la escandalosa situación que sufren las personas refugiadas, sin refugio, supervivientes de guerras, persecuciones políticas, hambrunas, ignoradas o rechazadas por la población , invisibilizadas por los medios de comunicación, parias en un mundo deshumanizado, el de la Europa fortaleza, egoísta , racista y despiadada que mira hacia otro lado”.
Que llueva sobre el mundo, que siga lloviendo esa lluvia tan necesaria, que nos desborde.
Que la lluvia fina de la lucha del Colectivo Indignado de Valladolid cale hondo en nuestras vidas, que nos empape por dentro.
No podemos , ni queremos acostumbrarnos a tanto dolor.
Que siga vuestra lluvia de solidaridad y denuncia.

2. El premio a la Entidad o persona que haya hecho más por la ciudadanía recayó en María Sánchez, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid
María, pequeña y menuda en tamaño, pero más grande que Alá, y eso que Alá es grande.

Te lo has currado a tope y encima te ha salido bien, no como a la Federación con el puñetero soterramiento.

No entiendo porque solo te has atrevido a remunicipalizar el agua con lo bueno que está el vino. Hubiera sido otro éxito para tu cuenta; tenlo en cuenta.
Cayeron los apocalípticos que auguraban lo peor de lo peor para trabajadores y empresa y, junto a ellos, su prensa adicta, que se nos antoja es la peor lacra a combatir porque, sin contrarrestar argumentos y opiniones, vertieron demasiada tinta sesgada.

María hay pequeños premios que son muy grandes; disfrútalo; te lo mereces.

Perdona que te recuerde que fue esta federación vecinal junto a otros colectivos sociales quienes, hace cuatro lustros luchamos sin tregua para que no se privatizara la gestión del agua. Nunca tuvimos tanto respaldo de la ciudadanía. Nunca Valladolid se había volcado tanto. Fueron muchos miles de firmas y miles de personas en la calle. Eso ya es memoria histórica.

Aunque se te concede a ti y es tuyo, este premio es un poco de todos; hazlo extensible en correspondencia.

Esa voluntad política, ese empeño que enarbolas por bandera, ese compromiso social por lo verde y con lo rojo, mantenlo siempre presente; es bagaje de lo más enriquecedor.

María, eres pequeña pero eres muy grande. Te lo mereces y la Federación te lo concede de corazón.

3. El premio al mayor esperpento recayó, este año, en la Asociación Provincial de hostelería que rebasa lo legal en el servicio de terrazas

Oh, terrazas, que extendéis vuestros tentáculos más allá de lo razonable y lo permitido.

Oh, terrazas, que aparecéis por doquier cual setas en el campo, sin ton ni son y, lo que es más, en llegando, os afincáis, os adherís como lapas sobre las aceras, restando espacio a los de a pie y causando desasosiego en los residentes próximos.
¿Porqué os empeñáis en que nos llevemos tan mal con vosotras? Pero si la ciudadanía os quiere en demasía y agradece vuestra presencia al proporcionar la posibilidad de relax y encuentro; amén de dar vida y dispendios al mundo de la hostelería, sin obviar la pedrea que le cae al ayuntamiento.

Siendo como sois, buenas, agradables y deseables, en vuestros orígenes ¿Cómo osa esta federación vecinal otorgaros este premio al esperpento por excelencia?

A buen seguro que aquí hay algún error. ¿Cómo vais a ser vosotras grotescas y desatinadas al decir de la RAE, cuando lo único que hacéis es soportar lo inimaginable desde que os liberan por las mañanas de esas cadenas tan largas como ruidosas para pronto sufrir cargas tan pesadas como lo son las botellas, copas e incluso personas?.

¿Cómo vais a ser las culpables si al final de la jornada, cargadas de mugre, agotadas por tanta movida, exhaustas y de madrugada, os vuelven a atar?. El trajín al que os someten todos los días soportando estoicamente los avatares del tiempo, cuando no, invernando como los osos, varios meses, cubiertas de un manto de plásticos y de hojas entre los alcorques de las aceras del Paseo Zorrilla, entre otros.

Oh terrazas, guardianas de secretos y conversaciones íntimas, si hablarais…
Llegado a este punto, hay que aclarar este desatino. Procede hacer trueque para romper una lanza en vuestro favor de modo que este premio tan "malvado" recaiga sobre aquellos hosteleros que utilizando la picaresca, sortean la legalidad y causan tantos problemas a los residentes, robándoles intimidad y descanso, al igual que a los transeúntes a los que obligáis a hacer requiebros para no topar con vosotras.
Y como no, vaya también un tirón de orejas a los responsables municipales que por falta de celo y rigor, toleran tales desatinos y no obligan a vuestros dueños a ubicaros en los espacios que determinan las licencias concedidas.

En esta ocasión es un premio tan esperpéntico como cariñoso para con las terrazas; no así para quienes las mal ubican y expanden creando problemas de convivencia y mala imagen de ciudad.

Tengamos la fiesta en paz y tomemos todos juntos una copa al calor de una terraza.