Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > La Federación > Actividades > El soterramiento: como salir del laberinto

Asamblea Anual/mociones aprobadas

El soterramiento: como salir del laberinto

Presentada por la Asociación Vecinal Pilarica

Viernes 30 de marzo de 2018 · 179 lecturas · rss article rubrique


Con frecuencia ignoramos la realidad porque no encaja en lo que pensamos o porque no es de nuestro agrado. A veces nos ciega la pasión, en otras ocasiones se trata de un mecanismo de defensa para no enfrentarnos a una realidad que nos resulta desagradable. Lo irracional se antepone a lo racional. Estamos hablando del soterramiento. Quizá sea mejor denominarlo el NO SOTERRAMIENTO. ¿Cómo salir de este laberinto?

No es fácil, pero podemos empezar por dejar las emociones al margen y discutir, no criticar. “Respetar aunque los hechos sean distintos a lo que pensábamos. Eso no tiene por qué alterar nuestra visión del mundo”. (1) También se puede salir del laberinto con la verdad y dejando a un lado los temores a cambiar. De paso mejoramos nuestra autoconfianza. No nos va a desestabilizar un cambio de postura o de discurso. Nuestra visión de la realidad es más fuerte que la realidad misma y se antepone a ésta.

Es duro reconocerlo, pero en el tema del soterramiento hemos fracaso como ciudad. La joya de la corona del urbanismo en Valladolid ha quedado en manos de Fomento porque se la hemos entregado. La clase política, toda la clase política local, los empresarios, la Junta de Castilla y León, los medios de comunicación y los vecinos de la ciudad no hemos sido capaces de unir fuerzas en la defensa de este proyecto urbanístico. Y así nos luce el pelo. Hemos perdido población. Seguimos perdiendo habitantes y ya hemos bajado de los 300.000 con las repercusiones que ello supone. Hemos perdido habitantes no sólo por el urbanismo, pero también por el urbanismo. Otro desarrollo de ciudad evitaría procesos de exclusión social e invitaría a residir en un lugar más amable y atractivo sin caer en la tentación de alejarnos a los pueblos del alfoz.

En este tema no hemos hecho un buen trabajo como ciudad. Hay que reconocerlo aunque nos duela. Nos queda aprender de esta experiencia amarga. No puede volver a ocurrirnos lo mismo que ha sucedido con el no soterramiento. Ahora no se dan las condiciones que hagan posible el soterramiento, pero sí es posible otro modelo de ciudad. Nos han sepultado un sueño pero no las ganas de soñar.

Hemos de salir del laberinto. No podemos quedarnos enredados en su interior pues no conduce sino al cabreo y la frustración permanentes. Nuevos retos, nuevas ilusiones tienen que ocupar nuestro horizonte utópico. Y nos queda la esperanza de no volver a repetir el error cometido con el soterramiento. La ciudad, toda la ciudad, tiene que luchar unida y con mayor decisión por su modelo de convivencia y de desarrollo.

(1) Shermer, M. (28 enero 2018) . Sólo te creeré si me dices lo que quiero oír. El País. Recuperado de: https://elpais.com/elpais/2018/01/26/ciencia/1516966815_366077.html