Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > Áreas > Urbanismo y vivienda > Las asociaciones Ciudad Sostenible, ASCIVA, Facua, Federación Vecinal, (...)

Comunicado conjunto

Las asociaciones Ciudad Sostenible, ASCIVA, Facua, Federación Vecinal, AVAATE, CGT y Ecologistas en Acción registran 46 propuestas para mejorar la Revisión del PGOU de Valladolid

Abordan la movilidad urbana, la evaluación de impacto de género, la integración ferroviaria, el suelo urbanizable, el estudio económico, el suelo urbano y la evaluación del impacto en la salud, entre otros temas

Viernes 11 de enero de 2019 · 966 lecturas · rss article rubrique


Comunicado conjunto, 10-01-2019

Es un ejercicio de responsabilidad social y compromiso con la ciudad que ha supuesto trabajar contra reloj pero demostrando que es posible la elaboración colectiva de propuestas aunando distintas visiones sobre aspectos concretos de lo urbano y consensuando ideas compartidas

46 alegaciones. Siete organizaciones sociales de Valladolid, “independientes y con un largo bagaje de lucha en defensa del interés público en sus respectivos campos de actuación”, como son la Asociación Cultural Ciudad Sostenible, la Asamblea Ciclista (ASCIVA), FACUA-Consumidores en Acción de Castilla y León, la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid “Antonio Machado”, la Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telecomunicaciones (AVAATE), el sindicato CGT Valladolid y Ecologistas en Acción de Valladolid registramos el pasado 4 de enero sus alegaciones conjuntas en el segundo periodo de exposición pública del documento de la Revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid (PGOU). Nuestras alegaciones versan sobre movilidad urbana, la evaluación de impacto de género, la integración ferroviaria, el suelo urbanizable, el estudio económico, el suelo urbano y la evaluación del impacto en la salud, entre otros temas.

Se da la paradoja de que la ciudad debatió largamente en 2017 lo que nuestras organizaciones calificamos como un mero “avance” de esa revisión, pero la auténtica revisión del PGOU -la conocida ahora en diciembre de 2018- no ha tenido debate público alguno y su tiempo de estudio se ha limitado a un mes en pleno periodo vacacional de fin de año. En este contexto, destacamos el ejercicio de responsabilidad social y compromiso con la ciudad que ha supuesto volcarse de lleno en la elaboración de sus alegaciones, demostrando que es posible la elaboración colectiva de propuestas, aunando distintas visiones sobre aspectos concretos de lo urbano y consensuando las ideas que compartimos.

Un trabajo colectivo de estudio del documento de la Revisión del PGOU y elaboración de alegaciones, por cierto, no “contra” nada ni nadie, sino “a favor” de una mejor ciudad, realizado contra reloj y que ha tenido que soportar una injustificable denigración pública que echa por tierra la verdadera participación ciudadana en los asuntos públicos -ya se ha “debatido mucho”, se ha llegado a decir para minusvalorar este segundo periodo de exposición pública-. Una tarea que no han hecho ni los partidos políticos, ninguno, ni las grandes centrales sindicales, ni las organizaciones empresariales, dejando de lado su perspectiva publica y responsable con lo común.

Movilidad urbana

Las alternativas sobre movilidad urbana, desarrolladas en las alegaciones 1 a 12, se centran en la necesidad de acotar el número de aparcamientos que pueden construirse, transformar en aparcamientos para residentes -o comerciantes de la zona- los de rotación que se encuentran en el casco histórico o en su perímetro, y eliminar cualquier tipo de aparcamiento en centros educativos o plazas arboladas. Igualmente, debe mejorarse sustancialmente el diseño de los pasos bajo el ferrocarril a los que ofrecemos algunas alternativas concretas de mejora.

Se debe buscar la mayor coherencia entre todos los instrumentos municipales relacionados con la movilidad y sus repercusiones en la salud (PGOU, PIMUSSVA, Plan de Acción Contra el Ruido y Plan de Mejora de la Calidad del Aire). Pero, sobre todo, el Plan General debe ponerse a la altura de los tiempos que corren en materia de movilidad. No se dice nada en la Revisión del establecimiento de una “zona de bajas emisiones en la ciudad”, que viene recogida como obligatoria para “no más tarde de 2023”, en el borrador del Proyecto de Ley sobre Transición Energética.

Género

Las siete organizaciones valoramos de forma positiva el esfuerzo por incluir la evaluación de impacto de género en el PGOU. No obstante, como señalan en nuestras alegaciones 13 a 16, no logra el objetivo de este tipo de documento que no es otro que evaluar el impacto potencial del Plan en la situación de las mujeres respecto a la igualdad de oportunidades con los hombres. Consideramos insuficiente afirmar que el Plan no tiene impacto de género, indicando unas recomendaciones genéricas que no tienen reflejo real en la normativa, a pesar de lo que recoge el propio documento.

Integración ferroviaria

Recogida en las alegaciones 17 a 26, las siete organizaciones valoramos que aunque finalmente parece que el Plan Rogers desaparece, la Revisión del sector de integración ferroviaria asume las condiciones más perversas de la antigua ordenación: la altísima densidad de edificación que se concentra en el escaso suelo que resulta lucrativo, con altísimas torres de viviendas.

Las condiciones del Convenio de 2017 vuelven a imponer un aprovechamiento con una máxima edificación, con independencia y sin consideración del espacio en que se integra. El resultado, reconocido -y no deseado- por el propio documento de Revisión del Plan es un “skyline complicado, una línea del cielo que rompe la escala tradicional de la ciudad. Sin condiciones expresas, sin proyecto de conjunto, difícilmente es imaginable en estos terrenos de Valladolid el bosque vertical de Porta Garibaldi en Milán.

Nos preocupa que los mimbres de la operación estén en el aire y que la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV) y las Administraciones que lo integran no estén trabajando de manera coordinada hasta el punto de que la ordenación propuesta ni la han conocido hasta ahora ni existe proyecto ferroviario de integración con la ciudad. Nos preocupa también que esta actuación esté vinculada al devenir de la Revisión del PGOU y que no exista el más mínimo esbozo de cómo se encara la gestión de los suelos liberados y los compromisos adquiridos en el Convenio de 2017.

Exigimos que los pasos previstos se ajusten a la normativa sobre viario peatonal para garantizar la seguridad de las personas, con anchuras superiores a los 6 metros y evitando diseños en U o Z.

Suelo urbanizable

El suelo planeado para la construcción de viviendas es el pilar fundamental de cualquier Plan General. Las previsiones recogidas en la Memoria Vinculante califican suelo -en sus diversos regímenes- para la construcción de 49.428 viviendas, cifra que no se corresponde con la evolución demográfica de la ciudad en los últimos años ni con los datos de formación de nuevos hogares. Apenas se tienen en cuenta las posibilidades de utilización de la gran cantidad de viviendas vacías existentes.

Se trata, desde nuestro punto de vista, de reducir sustancialmente el suelo urbanizable previsto para que la construcción se centre en el suelo urbano, tanto consolidado como no consolidado. Para ello proponemos la eliminación de diversos sectores de suelo urbanizable (comprendidos básicamente en la zona Este, entre la vieja Ronda Interior y la nueva). Las razones son sencillas: se encuentran alejadas de la ciudad e influirán negativamente en la sostenibilidad del modelo, generarán nuevas necesidades de desplazamiento, dejarán muy abierta y en manos de los promotores privados la ampliación desmedida de la ciudad, y, algunas de ellas, se encuentran en zonas claramente inundables;. Así lo recogemos en nuestras alegaciones 27 a 29.

Suelo urbano

Esta clase de suelo adquiere un especial protagonismo con la nueva legislación urbanística. Las alegaciones presentadas -de la 30 a la 36- van dirigidas a contrastar la justificación de los distintos regímenes jurídicos de los suelos resultantes en el marco del principio de equidistribución de beneficios y cargas y la recuperación de las plusvalías urbanísticas por la comunidad.

Estudio económico

Se aborda en las alegaciones 37 a 41, destacando que la memoria económica se ha realizado con datos de 2012 y en algunos casos con un “corta y pega” de informes económicos de la Intervención del Ayuntamiento. Además, para el estudio económico no se han utilizado los criterios de costes definidos por la Intervención municipal sino los que los redactores de la revisión han considerado. Nos preocupa que se defina un plan de actuación en 12 años, referenciándolo a cuatrienios, cuando sería necesario definir un plan de actuaciones concretas en periodos más cortos.

Salud

Desarrollada en la alegación 42, las siete organizaciones señalamos que lo que aparentemente parecía ser la estimación de la alegación presentada en 2017 en la que se solicitaba que se realizara la evaluación sobre el impacto potencial en la salud de la exposición a emisiones electromagnéticas consideradas como riesgo ambiental, ahora se comprueba que no ha sido realmente tenida en cuenta. Un riesgo ambiental que aumentará con la creciente domotización de las “ciudades inteligentes".

Aunque se ha teorizado muy sucintamente sobre la materia, no se ha hecho realmente una evaluación del impacto en la salud de la proliferación en el ámbito del Plan de las infraestructuras de radiocomunicación. Ni es completa ni se usado una metodología mínimamente aceptable y, además, la Revisión del PGOU no prevé la posibilidad de una planificación dirigida desde el Ayuntamiento que permita minimizar con garantías las citadas inmisiones.

Todo ello va a impedir cumplir con lo dispuesto en el apartado 4º del artículo 35 de la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, sobre evaluación del impacto en salud, que establece que «se integrarán los resultados de dichas evaluaciones en el sistema de información de salud pública y en la Red de Vigilancia de Salud Pública».

El documento se completa con cuatro alegaciones sobre cuestiones concretas -de la 43 a la 46- relacionadas con el edificio “escuela infantil El Corro”, el arbolado de las acequias de Valladolid, una actuación en la calle Alonso Pesquera y la ordenación del entorno de la academia de la Policía Municipal.

Completaremos en los próximos días el análisis del tratamiento de actuaciones judicializadas y anuladas por sentencia firme como la de Caritas o los terrenos de Piensos Cia, y otras como el tratamiento de La Feria de Muestras o el Estadio. Este segundo documento de alegaciones, que nos ha sido imposible elaborar dentro del corto periodo de esta segunda exposición pública, si bien está fuera de plazo, será también registrado y hecho público dado el interés general de los asuntos tratados.

Asamblea Ciclista de Valladolid
Asociación Cultural Ciudad Sostenible
Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telecomunicaciones
CGT Valladolid
Ecologistas en Acción de Valladolid
FACUA Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción de Castilla y León
Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid


Algunas notas sobre las organizaciones alegantes:

Asociación Cultural Ciudad Sostenible

Surgió en 2005 con la finalidad de favorecer y potenciar el análisis crítico y el debate en los asuntos públicos relacionados con el urbanismo, la ordenación del territorio, el medio ambiente y la arquitectura, promoviendo la participación ciudadana en el control del ejercicio del poder.

Asamblea Ciclista de Valladolid (ASCIVA)

Somos grupo de ciclo-activistas que defendemos la bici como el medio de transporte más eficaz y más racional en la ciudad. Tenemos 16 años de existencia y somos miembros de la coordinadora estatal CONBICI y de la europea ECF.

FACUA-Consumidores en Acción de Castilla y León

Es una organización no gubernamental, sin ánimo de lucro, dedicada desde sus orígenes a nivel estatal, en 1981, a la defensa de los derechos de los consumidores; independiente de gobiernos, partidos políticos, confesiones religiosas e intereses empresariales, y que tiene un carácter marcadamente progresista, democrático, plural y participativo.

Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid “Antonio Machado”

La Federación Provincial de Asociaciones Vecinales y de Consumidores de Valladolid «Antonio Machado» trabaja desde 1980 por la mejora de las condiciones de vida y de la calidad democrática de nuestra ciudad. La Federación es una organización democrática y de carácter progresista, que basará sus actuaciones en los principios de democracia interna, igualdad, participación de las asociaciones, solidaridad en el conjunto de la sociedad, con plena independencia respecto a los Poderes Públicos y Organizaciones Políticas, Económicas y Sociales.

Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telecomunicaciones (AVAATE)

Creada en 2002 integra a personas que padecen o han padecido las consecuencias de la instalación, generalmente ilegal, de antenas cerca de sus domicilios o lugar de trabajo. Realizan una intensa laborar de divulgación de información científica que indica que las radiaciones emitidas por las antenas de telefonía y los teléfonos móviles no son todo lo inocuas que la industria nos quiere hacer creer, ya que provocan varias enfermedades y síntomas en las personas que padecen su radiación de una forma crónica. Actúan social, administrativa y judicialmente en defensa de la salud pública.

CGT Valladolid

La Federación Local de Sindicatos de la CGT de Valladolid considera que las reivindicaciones no es sólo están en el ámbito laboral, nuestra implicación trasciende ese ámbito y se adentra en la Acción Social, en la búsqueda de mejoras en el entorno, desde la participación e implicación desde abajo.

Ecologistas en Acción de Valladolid

Llevamos 34 años -desde 1985- trabajando en la conservación del medio ambiente de nuestra provincia. Somos miembros de Ecologistas en Acción, una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades que forma parte del llamado «ecologismo social», que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, del que derivan también otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecológica.

Participamos en el Consejo Municipal de la Agenda Local 21, en el Consejo Municipal de la Movilidad, en los Consejos Provinciales de Caza y Pesca, y en el Consejo Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Valladolid.

PDF - 1.5 MB
Segunda alegación colectiva revisión PGOU diciembre 2018