Contactar | asociaciones | Mapa del sitio | Sitios Web | listas correo | webmail | Facebook | Twitter | Canal Youtube | cavecal | ceav | RSS

Federación Vecinal de Valladolid Antonio Machado


Portada del sitio > La Federación > Actividades > María José Larena, expresidenta de la Federación, reconocida con el premio 8 (...)

Comunicado de la Federación

María José Larena, expresidenta de la Federación, reconocida con el premio 8 de marzo por su lucha por la igualdad

Jueves 7 de marzo de 2019 · 1259 lecturas · rss article rubrique


Hoy 7 de marzo de 2019, durante el acto institucional del Ayuntamiento para conmemorar el Día internacional de la mujer trabajadora, se entregará el reconocimiento a las personas o colectivos que han destacado por su sensibilidad a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres o contra la violencia de género de un colectivo. En este caso el reconocimiento es doble: se reconocerá la labor de la asociación ADAVASYMT y el reconocimiento individual recaerá en nuestra compañera en el movimiento vecinal María José Larena.

La Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid Antonio Machado tiene motivos más que suficientes para estar alegre y muy orgullosa y llena de admiración hacia ella por esta distinción. María José ha sido presidenta de la Federación marcando con su buen hacer una etapa inolvidable del movimiento vecinal en general y de la Federación en particular. Este premio recompensa su esfuerzo por la igualdad y la visibilidad de la mujer en las asociaciones Vecinales.

Pero también creemos que en ella se premian a todas las mujeres Vecinales, luchadoras y fuertes.

El nacimiento del movimiento vecinal se produjo en un momento en que las mujeres que mantuvieron las ideas igualitarias herederas de la república fueron consideradas como transgresoras de una supuesta esencia-identidad femenina construida por el franquismo. Se las demonizó y persiguió por desafiar los roles y espacios asignados para ellas. La represión franquista construyó a las mujeres como sujetos desiguales a los hombres y las excluyó totalmente de la ciudadanía.

Sin embargo, esta represión sistemática contra las mujeres no anuló la capacidad de supervivencia y de resistencia femenina. La coyuntura económica que marcó el desarrollismo de los años sesenta cambió la percepción sobre el trabajo de la mujer: se necesitaba más población laboral, y más barata que la masculina. Es en este marco, el mismo en el que nace el movimiento vecinal, donde se inicia la participación de la mujer en la vida pública. En los años 80 existen pocas diferencias de porcentaje entre hombres y mujeres en el movimiento vecinal. Y dentro de las asociaciones, o alrededor de ellas, nacen grupos creados por mujeres, constituyéndose una estructura en la que convivirán los objetivos reivindicativos de barrio y objetivos generales, con la problemática específica de las mujeres. De este modo, el movimiento vecinal fue una vía de acceso a la esfera pública directa y próxima para muchas mujeres. Y las asociaciones vecinales se enriquecieron al introducir entre sus temas de trabajo aquellos que entonces preocupaban especialmente a las mujeres: la educación, tanto de menores como de personas adultas, y la educación sexual, por ejemplo.

Desde el movimiento vecinal actual, damos las gracias a todas esas mujeres valientes que fueron capaces de mantener la lucha por sus derechos, por los derechos de todos y todas, para conseguir unos barrios, ciudades y pueblos capaces de permitir el desarrollo de sus habitantes sin ningún tipo de discriminación. Y en especial, a nuestra compañera María José, que hoy recibe esta distinción en nombre de todas: las que fueron, las que somos, y las que serán. Disfruta mucho del momento, compañera, te lo mereces!